Y sí, existe el Día mundial de la Justicia Social


Para mí, hasta el día de hoy, el 20 de febrero sólo era el día nacional de Tecún Umán y de la marimba, pero me enteré de que también es el día mundial de la Justicia socia. Admito que esto me sorprendió porque no pensé que se celebrara, de alguna manera, algo cuya definición es tan amplia y poco específia. Según Wikipedia, la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió ese día para que cada uno de sus Estados Miembros promueva, a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social.

De acuerdo con ellos, “la justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro y entre las naciones. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género o los derechos de los pueblos indígenas y de los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad. Para las Naciones Unidas, la búsqueda de la justicia social para todos es el núcleo de nuestra misión global para promover el desarrollo y la dignidad humana. La adopción por la Organización Internacional del Trabajo de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo sobre la justicia social para una globalización equitativa es sólo un ejemplo reciente del compromiso del sistema de las Naciones Unidas para la justicia social. La Declaración se centra en garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo. (…) La celebración del Día Mundial de la Justicia Social debe apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos. Ante la proximidad de la Conferencia de Río +20 sobre el Desarrollo Sostenible, tenemos la oportunidad de reformular un conjunto de estrategias de desarrollo y prácticas empresariales que nos conduzcan hacia un futuro más sostenible y equitativo. La sostenibilidad depende de la creación de mercados que sean capaces de distribuir mejor los beneficios del desarrollo. Significa cubrir la creciente demanda de los consumidores de productos y servicios más ecológicos. Y significa también sentar las bases para que todos vivamos con dignidad, estabilidad y oportunidades. En nuestro empeño por lograr esta transformación debemos, al mismo tiempo, integrar la inclusión social en nuestras políticas y en todas nuestras iniciativas.”

¿Por qué pienso que es una definición poco específica? Porque abarca tantos ámbitos que no se ocupa de algo concreto. En sus Máximas Capitales, Epicuro establece que “lo justo según la naturaleza es un acuerdo de lo conveniente para no hacerse daño unos a otros ni sufrirlo”, además, dice que “la justicia no era desde un comienzo algo por sí mismo, sino un cierto pacto sobre el no hacer ni sufrir daño surgido de las relaciones de unos y otros en lugares y ocasiones determinados”. La justicia debe establecerse en base a una relación entre dos partes, la injusticia se dará cuando una parte dañe a la otra y la justicia cuando la parte que ocasiona el mal compense a la parte dañada. Sigue leyendo

Responsabilidad ciudadana: No al alza de impuestos


Las reformas fiscales y el usual incremento de impuestos que conllevan son la estrategia utilizada por los líderes de América Latina desde tiempos inmemorables para cumplir sus promesas políticas.  Los efectos de este aumento de impuestos no les incumben y es responsabilidad de los ciudadanos conocerlos.  Así, el círculo vicioso del alza de impuestos y el consecuente empobrecimiento de un país es responsabilidad de los ciudadanos.

El aumento de impuestos en cualquier lugar del mundo es directamente proporcional a un descenso de la riqueza de los países.  El pago de impuestos implica una reducción de las ganancias que generan las empresas privadas y una reducción al valor del dinero que ganan los asalariados.

¿Por qué es responsabilidad de los ciudadanos el que haya alzas de impuestos?  Es su responsabilidad porque desconocen los principios económicos que posibilitan la eficiente división del labor, la generación de riqueza y el desarrollo económico.  Estos principios, tan simples como la libertad de los individuos para generar riqueza y la imprescindible seguridad de sus inversiones suelen ser dados por hecho y/o son desconocidos por las masas sin educación.

Estudiar economía es tan importante como estudiar filosofía, historia y teoría política.  Estudiar y leer es indispensable para que los gobernantes no abusen de las garantías y libertades que se les concede al ocupar un puesto político.  Si acaso buscamos detener el alza a los impuestos y las reformas fiscales que los burócratas de nuestros países impulsan es necesario que eduquemos a las masas ignorantes.

Sí, la educación es necesaria… pero siempre hubo antes dinero suficiente para pagarla.