Mientras, dejo de quejarme


Christopher Gardner: It was right then that I started thinking about Thomas Jefferson on the Declaration of Independence and the part about our right to life, liberty, and the pursuit of happiness. And I remember thinking how did he know to put the pursuit part in there? That maybe happiness is something that we can only pursue and maybe we can actually never have it. No matter what. How did he know that?

Yo siempre he tenido una capacidad asombrosa para quejarme, en especial cuando me cuesta hacer algo y creo que a los demás se les hace muy fácil. Supongo que siempre es más sencillo pensar que sólo a mí me cuesta, que no tengo la fuerza, la inteligencia, que para todo tengo que esforzarme el doble. A veces me pongo dramática y me peleo con el mundo, con mi suerte. Otras veces ocurre que me cruzo con una película en la televisión, por ejemplo, y entonces tengo que reconocer que de vez en cuando hay que sudar la camisola si uno quiere obtener y conservar lo que quiere obtener y conservar.

Hace unos días alguien me dijo que las novelas históricas siempre cuentan la historia de unos pocos, pero que la historia es construida por la gente común. Lamento no estar de acuerdo con esa persona, porque creo que la historia sí está escrita por unos pocos seres humanos excepcionales. Quizás a algunos las cosas les cuesten más que a otros, quizás tengan que esforzarse el doble para lograr sus sueños, así como el protagonista de The Pursuit Of Happyness tuvo que hacer seis meses de entrenamiento sin paga en la empresa de corredores de bolsa sólo para tener la oportunidad de quedarse con el trabajo. Quizás este personaje tenga razón y la felicidad no es nuestro derecho, porque lo que merecemos es la oportunidad de luchar por alcanzarla.

Al final de esta pequeña reflexión de lunes, les dejo un video que puede resultarles interesante. Este señor habla sobre cómo cambiar nuestro esquema mental para mejorar nuestro trabajo y nuestra vida.

La pobreza es relativa y no absoluta


La crítica de la pobreza en los países desarrollados es siempre parte de cualquier discusión pseudo económica entre amigos.  Los unos, acusan esta a la falla del sistema capitalista rapaz.  Los otros, la acusan a la protección estatal que se ha encargado de perpetuarla.

Sin embargo, la pobreza es el resultado de las estadísticas, el hambre y la ignorancia.  La pobreza, al igual que la riqueza, se mide en términos relativos y no absolutos.

Pobre es aquel que no posee los medios dinerarios necesarios para acceder a la compra y consumo de los bienes básicos para sobrevivir; pobre es aquel que ignorante no sabe leer o que ha sido arrastrado a la locura e insanidad.  Ahora, ¿a qué se debe que aún hay pobres en los países desarrollados?

Esa, creo que es una pregunta que ciertamente ningún pobre gustaría responder. Es más sencillo echarle toda la culpa a la economía y al estado; cuando ciertamente pobre es el que quiere. Para algunos sin duda es menos complicado; sólo tienen que ahorrar un poco en su “pobreza” y luego tomar un avión y venir a estos países donde cualquiera se puede hacer rico con un fajo de dólares, muy buenas ideas y un espíritu emprendedor. Otros se seguirán quejando porque “Claro, excusas hay miles”. Seguir leyendo

Sobre inventos e innovaciones sorprendentes


Ludwig von Mises en una de sus célebres cítas dice que,

“Los ricos adoptan las novedades y se acostumbran a su uso. Esto inicia una moda que otros imitan. Una vez que las clases más ricas han adoptado un cierto modo de vida, los productores tienen un incentivo para mejorar los métodos de fabricación, y, así, pronto es posible para las clases más pobres el hacer lo mismo. Así, el lujo adelanta el progreso. La innovación “es el capricho de una élite antes de convertirse en la necesidad del público. El lujo de hoy es la necesidad del mañana.”

Su análisis da por hecho que las innovaciones implican siempre –¿o casi siempre?– valores agregados para los seres humanos que dependerán de escalas de valor muy distintas unas de otras.  Estos valores agregados son usualmente más caros que el resto de productos disponibles en el mercado y, usualmente, estos artículos son considerados como lujos, excentricidades y caprichos de los ricos y famosos.  Así, los teléfonos celulares fueron el algún momento productos suntuosos y despampanantes de las estrellas de cine en los años 80s.  De la misma manera en que ahora, en el 2011, lo son los teléfonos de tecnología 3D que realizan videoconferencias con calidades de imagen sorprendentes.

Sin embargo, hay muchas otras innovaciones que, a pesar de tener valores agregados, no pasan la prueba de ser eficientes, funcionales y económicas -reducir costos de transacción-.  Uno de estos ejemplos es la silla hawaiana del video a continuación.  Yo dudo que se llegue a popularizar como una innovación competitiva.  Pero, no me sorprendería verla pronto en muchas oficinas y estudios privados.

Los dejo con el video y espero que inicien la semana riendo un poco,

Video: Ellen Degeneres y la silla hawaiana

¡Acton MBA in Entrepreneurship llega a Guatemala!


La UFM ha lanzado el Acton MBA in Entrepreneurship. Una nueva maestría dedicada exclusivamente a emprendedores donde los profesores son todos empresarios exitosos.  Uno de los catedráticos de este programa será Jeff Sandefer (nombrado por la revista BusinessWeek uno de los profesores más importantes de actividad empresarial en los Estados Unidos).  Actualmente, da clases e el Acton MBA y es parte esencial de este proyecto en conjunto con la UFM.

Los dejamos con la siguiente conferencia (en inglés).  En la misma, Sandefer comenta sobre la educación, la actividad emprendedora y el rol de los errores en el proceso de aprendizaje de cualquier mente innovadora.  En su última visita a la UFM, Sandefer impartió la conferencia: Entrepreneurship and Control: Can you Build a Cage to Hold a Snake? para los estudiantes del programa de MBA.

VIDEO: Interview with Jeff Sandefer

Before we teach you marketing theory…

We teach you how to sell and manage a sales force.
Before we teach you operational theory…

We teach you how to build and operate a real assembly line.
Before we teach you human resources management…

We teach you how to hire and motivate the right people.
Before we teach you theory…

We teach you how to raise money.
And most importantly,

as we teach you how to build a fortune…

We also teach you how to build a legacy.

A Revolutionary Approach

Acton approaches the education of tomorrow’s business leaders differently. First we teach you how to think. Then we deliver the tools, skills, and judgment you need to make money.
Our case courses teach you how to listen, analyze, make decisions and persuade others. In the process of learning to think and lead, you learn the tools and skills “master” entrepreneurs use to make tough decisions.

READ MORE: Our Acclaimed Curriculum

Visiones cristianas sobre el dinero y la riqueza


“A lo largo de los siglos ha habido hombres que han dado pasos en caminos nuevos sin más armas que su propia visión. Sus fines diferían, pero todos ellos tenían esto en común: su paso fue el primero, su camino fue nuevo, su visión fue trascendente y la respuesta recibida fue el odio. Los grandes creadores, pensadores, artistas, científicos, inventores, enfrentaron solos a los hombres de su época. Todo nuevo pensamiento fue rechazado. Toda nueva invención fue rechazada. Toda gran invención fue condenada. El primer motor fue considerado absurdo. El avión imposible. El telar mecánico, un mal. A la anestesia se la juzgó pecaminosa. Sin embargo, los visionarios siguieron adelante. Lucharon, sufrieron y pagaron por su grandeza. Pero vencieron.”  Howard Roark en El Manantial

Durante siglos los hombres creativos han sido considerados enemigos públicos.  Los creadores, los empresarios y comerciantes desde tiempos inmemorables han sido tratados como una clase de seres humanos distinta e inferior.  El trabajo y el lucro ha sido considerado por muchos como inmoral y deleznable.  Crear riqueza y hacerse rico fue considerado por la religión cristiana como un pecado.  Tal ha sido la antipatía de la religión cristiana por el genio creativo que en los escritos bíblicos se narra como Jesucristo, el hijo del dios cristiano enviado a la tierra, ennobleció la vida en pobreza y el altruismo irracional.

Imágenes que narran esta visión del hombre creativo en la sociedad occidental podrán verlas en la exhibición en línea que la Universidad de Harvard ha publicado con el nobre Coin and Conscience: Popular Views of Money, Credit and Speculation (Moneda y conciencia: opiniones populars sobre el dinero, el crédito y la especulación).

La exhibición online cuenta con un catálogo de la Biblioteca Baker de la Harvard Business School con más de 1,000 imágenes grabadas en madera, litografías y otras publicaciones del siglo XVI al XIX.  Entre los artistas que trabajaron las imágenes se encuentran Breughel, Goltzius, Rembrandt, Hogarth y Gillray.

El catálogo está dividido en las siguientes categorías:

  • opiniones sobre las tasas de cambio, bancos, tesoros,
  • retratos de banqueros y financistas,
  • sátiras políticas, finanzas nacionales e impuestos,
  • imágenes de prestamistas, avaricia, corrupción, pobreza, caridad y antisemitismo,
  • imágenes sobre la especulación y el crédito

La mayoría de las imágenes tienen una importante influencia del pensamiento cristiano respecto al lucro y a la creación de riqueza en este mundo terrenal. En el cristianismo se ha considerado que el lucro es pecaminoso y la creación de riqueza una falta moral contra la que consideran la “virtud de la pobreza”.  Muchos han sido los movimientos que han intentado re-escribir la historia de la relación entre la creación de riqueza y la actividad empresarial con el pensamiento cristiano.  Sin embargo, para estas personas es imposible borrar la historia que contradice todos y cada uno de sus argumentos.  Los invitamos a visitar el sitio web para conocer algunos de los prejuicios que por más de 4 siglos se han permeado en la sociedad occidental.

The Entrepreneurial Journey, curso para emprendedores del Acton MBA y la Universidad Francisco Marroquín


El Acton MBA (uno de los programas más prestigiosos de MBA en Estados Unidos) y la Universidad Francisco Marroquín darán un curso de 3 meses de duración para emprendedores.  El último día para aplicar es el 17 de diciembre de 2010 y los cursos inician el 14 de enero de 2011.

Más información,

Un año después. El juramento del MBA de Harvard.


El 04 de junio de 2009, The Economist publicó un artículo comentando la historia más interesante sobre los programas de Maestría en Negocios de los últimos años (léase aquí).  En Harvard, un grupo de 400 alumnos que se graduaron del MBA hicieron un juramente hipocrático (MBA Oath) en el que prometieron trabajar por el bien común. Sin embargo, el MBA Oath resultó ser un engaño que era inconsistente con los principios empresariales, con la libertad de comercio, con la ética y con la condición humana.  Algunas de las razones son las siguientes,

  1. Los empresarios tienen la misión de cumplir sus obligaciones fiduciarias, ie. crear la mayor cantidad de riqueza para sus accionistas con los menores costos de transacción,
  2. los empresarios tienen la misión de prestar los servicios más baratos, eficientes e innovadores para sus consumidores. ie. La labor del empresario no es la de buscar ningún tipo de “bien común”, sino el de prestar el mejor de los servicios para sus clientes,
  3. la ambición y el amor por el dinero y/o la riqueza no son actos inmorales. Al contrario, amar el dinero y la generación de riqueza es estar orgulloso de las habilidades que como empresarios han sabido utilizar para el beneficio propio y de los demás.
  4. El capitalismo es un sistema social que se sostiene en la búsqueda del interés propio y el individualismo metodológico.  Así, los beneficios que de este sistema aparecen, son evidentes primero para los motores de la industria (los empresarios) e inmediamente luego, para los consumidores que obtienen más y mejores servicios gracias a su éxito económico.  Sin empresarios, el mundo estaría paralizado y no habría progreso.

A continuación, copiamos la versión corta del juramento hipocrático para que saquen sus conclusiones:

Como gerente y administrador de empresas, mi propósito es servir al bien común para que personas y recursos en forma conjunta logren crear valor cuando una persona por sí sola no pueda. Por lo tanto, voy a buscar el camino que consolide el valor que mi empresa pueda crear para la sociedad en el largo plazo. Reconozco que mis decisiones pueden tener consecuencias de gran alcance que afectan el bienestar de los individuos dentro y fuera de mi empresa, tanto hoy como en el futuro. Como buscaré conciliar intereses de muy diversa índole, soy conciente de que deberé enfrentar y tomar decisiones complicadas.

Por lo tanto, prometo que:

  • Actuaré con la máxima integridad y realizaré mi trabajo de una manera ética.
  • Salvaguardaré los intereses de los accionistas, colaboradores, clientes y la sociedad en la que opera la empresa en la que me desempeñe.
  • Manejaré la empresa en la que me desempeño de buena fe, protegiéndola de decisiones y comportamientos que tengan una naturaleza ambiciosa y que, como consecuencia de ello, puedan dañar a la empresa y la sociedad a la que sirve.
  • Comprendo y defenderé, tanto en letra como en espíritu, los principios, leyes y contratos que rigen mi propia conducta y la de mi empresa.
  • Asumiré la responsabilidad de mis acciones, y representaré el desempeño y los riesgos de mi empresa con justeza y honestidad.
  • Me desarrollaré y procuraré que otros administradores bajo mi supervisión se desarrollen, para que la profesión siga creciendo y contribuyendo al bienestar de la sociedad.
  • Trataré de promover el desarrollo económico, social, ambiental y el bienestar de todas las personas en todo el mundo.
  • Rendiré cuentas a mis compañeros y pares y ellos ante mi, para que adoptemos y encarnemos este juramento.

Realizo este juramento con total libertad y apoyado en mi honor.