Y sí, existe el Día mundial de la Justicia Social


Para mí, hasta el día de hoy, el 20 de febrero sólo era el día nacional de Tecún Umán y de la marimba, pero me enteré de que también es el día mundial de la Justicia socia. Admito que esto me sorprendió porque no pensé que se celebrara, de alguna manera, algo cuya definición es tan amplia y poco específia. Según Wikipedia, la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió ese día para que cada uno de sus Estados Miembros promueva, a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social.

De acuerdo con ellos, “la justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro y entre las naciones. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género o los derechos de los pueblos indígenas y de los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad. Para las Naciones Unidas, la búsqueda de la justicia social para todos es el núcleo de nuestra misión global para promover el desarrollo y la dignidad humana. La adopción por la Organización Internacional del Trabajo de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo sobre la justicia social para una globalización equitativa es sólo un ejemplo reciente del compromiso del sistema de las Naciones Unidas para la justicia social. La Declaración se centra en garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo. (…) La celebración del Día Mundial de la Justicia Social debe apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos. Ante la proximidad de la Conferencia de Río +20 sobre el Desarrollo Sostenible, tenemos la oportunidad de reformular un conjunto de estrategias de desarrollo y prácticas empresariales que nos conduzcan hacia un futuro más sostenible y equitativo. La sostenibilidad depende de la creación de mercados que sean capaces de distribuir mejor los beneficios del desarrollo. Significa cubrir la creciente demanda de los consumidores de productos y servicios más ecológicos. Y significa también sentar las bases para que todos vivamos con dignidad, estabilidad y oportunidades. En nuestro empeño por lograr esta transformación debemos, al mismo tiempo, integrar la inclusión social en nuestras políticas y en todas nuestras iniciativas.”

¿Por qué pienso que es una definición poco específica? Porque abarca tantos ámbitos que no se ocupa de algo concreto. En sus Máximas Capitales, Epicuro establece que “lo justo según la naturaleza es un acuerdo de lo conveniente para no hacerse daño unos a otros ni sufrirlo”, además, dice que “la justicia no era desde un comienzo algo por sí mismo, sino un cierto pacto sobre el no hacer ni sufrir daño surgido de las relaciones de unos y otros en lugares y ocasiones determinados”. La justicia debe establecerse en base a una relación entre dos partes, la injusticia se dará cuando una parte dañe a la otra y la justicia cuando la parte que ocasiona el mal compense a la parte dañada. Seguir leyendo

Quienes rompen la ley y se entronizan en el poder


La ley, ¡pervertida! La ley y tras ella todas las fuerzas colectivas de la nación, ha sido no solamente apartada de su finalidad, sino que aplicada para contrariar su objetivo lógico. ¡La ley, convertida en instrumento de todos los apetitos inmoderados, en lugar de servir como freno! Frédéric Bastiat

La historia latinoamericana está plagada de políticos que “rompieron” con la ley y se establecieron en el poder acumulando privilegios.  El político, con la única intención de conseguir votos, ofrece privilegios y redistribuir la riqueza.  Luego, ya entronizados en el poder buscar mantenerse en él por más tiempo del que su elección les permite.  Una tercera vía, la de los políticos corruptos sale del gobierno y se esconde detrás de las cortinas de la política ya enriquecidos y millonarios con empresas que se sostienen de prestar servicios al gobierno.

Pero, ¿en qué ha fallado la democracia?

La primera falla se encuentra en que nuestros sistemas de gobierno han sido incapaces de establecer los frenos necesarios a los distintos poderes del gobierno.  De ahí que muchos políticos, presidentes y congresistas se hagan de inmensas cuotas de poder (tal y como hicieron los reyes).  La otra falla se encuentra en que los pocos frenos existentes han sido violados por leyes manipuladas a conveniencia de los gobernantes.  La ley máxima de un país, la Constitución, debió ser escrita para defender los derechos de los individuos y proteger a los ciudadanos de hombres que buscan otorgar privilegios para algunos pocos “elegidos”.

Una de las mejores obras para explicar lo anterior fue escrita por Frédéric Bastiat y hoy los invitamos a leerla completa: Seguir leyendo

Sobre la libertad de expresión


ARTICULO 35 de la Constitución Política de la República de Guatemala.- Libertad de emisión del pensamiento. Es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna. Quien en uso de esta libertad faltare al respeto a la vida privada o a la moral, será responsable conforme a la ley. Quienes se creyeren ofendidos tienen derechos a la publicación de sus defensas, aclaraciones y rectificaciones.

No constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.

Los funcionarios y empleados públicos podrán exigir que un tribunal de honor, integrado en la forma que determine la ley, declare que la publicación que los afecta se basa en hechos inexactos o que los cargos que se les hacen son infundados. El fallo que reivindique al ofendido, deberá publicarse en el mismo medio de comunicación social donde apareció la imputación. (…)

Entendiendo ahora cuál es el derecho a la Libertad de emisión de pensamiento que nuestra Constitución otorga en el artículo 35 analicemos sus usos prácticos e importancia.

Es gracias a la libertad de expresión que los hombres podemos entablar conversaciones series e informadas, discutir y responder dudas filosóficas, cuestionar a quienes ostentan el poder coercitivo de la fuerza, reclamar justicia y respuestas claras, gritar a todo pulmón que somos libres y que por lo tanto, tenemos el derecho de buscar nuestra felicidad sin que nadie nos lo impida.

Pero este tesoro precioso de los seres humanos es a la vez codiciado y odiado por hombres que en busca del poder absoluto son capaces de violar y destruir la misma fundación de la sociedad.

No es posible que asesinos, cómplices y corruptos en el gobierno de Guatemala sean capaces de robarnos el derecho de expresar nuestra opinión como ciudadanos. La libertad de expresión es tan valiosa que muchos somos los hombres que estamos dispuestos a morir defendiéndola y estoy seguro que la historia nos recordará.

Curso: Seminario de Análisis Económico del Derecho


Más información:

Hoy, día de Martin Luther King Jr.


El día de hoy, 17 de enero, se conmemora el día de Martin Luther King Jr que en un célebre discurso aseguró que aspiraba a un mundo en el que el racismo no existiese:

“Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad. (…)” Martin Luther King (discurso completo)

Luther King fue un célebre pastor estadounidense de la iglesia bautista que jugó un papel de importante liderazgo durante la década de 1960 en la lucha de los Movimientos por los derechos civiles en los Estados Unidos.  Antes de 1960 y no más de 50 años atrás, la segregación racial en ese país impedía a los afroamericanos gozar de los derechos que otorgaba la Constitución estadounidense plenamente. (para conocer más sobre el tema ver Painter, Nell Irvin. The History of White People. W. W. Norton & Company; 1St Edition edition (March 15, 2010).

Sin embargo, 48 años han pasado y aún hay lugares en el mundo en el que la práctica de segregación, discriminación legal, esclavitud y genocidio aún son practicadas.  Para acabar con esto, será necesario que no sólo conozcamos cuáles son los derechos del hombre y exijamos a nuestros representantes que los respeten.  Sino qué, también, comprendamos que el concepto de raza no es aplicabable para describir a grupos poblacionales des seres humanos.  Es necesario que eduquemos a quienes suelen cometer este error y los eduquemos.  Los seres humanos pueden ser agrupados correctamente en etnias en base a sus prácticas culturales, de comportamiento, lingüística o religiosas.

También, es  fundamental que la práctica de los gobiernos para legislar políticas y programas que se sustentan en la discriminación positiva sean eliminadas.  La discriminación positiva (también conocida como acción afirmativa) se fundamenta en el reconocimiento de que “no todos los seres humanos somos iguales en términos de grupo” y por lo tanto deben ser tratados de manera diferente.  Así, ellos apoyan que se realicen programas y legislación que favorezca a ciertos grupos en términos culturales y sociales.  Desafortunadamnete, la discriminación positiva rápidamente se vuelca en contra de sus intereses (y los de todos) y sólo permite la violación de los derechos individuales en favor de un grupo particular de personas.

El mismo año en que Martin Luther King Jr. diese su discurso “Tengo un sueño” la lucha de los movimientos civiles interesaba a muchas personas que creían en la búsqueda de la felicidad y en la educación en una filosofía de vida que permitiese a todos los seres humanos buscar la paz y vivir como hermanos.

Al respecto, en un discurso también en el año 1963, la filósofa objetivista Ayn Rand dijo que,

“El racismo es la forma más baja y groseramente primitiva de colectivismo. Es la idea de atribuir significado moral, social y político al linaje genético de una persona, la noción de que los rasgos intelectuales y caracterológicos de un hombre son producidos y transmitidos por la química interna de su cuerpo.”

No olvidemos el trabajo que estas personas hicieron.  Defendamos nuestros derechos y soñemos también que en un futuro cercano viviremos en un mundo en el que nuestros hijos no serán juzgados por su color de piel sino por sus logros y triunfos.

¡Enhorabuena!

La raza, el racismo y el capitalismo


“El racismo es la forma más baja y groseramente primitiva de colectivismo. Es la idea de atribuir significado moral, social y político al linaje genético de una persona, la noción de que los rasgos intelectuales y caracterológicos de un hombre son producidos y transmitidos por la química interna de su cuerpo.” Ayn Rand en la obra “La virtud del egoísmo”

El término raza surgió en su contexto moderno en el siglo XVII para distinguir entre grupos de seres humanos que se creyó compartían características hereditarias físicas.  Esta segregación se popularizó conforme se expandieron los imperios europeos (británica, española, francesa y danesa) y sirvió inicialmente para distinguir entre los grupos de seres humanos que habían sido esclavizados y el de los esclavistas.  Con el paso del tiempo, el término se amplió para distinguir no sólo entre los grupos de esclavos, sino también para incluir distintos “grados” de “blancura” y civilización superiores.

Ya en el siglo XVIII la práctica de distinguir entre distintas “razas de gente blanca” se había generalizado y surgieron prejuicios contra grupos étnicos que culminaron en el siglo XIX con los trabajos de darwinistas sociales como Herbert Spencer, Thomas Malthus, William Graham Sumner y Francis Galton (Galton fundó la eugenesia), entre otros.  Así, el término raza se empezó a utilizar para no sólo distinguir entre supuestos arbitrarios respecto a características hereditarias de grupos específicos sino también, para distinguir entre características de superioridad genética evolutiva a ciertas razas por encima de otras.

La eugenesia, la filosofía social que planteaba intervenir grupos raciales para mejorar rasgos hereditarios específicos se popularizó y no fue sino hasta en el siglo XX que sus planteamientos se comprobaron erróneos y arbitrarios.  Muchos continuaron defendiendo estas populares ideas y su ominosa culminación se evidenció con el horroroso genocidio de judíos, gitanos y otros grupos segregados en base a prejuicios raciales durante la Segunda Guerra Mundial.

La evidencia científica ha demostrado (ver bibliografía sugerida) que los seres humanos poseemos características hereditarias físicas que nos hacen únicos como individuos (color de pelo, tamaño de órganos, color de piel, sensibilidad a ciertas enfermedades, entre otros) pero que es imposible segregar a la especie en subdivisiones “raciales” que comparten características hereditarias comunes (en biología, los seres humanos somos clasificados como miembros de la especie homo sapiens).

En conclusión, utilizar el término “raza” para referirse a grupos específicos de personas es incorrecto y arbitrario.  Su uso tiene la intención de segregar dentro de nuestra especie en base a evidencia científica que no existe y es por lo tanto inconcebible su uso en ninguna conversación racional y objetiva.  En un sistema social y político racional sería imposible identificar entre distintos grupos raciales pues los mismos no son consecuencias de la herencia biológica que comparten y el término adecuado a utilizar es el de grupos étnicos o etnias.

Las etnias son poblaciones de “miembros que se identifican entre ellos, normalmente con base en una real o presunta genealogía y ascendencia común, o en otros lazos históricos. Las etnias están también normalmente unidas por unas prácticas culturales, de comportamiento, lingüística o religiosas comunes.”[1]

Más información y literatura sugerida:

      Sobre el derecho a la información en los libros digitales de Google


      Libros de Ayn Rand que tengo en mi biblioteca

      Libros de Ayn Rand que tengo en mi biblioteca

      Me encanta leer y tengo en mi biblioteca más de 400 libros impresos que en silencio esperan ser leídos.  Parece que soy mucho más eficiente comprando en Sophos y Amazon de lo que lo soy leyendo.

      Además, tengo otra biblioteca, oculta y desordenada, con libros digitales y audiobooks que alcanzan ya los 5,648 archivos en 206 carpetas distintas.  Las carpetas “root” están divididas en las áreas de economía, historia, ficción, filosofía, psicología, sociología y comics ilustrados.  La mayoría de los libros -ya sin derechos de autor- los adquirí en sitios web que permitían la descarga de libros digitales y desde entonces he leído ya varios.  Otros los compré con ganancias de publicidad en Amazon y lentamente mi lista ha ido creciendo.  Sin duda, terminar de leer estos libros me tomará varias décadas viviendo lejos, muy lejos, en una playa polinesia.

      Hoy terminé de leer el acuerdo de la Búsqueda de libros en Google y me dejó un horrible sinsabor pues el mismo fue apoyado por un grupo de personas que creían que todos los hombres tenemos derecho a la información y la educación.  Sin embargo, ni yo ni nadie, tiene un derecho a la información.

      Los derechos son principios morales que definen y restringen la acción humana en un contexto social.  Así, sólo existe un derecho fundamental y este es el derecho de un hombre a buscar la felicidad ie. actuar. El derecho del individuo de buscar la fecilidad implica que puede actuar y hacer todo lo que sea necesario para alcanzar la felicidad sin que nadie interfiera.  Este derecho de actuar es limitado sólo por el derecho de buscar la felicidad de los demás. (Para conocer más les recomiendo leer el libro “La virtud del egoísmo” de la filósofa Ayn Rand que tiene una fantástica explicación sobre qué son derechos y obligaciones)

      El hombre no tiene un derecho a la información; como tampoco tiene un derecho a la educación; como tampoco tiene un derecho a la salud.  El hombre tiene derecho de buscar su felicidad y de actuar para alcanzarla; así, si para él leer, educarse y estar sano son condiciones necesarias de la felicidad que busca entonces, esta persona podrá actuar -trabajar- para conseguir los medios necesarios que le permitirán conseguir sus deseos.

      El acuerdo de Google establece que uno de sus principios es cumplir con el derecho de las personas a la información; sin embargo, este derecho no existe pues nadie está obligado a dar la información, educación y conocimiento a otras personas.  Si las personas desean educarse y leer; entonces lo mejor es que se pongan a trabajar para conseguirlo.

      En muchas ocasiones, usualmente por ignorancia del conocimiento de filosofía, creemos que tenemos derechos a recibir y acceder a cosas.  Sin embargo, los derechos sólo nos permiten actuar y trabajar para conseguir nuestros deseos.  Por ahora seguiré leyendo y espero muy pronto poder disfrutar de un acuerdo que recompensará a los autores y las editoriales por la publicación de libros digitales.

      Sin embargo, no olvidaré que este acuerdo surgió luego de una batalla legal contra mentes perversas y carentes de filosofía que transgredieron los derechos de autores y editores en aras de “llevar información” al mundo entero.

      ¡Enhorabuena por la victoria de los dueños de los derechos de propiedad intelectual de los millones de libros digitales que estarán disponibles en Google!