Todo en exceso


Imagen tomada de: http://bit.ly/10vBWrk

Imagen tomada de: http://bit.ly/10vBWrk

Surplus: Terrorized Into Being Consumers es un documental de 54 minutos en el que Erik Gandini nos cuenta cómo nos hemos convertido en una raza que produce en exceso, consume en exceso y ha perdido ideas en exceso. Nos cuenta su historia con imágenes tremendistas, con frases repetitivas, música electrónica y cierta ironía. Considero que su idea fundamental, a grandes rasgos, es hacer un retrato de personas que han perdido la noción de valores por el consumo de cosas que no necesitan para sobrevivir. Para sustentar su punto presenta ideas de John Zerzan, el filósofo y anarquista que propone que deberíamos destruir nuestras ciudades, calles y tecnología, para volver al estado en que estaba la civilización en la edad de piedra, cuando los seres humanos eran cazadores-recolectores. También presenta a un joven que habla de la variedad de muñecas inflables que se producen en la fábrica en que trabaja, a una señora cubana que explica cómo funciona su cartilla de racionamiento, a una chica cubana que cuenta cómo se impresionó ante la cantidad de comida y productos a los que tuvo acceso en un viaje que hizo a Inglaterra, y a Mike Balmer dando brincos y alaridos en una charla motivacional en Microsoft.

Después de cuestionarnos y mostrarnos enormes depósitos de llantas usadas, termina su docuemental sin profundizar mucho en su tema, sin ofrecer soluciones o conclusiones. Lo que me pareció interesante de su propuesta no fueron las ideas de Zerzan y ese desprecio por la industria humana, por los logros que hemos alcanzado como civilización, que si bien han causado problemas, la “destrucción” de la tierra, nos han ayudado a tener mejores y más largas vidas. Si cada una de esas llantas en el enorme basurero equivalen a la cura de una enfermedad, a un mejor medio de transporte, a un invento que hace mi vida más fácil, creo que son un costo que estamos pagando y no un castigo. Tampoco me pareció nuevo que la chica hablara  con tanto entusiasmo de la hamburguesa que se comió, porque suele pasar que nos entusiasmemos con aquello que descubrimos por primera vez. Me pareció interesante que hiciera énfasis en que en Cuba no se producen muchas cosas porque les “alcanza” con un solo tipo de pasta de dientes, por ejemplo, pero que sí se producen muchos símbolos. El regimen no nos vende cachivaches, nos vende ideas y las consumimos sin cuestionarlas, de ahí que las playeras con la efigie del Ché se vendan tan bien.

Aunque no profundiza en la información que presenta, ni parece ser su intención hacer algo más que sorprendernos y dejarnos sintiendo culpables por lo inconscientes de somos a la hora de consumir, me recordó una idea que siempre me ha parecido importante discutir: ¿quién establece cuánto es demasiado? Habrá personas que piensen que es correcto que el gobierno regule la cantidad de soda que les venden en las cadenas de comida rápida o que el gobierno le ponga un freno a las personas que fuman “demasiado” o que regule los límites de velocidad a los que se puede circular en las carreteras. Habrá quien piense que la riqueza está mal distribuida en el mundo y alguien debería obligar a los ricos a que le den a los pobres. Por suerte, también creo que habrá quienes coincidan conmigo en que el concepto de “demasiado” es relacional, depende del contexto del sujeto y es personal. Nadie puede decirle a otro que tiene demasiado, porque no puede juzgar al otro sino en base a un criterio aplicado a sí mismo. Si ya tenemos mucho de todo, quizás es tiempo de establecer nuestros valores prioritarios, no digo que en este mundo todos tengan esa idea clara.

Con el tiempo que pasa


Cuando estaba en la universidad decidí que no me iba a involucrar en política. En parte porque no me gustaba la política que se hacía por esos rumbos, a pequeña escala en la universidad y a gran escala en mi país, en el mundo; tampoco conocía (no quería conocer) alternativas. Yo me dedicaba a asuntos culturales, quería cambiar al mundo por medio de la poesía.  Prefería no opinar sobre las ideas políticas de Jorge Luis Borges o Ezra Pound y prefería hablar de las de García Márquez. Con el paso del tiempo no sólo he comprendido que si bien la ideología de un autor se ve reflejada en su obra, ésta no la hace mejor o peor. También comprendí que es importante tener una opinión, ideas claras, incluídas las políticas. Porque si uno sólo se deja llevar por la marea puede terminar en un lugar donde no quiere estar, puede terminar viviendo en su peor pesadilla y no ser consciente de qué está mal.

Hace un tiempo vi este video: Cuba: The times are changing – People & Power – Al Jazeera English. El documental contiene opiniones de cubanos a los que se les ha permitido tener un negocio propio, como un experimento capitalista. Una de las cosas que más me impresionó es que ellos están muy contentos con la oportunidad de tener algo propio, de trabajar para sí mismos pero cuando el entrevistador les pregunta sobre las medidas que han permitido el fenómeno, ellos dicen que eso ya es política y prefieren no hablar de ello. Ellos no quieren tener una opinión política. Esta postura resulta natural si consideramos los años de censura y el control, comunes en cualquier dictadura. Para mí, ello también es un signo de advertencia, un recordatorio que necesitamos para defender nuestras ideas, para no abandonarnos en la comodidad de una opinión “segura” y que va con la corriente. El capitalismo sigue siendo un ideal desconocido, muchos lo rechazan sin tener idea de cuáles son los valores fundamentales sobre los que se sustenta. Creo que ahora no sólo me llegó el tiempo de expresar mis ideas, también de cuestionarlas, discutirlas, defenderlas.

How the Grinch Stole the Free Market


La navidad es una de esas épocas del año que está llena de historias y cuentos tradicionales, llena de personajes que recordamos año tras año. Charles Dickens escribió “A Christmas Carol” en 1834 y desde ese entonces los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras forman parte de nuestro imaginario. Hay cientos de adaptaciones de dicha historia, el propio Dickens reescribía cada año ciertas partes de la misma. Quiero compartir una versión de otro clásico de la literatura, Sarah Skwire adaptó “How the Girnch Stole Christmas” la conocida historia de Dr. Seuss y la publicó en su blog Modified Rapture con el título de “How the Grinch Stole the Free Market”. Espero que la disfruten.

 

How the Grinch Stole the Free Market

All the folks
Down in Galt’s Gulch
Liked Markets a lot…

But the Grinch,
Who lived just North of Galt’s Gulch,
Did NOT!

The Grinch hated Markets! Especially free ones!
Now, please don’t ask why. No one quite knows the reasons.
It could be that his head wasn’t screwed on quite right.
It could be, perhaps, that his rings were too tight.
But I think that the most likely reason of all
May have been that his brain was two sizes too small.

Sigue leyendo

16 de noviembre de 2011, American Censorship Day


Censura es un término que le pertenece a la acción gubernamental, solo los gobiernos pueden quitar libros del mercado, alterar su contenido o suprimir las opiniones de autores. El gobierno es quien puede hacer uso de la fuerza en contra de los individuos para callarlos. Según J.M. Coetzee en su libro Contra la censura, ensayos sobre la pasión por silenciar, “el censor actúa, o cree que actúa, en interés de la comunidad. En la práctica, es frecuente que exprese la indignación de la comunidad o que imagine dicha indignación y la exprese; en ocasiones imagina tanto la comunidad como la indignación de esta.” Así que decide actuar por el bien común, para mantener el orden, la moral y las buenas costumbres. Las personas tienen el derecho a expresar libremente sus ideas, para estar en contra de las determinaciones gubernamentales y opinar al respecto. Todo acto de censura atenta contra ese derecho.

El fenómeno de la censura se incrementa conforme se incrementan los medios que tienen los autores para difundir sus ideas. Con la creación de la imprenta, los periódicos fueron el medio predilecto para criticar a los gobiernos y ellos tomaban medidas para prohibir la impresión de periódicos. En esta era de comunicaciones, tenemos un sin fin de medios para expresar nuestra opinión y hay quienes quieren restringir el acceso que tenemos a ellos. Hoy es el “American Censorship Day” porque hoy el congreso de los Estados Unidos votará para aprobar o no la implementación de un sistema de censura que le permitirá al gobierno bloquear a los sitios web y multar a los autores que consideren que atentan contra las regulacones de derechos de autor.

Este video explica el proyecto de dicho sistema

El punto que me llama poderosamente la atención es el hecho de que justifiquen una acción de censura con el pretexto de la defensa de los derechos de autor. Todos sabemos que la piratería es un delito y hay acciones que se pueden tomar para combatirlo; sin embargo, renunciar a nuestra libertad de grabarnos cantando una canción pop y subir dicho video a la red es un asunto completamente distinto. Esta es un aley para Estados Unidos, pero qué nos asegura que otros gobiernos no seguirán su ejemplo y querrán intervenir en nuestra vida virtual, en nuestras opiniones.

Pronósticos de la demanda de petróleo y cómo se establecen los precios


La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantuvo el martes su pronóstico de que la demanda de crudo crecerá en 1,4 millones de barriles por día en 2011.  Sin embargo, la OPEP dijo en su reporte que los mayores precios del petróleo podrían tener “un impacto levemente negativo” en el uso de combustible para transporte a nivel global.  via: América Economía

Además, les compartimos este interesante video (en inglés) en el cual explican la manera en que funciona las relaciones:

  • Demanda de petróleo,
  • Oferta de petróleo,
  • Precio del petróleo,

Video: Gas prices, gas gouging, peak oil, elasticity, supply-demand

Toyota responde a subsidios en Estados Unidos


Charles G. Koch, uno de los empresarios más importantes de Estados Unidos, comentó en un artículo para el WSJ que el motivo por el que su empresa de refinería de combustibles había ingresado a la industria del etanol se debía a los mandatos del gobierno y no al mejor interés de su empresa y el de su los consumidores.  El Sr. Koch insistió que en esa industria, la interferencia del gobierno en el mercado a través de mandatos, legislación, subsidios y  aranceles proteccionistas eran los culpables del incremento del precio de los productos y el encarecimiento de bienes y servicios que fomentaban la pobreza.

El día de hoy fue publicada una nota comentando el Plan de Visión Global 2020 de Toyota, el mayor productos de autos del mundo, para implementar estrategias que permitan un desarrollo sostenible del negocio y es sobresaliente mencionar que este plan busca conseguir un incremento de más del 75% a la cantidad de automóbiles híbridos que ofrecerían en el mercado estadounidense (actualmente más del 80% del negocio es de autos Toyota).

Algunos analistas consideraron que esta era una iniciativa de la empresa para responder a la demanda pero han ignorado que esta demanda ha sido manipulada por el gobierno en detrimiento de los intereses de los más pobres.  El desarrollo de tecnologías más ecológicas ha sido subsidiada en gran parte por los gobiernos en detrimento de avances tecnológicos que reduzcan los costos de producción de automóbiles estándar (de gasolina). El anuncio de Toyota responde a multimillonarios subsidios dados a la industria de combustibles en USA (más de 7,000 millones de dólares anuales) y una vez más, vemos cómo empresarios exitosos han sido forzados a ingresar a negocios que si no fuese por subsidios gubernamentales serían mucho menos competitivos.

Esta es parte de la publicidad de Toyota con el carro híbrido Prius,

 

Primero la crisis económica y luego, ¿hasta cuándo seguiremos en depresión?


Video: The Last Laugh – Crisis Subprime – Subtitulos Castellano

Tan sólo necesité ver este programa para entender las causas y efectos causados por la reciente volatilidad en la bolsa de valores de Estados Unidos.  Sin duda, el sarcasmo, la inteligencia y el humor son la mezcla ideal para “enlight” la mente de cualquier persona.

Me fascinó la explicación de los causantes de tan “preocupante volatilidad del mercado”.  Se las recomiendo mucho.  Sólo esto es necesario para entender el rol que juegan los sentimientos humanos en el mercado.

Tal parece que el causante de esta última crisis (de muchas otras que ha habido) fue de nuevo la falta de ética, irresponsabilidad y abuso de poder en manos de toda una demoledora industria crediticia.  La entrega de cientos de millones de dólares en hipotecas pequeñas se convirtió lentamente en un paquete tan grande como la bolsa de regalos de Santa Claus.  La única diferencia es que esta bolsa se reventó antes de que llegara la navidad.

El resto fue tan sólo la histeria de los especuladores en el mercado que desde hace algunas semanas han jugado a “perder” millones de dólares en un día y “ganar” millones de dólares en otros mercados al día siguiente.

Al final, el más inteligente ahora será aquella persona con suficiente dinero para lanzarse a comprar acciones en el mercado instantes antes de que el valor de las mismas suba como un cohete directo a la luna.  Mientras tanto, los gobiernos han abrazado las políticas keynesianas y se han encargado de comprar “deudas” para “rescatar” las bombas que ellos mismos permitieron al especular con las tasas de interés durante años.

Recuerden que la crisis económica no puede desaparecer, retroceder o eliminarse.  Lo único que puede hacerse es forzar un “alto” al proceso de destrucción creativa del mercado (a través de más irresponsabilidades inflacionarias en la banca central).

La depresión económica es inminente y los efectos aún están por verse en el mundo entero.  Fuimos engañados y siempre lo supimos.  ¿Ingenuos o idiotas?