¿Qué es Laissez Faire?


keep-calm-and-laissez-faire

 

El laissez faire no significa: Dejen que operen las desalmadas fuerzas mecánicas. Significa: Dejen que cada individuo escoja cómo quiere cooperar en la división social del trabajo; dejen que los consumidores determinen cuáles empresarios deberían producir. Planificación significa: dejen que únicamente el gobierno escoja e imponga sus reglas a través del aparato de coerción y compulsión. (Ludwig von Mises, El significado de Laissez faire)

En la entrada anterior que escribí en este blog dije que el capitalismo no es ese gran monstruo que la gente malentiende, en las respuestas que recibí me pidieron que explicara más claramente qué es el capitalismo y qué es lo que la gente malentiende, también me sugirieron algunas lecturas, cosa que agradezco, porque para establecer un diálogo uno debe conocer los conceptos de los que habla y los conceptos que manejan sus interlocutores, para hablar en un mismo idioma.

Considero que uno de los primeros puntos que es necesario aclarar es la naturaleza “Laissez faire” del capitalismo, que es uno de los términos que se prestan a malos entendidos. Se lo asocia inmediatamente con anarquía, que trae a la mente la idea de caos, se lo asocia con actuar fuera de la ley, con abusar de los otros, con actuar de forma arbitraria e irresponsable porque “yo puedo hacer lo que me dé la gana”, pero estas interpretaciones ignoran parte del contexto del término. El tema de Laissez faire está directamente relacionado con cuánto control puede ejercer el gobierno en la economía y el mercado, no quiere decir que las personas tendrán el derecho de no respetar leyes, contratos, de robar o hacer uso de la fuerza en contra de los demás.

Ludwig von Mises (1881-1973) explicó qué significa Laissez faire en su libro Human Action: A Treatise on Economics. Comparto acá una traducción que está disponible en la página del Cato Institute, www.elcato.org

En la Francia del siglo XVIII la expresión laissez faire, laissez passer era la fórmula mediante la cual algunos de los campeones de la causa de la libertad comprimían su programa. Su objetivo era el establecimiento de una sociedad de mercado sin obstáculos. Con el fin de alcanzar dicho fin, ellos abogaban por la abolición de todas las leyes que prevenían que gente más industriosa y más eficiente superara a competidores menos industriosos y menos eficientes, y que restringían la movilidad de artículos y hombres. Esto era lo que la famosa máxima estaba diseñada a expresar.

En nuestra era de anhelo apasionado por un gobierno omnipotente la fórmula de laissez faire ha sido perturbada. La opinión pública actualmente la considera como una manifestación tanto de depravación moral como de ignorancia absoluta.

A como ve las cosas el intervensionista, la alternativa es “fuerzas automáticas” o “planeamiento deliberado”. Resulta obvio, insinúa, que confiar en los procesos automáticos es una total estupidez. Ningún hombre racional puede recomendar seriamente no hacer nada y dejar que las cosas trabajen sin ninguna interferencia por parte de una acción propositiva. Un plan, por el simple hecho de ser una muestra de acción deliberada, es incomparablemente superior a la ausencia de cualquier planificación. Se dice que el laissez faire significa: Dejen que los males perduren, no traten de mejorar la suerte de la humanidad a través de la acción racional.

Sigue leyendo

¿Por qué trabajamos?


Imagen tomada de: http://bit.ly/14HqXhE

Imagen tomada de: http://bit.ly/14HqXhE

Es lunes, mediodía y a estas horas ya he recibido y enviado un par de chistes sobre por qué odiamos los lunes, sobre el desánimo de estar en la oficina cuando el sol está lindo allá afuera, sobre la nostalgia por los viernes y la promesa de un fin de semana para pasarlo rascándonos la panza, siendo lo menos productivos posible. Después de las quejas viene el momento de la reflexión, el momento de preguntar ¿por qué trabajamos?

En un artículo publicado en el diario La Nación, Orlando Ferreres dice que  «En una encuesta que se hizo en Francia hace años atrás se preguntaba “¿Por qué trabajamos?”. La respuesta, en un 90 % fue: “Para ganar dinero”. Esto nos parece evidente, como que el sol sale por la mañana, no hay con que darle. Sin embargo, no es así. El error se observó en otra encuesta posterior: “¿Por qué el dinero permite comprar cosas?” Aquí el 90 % confeso que “no sabía”. Esto según el libro de Fourastié sobre el trabajo. (…) Entonces, en realidad, trabajamos para producir, no para ganar dinero. Este se usa como medio para la distribución de los bienes. Cuanto más producimos, más bienes o servicios tenemos a nuestra disposición.» (Lea el artículo completo acá)

Así pues, trabajamos para producir, es decir, trabajamos porque necesitamos resolver el problema de nuestra supervivencia. Como explica Yaron Brook:  «The material benefits of production are obvious. In contrast to other animals, the values we need to flourish don’t come ready-made in nature. We use our mind to discover the nature of nature and adapt it to our ends. In their book The Virtues of capitalism, Austin Hill and Scott Rae note that “the word capital itself comes from the Latin word caput, which means head. This refers to the human and intellectual elements of creating capital out of the earth’s resources (for example, using sand to make silicon).” It is the spiritual role of production in human life, however, that requires special emphasis. The deepest source of joy for a producer is not the financial rewards of his work but the process of creation itself.» (Free Market Revolution. How Ayn Rand’s Ideas Can End Big Government)

El trabajo requiere de nuestro esfuerzo físico y mental, el resultado de ese esfuerzo es la producción, y puedo pensar en muchas oportunidades en que la remuneración que recibimos no es en dinero. Cuando una madre se queda en casa para cuidar de su familia, cuando un joven se apunta como voluntario para construir casas o para bañar perros, cuando le ayudamos a alguien a estudiar para un examen o nos esforzamos creando una obra de arte aunque no seamos artistas profesionales. Las madres hacen un trabajo muy duro en sus casas y no perciben un salario en dinero, pero trabajar duro por cuidar a sus mayores valores es igual de importante. La satisfacción de ayudar a alguien es algo que el dinero no podría pagar. Sin embargo, no debemos perder de vista que en todos esos casos necesitamos de un esfuerzo físico y mental, y que producimos valor.

Muchas veces reducimos nuestra noción de productividad a que trabajamos para percibir un salario, pero ser productivos es mucho más que eso. ¿Por qué trabajamos? Porque no nos conformamos con el mundo tal como es y queremos mejorarlo, sacarle provecho a nuestra vida y a nuestro talento, a nuestro potencial.

Invitación: Obra de teatro “La noche del 16 de enero”


130725_ORPAFM_NOCHE16ENERO

 

“La noche del 16 de enero” es una obra de teatro escrita por Ayn Rand en 1933. La acción se desarrolla en la sala de un juzgado durante un juicio, miembros del público son seleccionados para participar como jurados, deben decidir si el personaje enjuiciado es inocente o culpable, así que la historia tiene dos finales posibles y la resolución del conflicto depende de los asistentes a la presentación.

En este video Regina Bonifasi, directora de la obra, explica por qué eligió presentar un drama en Guatemala y cuáles son sus expectativas de la función.

Puede comprar sus entradas en la página de la Organización para las Artes o en taquilla el día del evento.

Una píldora mágica para bajar de peso


Imagen tomada de: http://bit.ly/145hNII

Imagen tomada de: http://bit.ly/145hNII

Hay noticias de las que uno se entera aunque viva debajo de una piedra y haga todo el esfuerzo del mundo para no enterarse, así, esta semana me enteré de que Christina Aguilera perdió 40 libras después de hacer dieta y apareció en un evento luciendo un vestido rosado y una nueva figura. Eso me llevó a pensar en esos productos de los que uno se entera, de los que ha oído o visto publicidad por todos lados, como las píldoras para bajar de peso. Esas pastillas que le prometen a uno que después del simple acto de tomarlas con un poco de agua, perderá esas horribles libras de más y vivirá una mejor vida, sin esfuerzo, sin dietas, sin ejercicio. Luego me llevó a pensar en las promesas de políticos de las que uno se entera, que le ofrecen que erradicarán el hambre del mundo, que conseguirán la paz, la prosperidad para todos, que erradicarán la violencia y la pobreza del mundo.

Si lo vemos fríamente, Christina va a engordar otra vez si no se cuida de ahora en adelante; las píldoras mágicas para bajar de peso no funcionan a largo plazo porque la gente no cambia sus hábitos y cree que puede seguir comiendo más de lo que su cuerpo necesita sin sufrir las consecuencias; y los políticos están falseando la realidad y haciendo promesas que no pueden cumplir porque para tener riqueza hay que crearla primero.

¿Qué sabemos sobre alimentarnos? Que los alimentos tienen una serie de elementos que necesitamos para vivir, como proteínas, carbohidratos, calorías, vitaminas, minerales, fibra, grasa. También sabemos que diferentes personas necesitan diferentes cantidades de cada componente, un bebé necesitará más calcio y un atleta necesitará más proteína, por ejemplo. También sabemos que si consumimos más grasas y calorías de las que vamos a usar, nuestro organismo acumulará energía que no necesitamos y engordaremos. Sabemos que cada persona es responsable de alimentarse sanamente y hacer ejercicio para estar mejor físicamente. No es algo que se logre con una pastilla, es una actividad que necesita racionalidad, constancia, disciplina. Sabemos, además, que no podemos generalizar y decir que todos tenemos que comer carne, azúcar o vegetales en una cantidad estandarizada porque alguien decidió que nos haría bien, que todos tenemos que igualar nuestra dieta para estar sanos. Ese es un asunto individual, así que si alguien decide vivir a base de donas y café, es su decisión y nadie tiene el derecho de forzarlo a comer otra cosa.

¿Qué sabemos sobre vivir en sociedad? Entre muchas otras cosas, que gracias a la cooperación social y al intercambio producimos y obtenemos productos y servicios con los que cubrimos necesidades de alimentación, vestido, transporte. Sabemos que necesitamos cultivar para tener vegetales y frutas, que necesitamos fabricar ropa, vehículos, construir casas, etc. Sabemos que la riqueza no es algo que existe en la naturaleza, es algo que debe ser creado. Sabemos que si gastamos más de lo que tenemos o podemos producir, nos enfrentaremos al problema de no tener con qué cubrir nuestras necesidades. Sabemos que el trabajo debe ser constante, porque necesitamos cubrir nuestras necesidades constantemente. No hay en la tierra algo como un paraíso de recursos ilimitados en el que podamos vivir sin hacer nada, aunque abandonáramos la agricultura, la tecnología y las ciudades, y volviéramos a ser cazadores y recolectores, si siguiéramos con vida tendríamos que hacer cosas para mantenernos con vida día a día. Cada vez que un político promete que todos vamos a vivir bien, que nos dará salud y educación, deberíamos preguntarle qué nos va a pedir a cambio, quién va a tener que trabajar para que eso suceda, quién lo va a pagar.

El capitalismo es el único sistema que se basa en el hecho de que cada quien obtiene lo que merece por su capacidad, no por su necesidad. Es el sistema que se basa en la libertad individual, la propiedad privada, la cooperación y el intercambio. No ofrece que vamos a tener un paraíso en el que nadie tendrá que trabajar nunca más, al contrario, es el sistema en el que tenemos que ser los mejores, esforzarnos más, en el que tenemos que preguntarnos qué hicimos bien hoy para hacerlo mejor mañana, en el que los seres humanos deben ser productivos cada día de sus vidas para vivir mejor. No es una píldora mágica que uno toma una vez y soluciona los problemas, es un sistema de acciones continuas donde no existe límite para la creación, para mejorar nosotros mismos y nuestra sociedad.

Filgua 2013 y la minera


Imagen tomada de: http://on.fb.me/13jgORE

Imagen tomada de: http://on.fb.me/13jgORE

Esta mañana abrió sus puertas la Feria Internacional del Libro en Guatemala (FILGUA), el evento lleva 10 años de realizarse, pero en esta ocasión sus organizadores han tenido que lidiar con la reacción y polémica que causaron dos de sus decisiones. Una de esas decisiones fue aceptar una donación de la empresa minera Montana Exploradora S. A. El debate inició porque a algunos grupos que están en contra de la minería en Guatemala les pareció que esa donación representaba desvirtuar la feria.  Irene Piedra Santa justificó que la gremial que preside aceptara el dinero diciendo que:  “no recibe el apoyo que debería para la realización de esta feria. “En los 10 años de Filgua solo hemos contado con otro patrocinador privado, un particular que brindó Q5 mil”. La actividad recibe un aporte de Q300 mil del Ministerio de Cultura y Deportes, y al momento de la realización de esta entrevista aún no les había sido entregado.”  (lea la nota completa acá)

Al principio pensé que si tanto le molesta esa contribución a los que están contra la minería, ellos deberían reunir los fondos para que la gremial no se vea en la necesidad de aceptar dinero del “enemigo” y luego justificar esa decisión como si fuera algo moralmente reprochable. Ni siquiera se me ocurrió opinar públicamente sobre ese juego de doble moral, hasta que me topé con esta “CARTA: Montana Exploradora y FILGUA-Reflexiones sobre Neoliberalismo” (disponible acá)

Los autores de la carta reconocen el importante papel de la feria en la vida cultural guatemalteca, reconocen que los escritores y las editoriales necesitan de ese espacio para vender sus libros y que son necesarios los espacios de discusión, conversatorios y conferencias. Yo estoy de acuerdo con que es necesario que tengamos más y más espacios de discusión porque tenemos que cambiar muchas de las cosas que están mal en nuestro país y no vamos a empezar a hacerlo hasta que nos demos cuenta de que necesitamos un cambio y eso se logra intercambiando ideas.

Muchas de las personas que están en contra de las minas, ahora están en contra de FILGUA y piden que no se apoye un evento financiado con ese dinero, dice la carta: “Lo que si causa indignación y perplejidad es que se haya permitido a la empresa minera Montana S.A., incursionar en un ambiente cultural, cuya característica es estar libre de presiones de empresas extractivistas cuya labor daña irreversiblemente el hábitat natural de los Pueblos y son señaladas de causar graves violaciones a los derechos humanos, individuales y colectivos de las poblaciones.” Unas líneas más adelante añaden: “Siendo Guatemala un país habitado mayoritariamente por población indígena y el pueblo mestizo pobre, también queremos recordar que las comunidades se han expresado contrarias a la explotación minería con la realización de más de ochenta consultas comunitarias de “buena fe” ya que el operar de la minería choca violentamente con el modelo de vida de las poblaciones rurales y su relación cosmogónica con la naturaleza, el territorio y el paisaje, que representa su estrecha vinculación con la Madre Tierra.”  Me permití resaltar esas líneas porque me perece que el problema, más allá del origen de los fondos es lo que ambas instituciones representan. La idea tras las minas es que cambian territorios, ese cambio en el modelo de vida de los pobladores de las aldeas cercanas a la mina no es enfrentarse a parajes áridos, es tener carreteras, escuelas, centros de salud y una fuente de trabajo para vivir mejor. FILGUA representa un espacio para cambiar ideas y es mejor que el gobierno no colabore con ellos para que tampoco interfiera en las discusiones que se lleven a cabo ahí. Así que es muy conveniente desprestigiar a cualquier institución que signifique cambio, que signifique que podemos hacer un mejor trabajo que el que hemos hecho hasta hoy con nuestro mundo.

¿Vamos a seguir pensando que es fascinante que la gente de los pueblos del interior de la república sigan viviendo en condiciones como las de la época anterior revolución industrial? ¿Vamos a seguir consintiendo que nos digan que un paisaje intacto vale más que la vida de esas personas? ¿Vamos a seguir acusando a los que generan empleo y producen riqueza? ¿Vamos a seguir pensando que su dinero es malo y hace indigna a la feria del libro?