Una píldora mágica para bajar de peso


Imagen tomada de: http://bit.ly/145hNII

Imagen tomada de: http://bit.ly/145hNII

Hay noticias de las que uno se entera aunque viva debajo de una piedra y haga todo el esfuerzo del mundo para no enterarse, así, esta semana me enteré de que Christina Aguilera perdió 40 libras después de hacer dieta y apareció en un evento luciendo un vestido rosado y una nueva figura. Eso me llevó a pensar en esos productos de los que uno se entera, de los que ha oído o visto publicidad por todos lados, como las píldoras para bajar de peso. Esas pastillas que le prometen a uno que después del simple acto de tomarlas con un poco de agua, perderá esas horribles libras de más y vivirá una mejor vida, sin esfuerzo, sin dietas, sin ejercicio. Luego me llevó a pensar en las promesas de políticos de las que uno se entera, que le ofrecen que erradicarán el hambre del mundo, que conseguirán la paz, la prosperidad para todos, que erradicarán la violencia y la pobreza del mundo.

Si lo vemos fríamente, Christina va a engordar otra vez si no se cuida de ahora en adelante; las píldoras mágicas para bajar de peso no funcionan a largo plazo porque la gente no cambia sus hábitos y cree que puede seguir comiendo más de lo que su cuerpo necesita sin sufrir las consecuencias; y los políticos están falseando la realidad y haciendo promesas que no pueden cumplir porque para tener riqueza hay que crearla primero.

¿Qué sabemos sobre alimentarnos? Que los alimentos tienen una serie de elementos que necesitamos para vivir, como proteínas, carbohidratos, calorías, vitaminas, minerales, fibra, grasa. También sabemos que diferentes personas necesitan diferentes cantidades de cada componente, un bebé necesitará más calcio y un atleta necesitará más proteína, por ejemplo. También sabemos que si consumimos más grasas y calorías de las que vamos a usar, nuestro organismo acumulará energía que no necesitamos y engordaremos. Sabemos que cada persona es responsable de alimentarse sanamente y hacer ejercicio para estar mejor físicamente. No es algo que se logre con una pastilla, es una actividad que necesita racionalidad, constancia, disciplina. Sabemos, además, que no podemos generalizar y decir que todos tenemos que comer carne, azúcar o vegetales en una cantidad estandarizada porque alguien decidió que nos haría bien, que todos tenemos que igualar nuestra dieta para estar sanos. Ese es un asunto individual, así que si alguien decide vivir a base de donas y café, es su decisión y nadie tiene el derecho de forzarlo a comer otra cosa.

¿Qué sabemos sobre vivir en sociedad? Entre muchas otras cosas, que gracias a la cooperación social y al intercambio producimos y obtenemos productos y servicios con los que cubrimos necesidades de alimentación, vestido, transporte. Sabemos que necesitamos cultivar para tener vegetales y frutas, que necesitamos fabricar ropa, vehículos, construir casas, etc. Sabemos que la riqueza no es algo que existe en la naturaleza, es algo que debe ser creado. Sabemos que si gastamos más de lo que tenemos o podemos producir, nos enfrentaremos al problema de no tener con qué cubrir nuestras necesidades. Sabemos que el trabajo debe ser constante, porque necesitamos cubrir nuestras necesidades constantemente. No hay en la tierra algo como un paraíso de recursos ilimitados en el que podamos vivir sin hacer nada, aunque abandonáramos la agricultura, la tecnología y las ciudades, y volviéramos a ser cazadores y recolectores, si siguiéramos con vida tendríamos que hacer cosas para mantenernos con vida día a día. Cada vez que un político promete que todos vamos a vivir bien, que nos dará salud y educación, deberíamos preguntarle qué nos va a pedir a cambio, quién va a tener que trabajar para que eso suceda, quién lo va a pagar.

El capitalismo es el único sistema que se basa en el hecho de que cada quien obtiene lo que merece por su capacidad, no por su necesidad. Es el sistema que se basa en la libertad individual, la propiedad privada, la cooperación y el intercambio. No ofrece que vamos a tener un paraíso en el que nadie tendrá que trabajar nunca más, al contrario, es el sistema en el que tenemos que ser los mejores, esforzarnos más, en el que tenemos que preguntarnos qué hicimos bien hoy para hacerlo mejor mañana, en el que los seres humanos deben ser productivos cada día de sus vidas para vivir mejor. No es una píldora mágica que uno toma una vez y soluciona los problemas, es un sistema de acciones continuas donde no existe límite para la creación, para mejorar nosotros mismos y nuestra sociedad.

5 comentarios

  1. a mi humilde criterio lo que dice el autor en este articulo es FALSO!!!! como P…el capitalismo es el unico sistema en que “c/u recibe lo que se merece”??? MI HUEVO…entonces la persona que nace en la extrema pobreza…merecio nacer pobre? acaso va a tener la misma oportunidad de “trinfar en la vida” que…digamos, un estudiante de clase media alta de la UFM??? FUCK NO. despues dice: “Es el sistema que se basa en la libertad individual, la propiedad privada, la cooperación y el intercambio” tambien FALSO… en el sistema capitalista no hay una verdadera “libertad”…si no tenes $$$ no sos libre de hacer o consumir lo que querras, ni viajar, ni adquirir bienes materiales ni nada de nada… la propiedad privada es un invento humano que solamente sirve para acumular riqueza y poder… y por lo tanto volvernos cada dia mas avaros, codiciosos y egoistas.

    • Hola Rodrigo, quiero agradecerle que se haya tomado el tiempo de comentar, y me gustaría hacerle un par de preguntas al respecto: ¿usted considera que una persona que nació en determinado estrato social no puede cambiarse de estrato, es decir, si uno nació siendo rico se quedará así sin importar qué haga y si uno nació pobre se quedará así sin importar qué haga? ¿Estamos determinados por nacimiento para vivir de una manera específica? Si la libertad capitalista no es verdadera, no se basa en la libertad individual, la cooperación y el intercambio, ¿qué sistema nos permitiría vivir en paz, intercambiar bienes, ser libres?

      • HOla AdeLou, Agradezco tus preguntas y tu respeto en tu respuesta. Con el mismo respeto te respondo a tus preguntas:
        1. No considero que por nacer en determinado estamento o estrato social no pueda superarse socioeconómicamente, lo que sí creo es que no es justo que un bajo porcentaje de la población guatemalteca tenga gran número de oportunidades para desarrollarse plenamente (indiferentemente si las aprovecha o no) mientras que un gran número de la población vive con $1 al día o menos. Creo firmemente que un gran número de personas en mi país no tienen una vida digna, lo cual indiscutiblemente afecta en su rendimiento intelectual, social y laboral, lo que los hace más propensos a fracasar.
        2. Con respecto a que sistema considero que nos permitiría vivir mejor…le puedo decir que definitivamente el capitalismo no es la respuesta para salir del hoyo en que ya nos metió este sistema egocéntrico y destructivo. Le recomiendo leer acerca de la historia del capitalismo y de los inicios de la era industrial, de JP Morgan, John Rockefeller, Andrew Carnegie, Cornelius Vanderbilt. Indiscutiblemente todos ellos unos grandes empresarios…pero con cero valores morales y sociales., que se enriquecieron a costillas de la miseria de los trabajadores y que, gracias a eso crearon monopolios que hoy en día se han transformado en grandes corporaciones que dictan el rumbo del mercado mundial.
        Considero que un sistema que nos permitiría vivir más dignamente a todos los guatemaltecos es una Social-Democracia o un sistema Social-Republicano…como lo tienen países civilizados como Canadá y algunos países nórdicos. Por supuesto, para que eso pase se necesita un cambio social abrupto y muy probablemente violento…después de todo, no se puede esperar que los dueños de la guayaba suelten el poder así por así sin poner resistencia.

        • Hola Rodrigo. Estamos de acuerdo en el primer punto, no es justo que un gran porcentaje de la población guatemalteca viva en la pobreza. También estamos de acuerdo en que pueden cambiar sus condiciones de vida. No considero que se trate de tener más o menos oportunidades, considero que nuestro problema es que hay grupos que tienen privilegios, que no somos iguales ante la ley y eso hace que estemos como estamos.
          No vivimos en un país capitalista, ni lo hemos hecho nunca, nuestro país no ha estado cerca de ello y eso se debe a que nuestros valores morales plantean que debemos vivir para los demás, que la búsqueda del beneficio propio es mala y que necesitamos un gobierno que nos provea y nos cuide.
          Ya que menciona a los grandes empresarios de Estados Unidos, se ha preguntado ¿por qué son considerados como los grandes villanos de la historia? ¿Cuál es el argumento moral que sirve de base a ese comentario de que se enriquecieron a costillas de la miseria de los trabajadores? La respuesta suele ser que no estaban preocupados por el bien común, sino por enriquecerse y ello debe ser considerado perverso. Es muy fácil sacar la historia de contexto y pensar a partir de nuestra propia experiencia, pensar en nuestro contexto. ¿Cuáles eran las alternativas de los trabajadores de la época? ¿Tenían más opciones o la alternativa era morir de hambre? ¿Eran esclavos o trabajaban por su propia voluntad? Piense en el corredor seco de Guatemala, ¿qué hace el gobierno para ayudar a esa gente? ¿Cuánto tiempo lleva el problema? ¿Qué tenemos que hacer para solucionarlo? Quizás las personas que viven ahí preferirían trabajar para Vanderbildt o Rockefeller en lugar de seguir viendo cómo sus hijos se mueren de hambre. Hablando de lecturas, le recomiendo “The Capitalist Manifesto”, de Andrew Bernstein, ahí encontrará un análisis de la historia de los grandes industriales que menciona y que han sido demonizados por muchos autores.
          Yo no considero que el sistema que nos permitiría vivir mejor sea alguno que lleve el apellido “social” porque eso implica más control de parte del gobierno y menos libertad para los individuos. Estoy segura de que no somos “guardianes de nuestros hermanos”, es decir, que no tenemos obligación moral de mantenerlos, ni de decirles cómo vivir su vida. El cambio social abrupto que necesitamos es una revolución moral, empezar a preguntarnos de dónde vienen las ideas que usamos como banderas y a dónde nos han llevado. Es cierto que tenemos a un montón de mercantilistas y políticos corruptos en el poder, pero si no cambiamos de ideas, no vamos a lograr más que poner a otros corruptos en su lugar. El socialismo es el sistema que premia al inepto y castiga al apto. El capitalismo hace lo contrario y exige que las personas sean más racionales y responsables.

  2. En este vídeo se muestra que adelgazar es, como todo lo demás en la vida, un asunto de decisión y esfuerzo personal.

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: