El comunismo mata


Un tributo al Comunismo (video)

El video que compartimos es elocuente.  El comunismo mata y para muchos esto es difícil de comprender.  Tanto o más peligroso, es que el comunismo no sólo mata a personas físicamente sino que acaba con la característica que nos hace distintos del resto de los animales: la individualidad.

El comunismo parte de la premisa fudamental de eliminar al individuo, entendido como un ser con capacidad de raciocinio e independencia, y someterlo a las decisiones colectivas de una masa igualitaria.

Actualmente, el comunismo ya no se pregona como una meta viable o posible; sino como un aparente ideal que sirve de “guía” o luz para quienes lo pregonan.  Ahora, el comunismo y su premisa fundamental en contra del individualismo suele identificarse con los conceptos de democracia, ecologismo, justicia social y la responsabilidad social empresarial.

El comunismo y sus premisas son aún practicadas  y es necesario que los proponentes del capitalismo laissez faire reconozcamos que el colectivismo aún domina la política mundial.

Los invito a visitar el Museo del Comunismo (en inglés) creado por Bryan Caplan del Departamento de Economía de la Universidad George Mason para que se den cuenta que no sólo en la UFM se habla del comunismo.

Anuncios

Una gráfica de la riqueza mundial


«El hombre que no hace más que labor física consume el valor material equivalente a su propia contribución al proceso de producción y no deja más valor ni para sí mismo ni para otros. Pero el hombre que produce una idea en cualquier campo de empeño racional el hombre que descubre nuevo conocimiento- es el permanente benefactor de la humanidad…». Ayn Rand en la Rebelión de Atlas

La impresionante imagen que compartimos del mundo fue titulada “The Walled World” por Gwynne Dyer del Japan Times.  La misma pretende representar cómo el planeta está siendo fortificado por los países desarrollados (los ricos) para alejarse de los países más pobres del mundo.  Según la gráfica, 14% de la población mundial vive en el mundo desarrollado y tiene el 73% de los ingresos mundiales.  Mientras que los países más pobres tienen el 86% de la población y sólo 27% de los ingresos.

Ahora, la gráfica puede utilizarse para explicar por qué esos países son pobres, cuáles son los países y por qué los países desarrollados se están fortificando para defenderse.  Sin embargo, hacer esto sólo nos permitiría cometer el mismo error que durante siglos se ha venido realizando.  Explicar la pobreza no nos dará nunca herramientas para aprender a acabar con ella.  Es necesario estudiar y conocer por qué esos países ricos (con sólo 14% de la población mundial) han conseguido generar casi 2/3 de la riqueza del mundo.

La riqueza de los países más desarrollados es el resultado de acciones individuales que a lo largo de décadas ha permitido que la productividad de esos países sea mayor.  Áreas del planeta como África y algunos países de América Latina no han siquiera desarrollado industrias que se asemejen al tamaño de las que hubo en Europa al inicio del a Revolución Industrial hace 200 años.

¿Pero a qué nos referimos con acciones individuales?

Todos los actos de un hombre son el resultado de ideas, de la toma de decisiones y la evaluación de costos de oportunidad.  Esas decisiones y costos de oportunidad pueden tomarse en base a la valoración moral que los individuos hagan de la fuente de todos los derechos: la vida humana.  Así, una persona puede decidir que su vida es lo más valioso que tiene o no.  En base a la defensa de este valor cardinal, un hombre puede decidir actuar y tomar decisiones que afectarán su vida y la de sus allegados.  Si una persona considera su vida el valor más grande que tiene, entonces la implementación del derecho a su vida la realizará a través del derecho de propiedad.  De esta manera, una persona considerará su vida y sus derechos de propiedad como valores cardinales para la toma de decisiones en cualquier circunstancia.

La fuente o raíz de la riqueza de los países desarrollados se encuentra en que fueron capaces de crear sistemas de gobierno que reconocieron en derecho de todos los hombres a su vida y a su propiedad.  Fue gracias a esto que la formación de estados que protegían los derechos de sus individuos y  que consideraban la propiedad privada como inalienable, que empezaron a desarrollarse industrias a finales del siglo XVIII.  Al lado de este desarrollo industrial, la oferta de puestos de trabajo aumento y millones de personas que vivían en el campo o se dedicaban a otros oficios empezaron a conseguir empleos en las fábricas.  Impresionante, pero real, en menos de 100 años los países europeos habían conseguido superar por varias veces las condiciones de vida, salarios y acceso a servicios para la mayoría de la población.  Lo anterior, jamás había ocurrido en la historia de la humanidad y desde entonces la riqueza de esos países ha continuado creciendo sin detenerse.

La evidencia del proceso anterior se encuentra en que la riqueza de estos países ha sido mayor en los lugares que ofrecieron certeza jurídica para los inversionistas al asegurarles la protección de sus propiedades, el reconocimiento de los derechos individuales de sus ciudadanos y la creación de legislaciones que no violaran ninguno de los derechos anteriores.  Solamente aquellos países que empezaron a otorgar derechos a usurpadores, que redistribuyeron la riqueza ajena y violaron los derechos de sus ciudadanos dejaron de crecer y sus ciudadanos migraron a pueblos más fértiles.

Democracia; el engaño latinoamericano.


“El pelado podía ser rey mientras era prisionero, y entonces se dejaba reducir a la servidumbre.  Era un soberano cómodo y apoltronado, un ser incapaz de concebir una ruptura ni de nadar contra la corriente, alguien que se inventaba amores ocultos para reemplazar el amor impuesto.”

Este es un abstracto sobre el amor que escribió Jorge Fernández Díaz.  Ese es el amor, el sentimiento pérfido y letal que sentimos todos los seres humanos por el cuerpo fugaz que nos acompaña por las noches, el amor por la familia y finalmente el amor por la patria y la nación.

La democracia latinoamericana es joven, una débil niña que espera crecer y superar las batallas que los humanos hemos impuesto sobre tan formidable idea.  Sin embargo, nunca hemos vivido bajo un estado democrático de organización social y tampoco hemos trabajado para alcanzarlo.  América Latina es desde sus inicios el producto histórico de una sociedad que por motivos socioeconómicos y no raciales ha sido desvirtuado bajo ideas aún muy lejanas de alcanzar.  Sus héroes son los mismos hombres que año con año escupen sobre su nombre democrático y republicano al esparcir la expoliación de los pocos sobre los muchos.

América Latina no se encuentra bajo un sistema característico de las democracias nacientes y jóvenes.  Sino, es el producto de un engaño histórico que hemos adaptado de la literatura occidental con los caprichos románticos que Virginia Wolf encarnó en historias de amor y desamor por el ser humano.

Seis mitos sobre el petróleo


Alex Epstein, experto en el tema, publicó un interesante ensayo en el sitio FoxNews.com en el que explica seis mitos detrás del petróleo y qué ideas están detrás de los mismos.  El artículo se titula “The 6 Myths About Oil” y acá hacemos una traducción libre con un resumen. Se lo recomendamos,

Cada estadounidense consume aprox. 3 galones de petróleo al día. Según los representantes del partido Republicano y Demócrata esta “dependencia” en el petróleo es una “adicción irracional y autodestructiva que debe ser detenida tan pronto como sea posible” y el reciente accidente de British Petroleum en el golfo de México ha servido para encender más estos argumentos.  Sin embargo, al examinar con atención los argumentos de este discurso veremos que están fundados en mitos y es innegable que el petróleo es una fuente de energía vital, viable y deseable para el futuro de la humanidad.

Mitos que Epstein cuestiona:

  • Mito # 1: la dependencia de USA en el petróleo es una adicción irracional y autodestructiva.
  • Mito # 2: existen tecnologías verdes (amigables con el ambiente) que son tan buenas o incluso mejores que el petróleo.
  • Mito # 3: como el petróleo es un bien escaso es inevitable que se acabe.
  • Mito # 4: la mayoría del petróleo que existe está en otros países y pueden “cortarnos” el acceso al petróleo y causar una catástrofe económica.
  • Mito # 5: el dinero del petróleo es utilizado para mantener dictaduras hostiles a USA y Occidente (por ejemplo, en Arabia Saudita, Irán, entre otros) y si usáramos menos petróleo estaríamos asegurando nuestra seguridad is les quitamos el dinero con el que se mantienen.
  • Mito # 6: el quemar petróleo produce CO2 y es un contaminante mortal que debe ser reducido drásticamente.
Las respuestas de Epstein a estos mitos son genialmente escritas en el ensayo publicado en FoxNews y se las compartimos: The 6 Myths About Oil” (en inglés)

The faces of inflation


Today, The Federal Reserve Open Market Committee announced that the key fed funds rate will remain unchanged at 0-0.25 percent and stated that it will continue its plan to stimulate the economy with low interest rates and will continue to buy up to $600 billion in U.S. Treasury bonds through the end of June.

This was the face of a trader works in the S&P 500 options pit at the Chicago Board Options Exchange on April 27, 2011 in Chicago. Speechless I am.  As Joe Keckeissen, our admired professor of Austrian Economy, used to say: “The government must stop creating inflation!

Photo via: Andrew Sullivan. Picture By Brian Kersey/Getty Images.

Las ventas de Atlas Shrugged Part 1


La película Atlas Shrugged: Part 1 impactó a Hollywood con los logros obtenidos en el mercadeo de la película para las primeras dos semanas de presentaciones. Tan sólo en la primera semana de presentaciones se alcanzó un record de ventas de $5,640 por sala de cine en la semana de estreno.

La película fue proyectada esa semana en 299 cines y para la segunda semana las salas de proyección aumentaron a 425 para el fin de semana pasado según comentaron los productores de la película  Harmon Kaslow y John Aglialoro.  Se espera que para finales del mes de abril, las proyecciones alcancen las 1,000 salas de cine.  Aglialoro comento que han recibo en su sitio más de 9 millones de impresiones en línea de su página web con gente buscando los keywords:  Ayn Rand, Atlas Shrugged y la frase ‘Who Is John Galt?’.

Durante el mes de abril, la novela La rebelión de Atlas (Atlas Shrugged, por su nombre en ingles) alcanzó un record de ventas en Amazon llengando a posicionarse en la casilla #4 de los libros más vendidos.  El día de hoy, 27 de abril de 2011, la novela se ubicaban en las siguientes posiciones:

Hoy más que nunca es necesario preguntarnos “¿Quién es John Galt?” y estudiar esta fabulosa novela.  Los dejamos con un video preparado por el grupo FreedomWorks en el que explican cuál es la relevancia de esta novela para el mundo en el que vivimos,

El poder de las ideas


“hay tan sólo un poder que determina el curso de la historia, de la misma manera en que ese poder determina el curso de la vida de los individuos. Ese es el poder facultativo de todos los hombres racionales:el poder de las ideas. “Ayn Rand

Y es que si conocemos las convicciones de un hombre podemos suponer el curso que tomarán sus acciones. Y si podemos conocer la filosofía que sostiene una sociedad, también podemos suponer qué curso y qué resultados se conseguirán.

Los problemas de la actualidad son el producto de las ideas bajo las cuales nuestra sociedad se ha desenvuelto a lo largo de décadas y si en Guatemala el crimen organizado y la expoliación ante la ley son un hecho se debe a que antes lo fueron y nunca se les detuvo. Fueron apoyados por los gobernantes y sus ciudadanos.  Continúan siendo  apoyados por los gobernantes y sus ciudadanos.

Si en Latino América aún persistimos apoyando gobiernos socialdemócratas y populistas es porque en el pasado estos mismos gobiernos tenían una máscara distinta y el populismo militar reinaba. Esa es la razón por la cual no debió ser una sorpresa que ganara el sacerdote politiquero en Paraguay.

Si en Estados Unidos no importa que ganen los demócratas o los republicanos porque las políticas que sostienen son igual de terribles no es una noticia nueva. La razón de esto es que desde hace décadas, incluso desde hace ya más de 130 años cuando la Guerra Civil arrasó el país, los estadounidenses se acostumbraron al gigantezco sistema presidencialista de corte benefactor. Así que las políticas estadounidenses no habrán de cambiar sin importar quién gane.

Pero alto, en ningún momento he dicho que esto vaya a continuar y estamos destinados a seguir viviendo en la miseria. El cambio es posible. Pero antes de que podamos hacer cambios institucionales en nuestros tristes sistemas de gobierno es necesario reformular nuestros fundamentos ideológicos. Una vez hagamos esto seremos capaces de iniciar un camino, el cambio, hacia un sistema de vida en el que la seguridad, la prosperidad y la paz reinen.

Claro, esto no es sencillo.

Es necesario que los empresarios puedan crear más empleos dándoles la libertad de producir bienes de consumo. Claro, también será necesario que nos encarguemos de que la libertad de producir y comerciar no se convierta en libertinaje. También es necesario que la ley respete la igualdad de todos ante ella. Deben desaparecer los favores políticos y la venta de “indulgencias”. Para esto necesitamos reformular el sistema legal que permite a algunos accesar a lo que al resto está prohibido.

Si queremos paz debemos empezar por construirla. La única manera de realizar esto es dejando atrás las ideas que aprendimos de la historia causaron el desastre político y social en que vivimos.

Es necesario algo complejo, complicado y peligroso. El elaborar una nueva Constitución deberá ir de la mano de una revolución de ideas que es posible realizar sin que haya muertos y ríos teñidos de sangre.

Habrá que también exigir un cambio en los ciudadanos y enseñarles que las ideas bajo las cuales nacieron estaban equivocadas. A nadie le gusta escuchar que se equivoco y mucho menos perder sus privilegios.

No es fácil. Pero el cambio lo pueden hacer ustedes aprendiendo de la historia, analizando las ideas y principios bajo los que viven y luego, tan sólo luego, enseñar a aquellos que se encuentran cerca de ustedes.

Solamente así podremos hacer un cambio. No es necesario pensar en nuevas recetas para curar viejas enfermedades sociales.