Lo que existe en el mundo es resultado del trabajo de alguien


Imagen tomada de: http://bit.ly/Yum29T

Imagen tomada de: http://bit.ly/Yum29T

We were excited about getting jobs; we hardly went anywhere without filling out an application. But once we were hired – as furniture sanders – we could not believe this was really what people did all day. Everything we had thought of as The World was actually the result of someone’s job. Each line on the sidewalk, each saltine. Everyone had a rotting carpet and a door to pay for. Aghast, we quit. There had to be a more dignified way to live. We needed time to consider ourselves, to come up with a theory about who we were and set it to music.”  (Something That Needs Nothing, es parte de la colección de cuentos que Miranda July publicó con el título de No one belongs here more than you)

El cuento habla de dos jovencitas que se escapan de sus casas y se van a vivir juntas. Saben que tienen que conseguir dinero, así que deciden buscar trabajo. Una de ellas va por la calle y, de pronto, es sacudida por un pensamiento: todo lo que concebía como El Mundo era, de hecho, el resultado del trabajo de alguien. La historia sigue y la autora relata las formas poco ortodoxas en que las chicas se ganan la vida, su separación, su reencuentro; explora ámbitos de la existencia humana que yo no voy a abordar, porque quiero centrarme en ese instante en que una persona sale a la calle y es consciente de que la ciudad a su alrededor existe porque fue construida por alguien. Olvidarnos del proceso que lleva construir las cosas y dar por sentado su existencia, puede llevarnos a pensar que debemos “redistribuir” la riqueza porque “existe” o que “tenemos” libertad y no es necesario ganarla o defenderla.

Es común que las quejas sobre la pobreza en el mundo estén relacionadas con el capitalismo, mucha gente piensa que hay pobres en el mundo debido a que hay ricos, que el capitalismo produce pobres; es decir, que los “ricos” se quedan con los bienes y despojan a los otros de ellos. Sin embargo, como explica Ayn Rand en El manantial, “Nada nos es dado en la Tierra. Todo lo que necesitamos debe ser producido. Y aquí el ser humano afronta su alternativa básica, la de que puede sobrevivir en sólo una de dos formas: por el trabajo autónomo de su propia mente, o como un parásito alimentado por las mentes de los demás. El creador es original. El parásito es dependiente. El creador enfrenta la naturaleza a solas. El parásito enfrenta la naturaleza a través de un intermediario.” Cuando una sociedad sienta sus bases en la libertad individual, los individuos serán responsables de construir el mundo a su alrededor. Cooperarán entre ellos, dividirán las labores, ofrecerán bienes y servicios a cambio de bienes y servicios. Comprenderán que depende de ellos lograr la vida que desean, no porque su fin sea eliminar la pobreza de todos, sino porque quieren vivir mejor para ellos mismos. Si tenemos una sociedad de individuos que todavía esperan que el señor feudal, el rey o el estado construyan y le provean, si pensamos que existe una cantidad limitada de riqueza en el mundo y que no se puede producir más, si pensamos que podemos vivir mejor a costa del esfuerzo de otros, entonces tendremos un mundo de pobreza y canibalismo, donde el hombre es el enemigo del hombre.

Anuncios

Productores versus Expropiadores


Quienes leyeron la profética novela “La rebelión de Atlas” escrita por Ayn Rand hace más de 50 años seguramente conocen las razones que están detrás de la crisis de deuda en Estados Unidos.  También, quienes leyeron ya la novela, conocen el preocupante desenlace de los eventos y lo que ocurre con Estados Unidos cuando sus líderes y ciudadanos continúan viviendo bajo el mismo código de valores. El preocupante final se centra en el colapso industrial de Estados Unidos y en la lucha entre productores y expropiadores. Luego, el mundo caería como un juego de domino.

¿Qué caracteriza a un productor?

En su novela, Ayn Rand enfatizó el rol que tienen el egoísmo racional y la benevolencia en las actividades que realiza un productor.  Según Rand, el productor búsqueda su felicidades y prosperidad mediante la creación de bienes y servicios que intercambiará en base al consentimiento mutuo (el pilar de los contratos). Ellos, los productores, son quienes ponen el valor agregado en la productividad de sus actividades y quienes se enorgullecen de sus logros.  Los productores quieren y buscan establecer un sistema de gobierno que proteja sus vidas, su libertad y  su propiedad (un gobierno minárquico o mínimos) y exigen que el gobierno se remita a cumplir esas labores sin extender su tamaño o áreas de influencia.

¿Qué caracteriza a un expropiador?

Los adjetivos: empresario corrupto, capitalista rapaz, productor impune y político con privilegios son anti-conceptos que utilizamos erróneamente para definir el caracter moral de un individuo “productor” que realiza actividades inmorales (ie. corruptas, rapaces, impunes, etc.). Por este motivo, Ayn Rand en sus obras de ficción y no ficción, reemplaza todos estos anti-conceptos por el que consideró era el adjetivo más adecuado: expropiador.  Así, un individuo que se llamase a sí mismo “empresario” no podría sostener su argumento cuando alguien demostrase que utilizaba privilegios políticos, engaños inmorales o violaba contratos para conseguir sus metas.  Este individuo era en realidad un expropiador pues su código moral estaba fundamentado en el irrespeto a la propiedad, derechos y vida de otras personas con tal de conseguir sus metas.

Los expropiadores quieren (en mayor o menor medida) que el gobierno proteja sus vidas, su libertad y propiedad a costa de los más ricos (de quienes creen merecen un pago).  Es de su opinión que los productores al tener más riqueza le han quitado a la sociedad más cosas; por este motivo, consideran que es su obligación y deber pagarle a cambio a la sociedad y ser responsables con ella.  Los expropiadores no creen que los seres humanos podemos ser benévolos si así lo deseeamos y por eso, consideran que el altruismo es el único mecanismo que tiene la sociedad para obligar a los productores a ser “morales”.

Para comprender la actual crisis moral, económica y jurídica de los países occidentales es indispensable distinguir entre ambas personalidades y el código de valores detrás de ellos.  Desarrollar habilidades (ser conscientes) de estas diferencias filosóficas no debería de ser tan difícil siempre y cuando estemos dispuestos a ser objetivos y racionales.  Es necesario que todas las personas productivas empecemos exigiendo a cada uno de los políticos electos en puestos de poder que respeten el derecho de los individuos a buscar su felicidad y los frutos de su labor.  Cualquier discurso re-distribuidor que contemple el uso de la propiedad ajena debe ser condenado y considerado inmoral.

La solución no está en ningún sistema de gobierno nuevo; sino en el establecimiento de sistemas basados en n código ético objetivo que nos permita buscar la felicidad.  Solo así podrán los productores en Occidente construir un mejor futuro.

Atlas se está rebelando!

Una gráfica de la riqueza mundial


«El hombre que no hace más que labor física consume el valor material equivalente a su propia contribución al proceso de producción y no deja más valor ni para sí mismo ni para otros. Pero el hombre que produce una idea en cualquier campo de empeño racional el hombre que descubre nuevo conocimiento- es el permanente benefactor de la humanidad…». Ayn Rand en la Rebelión de Atlas

La impresionante imagen que compartimos del mundo fue titulada “The Walled World” por Gwynne Dyer del Japan Times.  La misma pretende representar cómo el planeta está siendo fortificado por los países desarrollados (los ricos) para alejarse de los países más pobres del mundo.  Según la gráfica, 14% de la población mundial vive en el mundo desarrollado y tiene el 73% de los ingresos mundiales.  Mientras que los países más pobres tienen el 86% de la población y sólo 27% de los ingresos.

Ahora, la gráfica puede utilizarse para explicar por qué esos países son pobres, cuáles son los países y por qué los países desarrollados se están fortificando para defenderse.  Sin embargo, hacer esto sólo nos permitiría cometer el mismo error que durante siglos se ha venido realizando.  Explicar la pobreza no nos dará nunca herramientas para aprender a acabar con ella.  Es necesario estudiar y conocer por qué esos países ricos (con sólo 14% de la población mundial) han conseguido generar casi 2/3 de la riqueza del mundo.

La riqueza de los países más desarrollados es el resultado de acciones individuales que a lo largo de décadas ha permitido que la productividad de esos países sea mayor.  Áreas del planeta como África y algunos países de América Latina no han siquiera desarrollado industrias que se asemejen al tamaño de las que hubo en Europa al inicio del a Revolución Industrial hace 200 años.

¿Pero a qué nos referimos con acciones individuales?

Todos los actos de un hombre son el resultado de ideas, de la toma de decisiones y la evaluación de costos de oportunidad.  Esas decisiones y costos de oportunidad pueden tomarse en base a la valoración moral que los individuos hagan de la fuente de todos los derechos: la vida humana.  Así, una persona puede decidir que su vida es lo más valioso que tiene o no.  En base a la defensa de este valor cardinal, un hombre puede decidir actuar y tomar decisiones que afectarán su vida y la de sus allegados.  Si una persona considera su vida el valor más grande que tiene, entonces la implementación del derecho a su vida la realizará a través del derecho de propiedad.  De esta manera, una persona considerará su vida y sus derechos de propiedad como valores cardinales para la toma de decisiones en cualquier circunstancia.

La fuente o raíz de la riqueza de los países desarrollados se encuentra en que fueron capaces de crear sistemas de gobierno que reconocieron en derecho de todos los hombres a su vida y a su propiedad.  Fue gracias a esto que la formación de estados que protegían los derechos de sus individuos y  que consideraban la propiedad privada como inalienable, que empezaron a desarrollarse industrias a finales del siglo XVIII.  Al lado de este desarrollo industrial, la oferta de puestos de trabajo aumento y millones de personas que vivían en el campo o se dedicaban a otros oficios empezaron a conseguir empleos en las fábricas.  Impresionante, pero real, en menos de 100 años los países europeos habían conseguido superar por varias veces las condiciones de vida, salarios y acceso a servicios para la mayoría de la población.  Lo anterior, jamás había ocurrido en la historia de la humanidad y desde entonces la riqueza de esos países ha continuado creciendo sin detenerse.

La evidencia del proceso anterior se encuentra en que la riqueza de estos países ha sido mayor en los lugares que ofrecieron certeza jurídica para los inversionistas al asegurarles la protección de sus propiedades, el reconocimiento de los derechos individuales de sus ciudadanos y la creación de legislaciones que no violaran ninguno de los derechos anteriores.  Solamente aquellos países que empezaron a otorgar derechos a usurpadores, que redistribuyeron la riqueza ajena y violaron los derechos de sus ciudadanos dejaron de crecer y sus ciudadanos migraron a pueblos más fértiles.

Seis mitos sobre el petróleo


Alex Epstein, experto en el tema, publicó un interesante ensayo en el sitio FoxNews.com en el que explica seis mitos detrás del petróleo y qué ideas están detrás de los mismos.  El artículo se titula “The 6 Myths About Oil” y acá hacemos una traducción libre con un resumen. Se lo recomendamos,

Cada estadounidense consume aprox. 3 galones de petróleo al día. Según los representantes del partido Republicano y Demócrata esta “dependencia” en el petróleo es una “adicción irracional y autodestructiva que debe ser detenida tan pronto como sea posible” y el reciente accidente de British Petroleum en el golfo de México ha servido para encender más estos argumentos.  Sin embargo, al examinar con atención los argumentos de este discurso veremos que están fundados en mitos y es innegable que el petróleo es una fuente de energía vital, viable y deseable para el futuro de la humanidad.

Mitos que Epstein cuestiona:

  • Mito # 1: la dependencia de USA en el petróleo es una adicción irracional y autodestructiva.
  • Mito # 2: existen tecnologías verdes (amigables con el ambiente) que son tan buenas o incluso mejores que el petróleo.
  • Mito # 3: como el petróleo es un bien escaso es inevitable que se acabe.
  • Mito # 4: la mayoría del petróleo que existe está en otros países y pueden “cortarnos” el acceso al petróleo y causar una catástrofe económica.
  • Mito # 5: el dinero del petróleo es utilizado para mantener dictaduras hostiles a USA y Occidente (por ejemplo, en Arabia Saudita, Irán, entre otros) y si usáramos menos petróleo estaríamos asegurando nuestra seguridad is les quitamos el dinero con el que se mantienen.
  • Mito # 6: el quemar petróleo produce CO2 y es un contaminante mortal que debe ser reducido drásticamente.
Las respuestas de Epstein a estos mitos son genialmente escritas en el ensayo publicado en FoxNews y se las compartimos: The 6 Myths About Oil” (en inglés)

Video de Yuri Gagarin preparándose para el primer vuelo espacial


Para continuar con nuestra celebración del 50 aniversario de la llegada del hombre al espacio les compartimos este video de Yuri Gagarin preparándose para el primer viaje espacial! Happy Yuri’s Night!

El poder de las ideas


“hay tan sólo un poder que determina el curso de la historia, de la misma manera en que ese poder determina el curso de la vida de los individuos. Ese es el poder facultativo de todos los hombres racionales:el poder de las ideas. “Ayn Rand

Y es que si conocemos las convicciones de un hombre podemos suponer el curso que tomarán sus acciones. Y si podemos conocer la filosofía que sostiene una sociedad, también podemos suponer qué curso y qué resultados se conseguirán.

Los problemas de la actualidad son el producto de las ideas bajo las cuales nuestra sociedad se ha desenvuelto a lo largo de décadas y si en Guatemala el crimen organizado y la expoliación ante la ley son un hecho se debe a que antes lo fueron y nunca se les detuvo. Fueron apoyados por los gobernantes y sus ciudadanos.  Continúan siendo  apoyados por los gobernantes y sus ciudadanos.

Si en Latino América aún persistimos apoyando gobiernos socialdemócratas y populistas es porque en el pasado estos mismos gobiernos tenían una máscara distinta y el populismo militar reinaba. Esa es la razón por la cual no debió ser una sorpresa que ganara el sacerdote politiquero en Paraguay.

Si en Estados Unidos no importa que ganen los demócratas o los republicanos porque las políticas que sostienen son igual de terribles no es una noticia nueva. La razón de esto es que desde hace décadas, incluso desde hace ya más de 130 años cuando la Guerra Civil arrasó el país, los estadounidenses se acostumbraron al gigantezco sistema presidencialista de corte benefactor. Así que las políticas estadounidenses no habrán de cambiar sin importar quién gane.

Pero alto, en ningún momento he dicho que esto vaya a continuar y estamos destinados a seguir viviendo en la miseria. El cambio es posible. Pero antes de que podamos hacer cambios institucionales en nuestros tristes sistemas de gobierno es necesario reformular nuestros fundamentos ideológicos. Una vez hagamos esto seremos capaces de iniciar un camino, el cambio, hacia un sistema de vida en el que la seguridad, la prosperidad y la paz reinen.

Claro, esto no es sencillo.

Es necesario que los empresarios puedan crear más empleos dándoles la libertad de producir bienes de consumo. Claro, también será necesario que nos encarguemos de que la libertad de producir y comerciar no se convierta en libertinaje. También es necesario que la ley respete la igualdad de todos ante ella. Deben desaparecer los favores políticos y la venta de “indulgencias”. Para esto necesitamos reformular el sistema legal que permite a algunos accesar a lo que al resto está prohibido.

Si queremos paz debemos empezar por construirla. La única manera de realizar esto es dejando atrás las ideas que aprendimos de la historia causaron el desastre político y social en que vivimos.

Es necesario algo complejo, complicado y peligroso. El elaborar una nueva Constitución deberá ir de la mano de una revolución de ideas que es posible realizar sin que haya muertos y ríos teñidos de sangre.

Habrá que también exigir un cambio en los ciudadanos y enseñarles que las ideas bajo las cuales nacieron estaban equivocadas. A nadie le gusta escuchar que se equivoco y mucho menos perder sus privilegios.

No es fácil. Pero el cambio lo pueden hacer ustedes aprendiendo de la historia, analizando las ideas y principios bajo los que viven y luego, tan sólo luego, enseñar a aquellos que se encuentran cerca de ustedes.

Solamente así podremos hacer un cambio. No es necesario pensar en nuevas recetas para curar viejas enfermedades sociales.

Primero la crisis económica y luego, ¿hasta cuándo seguiremos en depresión?


Video: The Last Laugh – Crisis Subprime – Subtitulos Castellano

Tan sólo necesité ver este programa para entender las causas y efectos causados por la reciente volatilidad en la bolsa de valores de Estados Unidos.  Sin duda, el sarcasmo, la inteligencia y el humor son la mezcla ideal para “enlight” la mente de cualquier persona.

Me fascinó la explicación de los causantes de tan “preocupante volatilidad del mercado”.  Se las recomiendo mucho.  Sólo esto es necesario para entender el rol que juegan los sentimientos humanos en el mercado.

Tal parece que el causante de esta última crisis (de muchas otras que ha habido) fue de nuevo la falta de ética, irresponsabilidad y abuso de poder en manos de toda una demoledora industria crediticia.  La entrega de cientos de millones de dólares en hipotecas pequeñas se convirtió lentamente en un paquete tan grande como la bolsa de regalos de Santa Claus.  La única diferencia es que esta bolsa se reventó antes de que llegara la navidad.

El resto fue tan sólo la histeria de los especuladores en el mercado que desde hace algunas semanas han jugado a “perder” millones de dólares en un día y “ganar” millones de dólares en otros mercados al día siguiente.

Al final, el más inteligente ahora será aquella persona con suficiente dinero para lanzarse a comprar acciones en el mercado instantes antes de que el valor de las mismas suba como un cohete directo a la luna.  Mientras tanto, los gobiernos han abrazado las políticas keynesianas y se han encargado de comprar “deudas” para “rescatar” las bombas que ellos mismos permitieron al especular con las tasas de interés durante años.

Recuerden que la crisis económica no puede desaparecer, retroceder o eliminarse.  Lo único que puede hacerse es forzar un “alto” al proceso de destrucción creativa del mercado (a través de más irresponsabilidades inflacionarias en la banca central).

La depresión económica es inminente y los efectos aún están por verse en el mundo entero.  Fuimos engañados y siempre lo supimos.  ¿Ingenuos o idiotas?