¿Qué es Laissez Faire?


keep-calm-and-laissez-faire

 

El laissez faire no significa: Dejen que operen las desalmadas fuerzas mecánicas. Significa: Dejen que cada individuo escoja cómo quiere cooperar en la división social del trabajo; dejen que los consumidores determinen cuáles empresarios deberían producir. Planificación significa: dejen que únicamente el gobierno escoja e imponga sus reglas a través del aparato de coerción y compulsión. (Ludwig von Mises, El significado de Laissez faire)

En la entrada anterior que escribí en este blog dije que el capitalismo no es ese gran monstruo que la gente malentiende, en las respuestas que recibí me pidieron que explicara más claramente qué es el capitalismo y qué es lo que la gente malentiende, también me sugirieron algunas lecturas, cosa que agradezco, porque para establecer un diálogo uno debe conocer los conceptos de los que habla y los conceptos que manejan sus interlocutores, para hablar en un mismo idioma.

Considero que uno de los primeros puntos que es necesario aclarar es la naturaleza “Laissez faire” del capitalismo, que es uno de los términos que se prestan a malos entendidos. Se lo asocia inmediatamente con anarquía, que trae a la mente la idea de caos, se lo asocia con actuar fuera de la ley, con abusar de los otros, con actuar de forma arbitraria e irresponsable porque “yo puedo hacer lo que me dé la gana”, pero estas interpretaciones ignoran parte del contexto del término. El tema de Laissez faire está directamente relacionado con cuánto control puede ejercer el gobierno en la economía y el mercado, no quiere decir que las personas tendrán el derecho de no respetar leyes, contratos, de robar o hacer uso de la fuerza en contra de los demás.

Ludwig von Mises (1881-1973) explicó qué significa Laissez faire en su libro Human Action: A Treatise on Economics. Comparto acá una traducción que está disponible en la página del Cato Institute, www.elcato.org

En la Francia del siglo XVIII la expresión laissez faire, laissez passer era la fórmula mediante la cual algunos de los campeones de la causa de la libertad comprimían su programa. Su objetivo era el establecimiento de una sociedad de mercado sin obstáculos. Con el fin de alcanzar dicho fin, ellos abogaban por la abolición de todas las leyes que prevenían que gente más industriosa y más eficiente superara a competidores menos industriosos y menos eficientes, y que restringían la movilidad de artículos y hombres. Esto era lo que la famosa máxima estaba diseñada a expresar.

En nuestra era de anhelo apasionado por un gobierno omnipotente la fórmula de laissez faire ha sido perturbada. La opinión pública actualmente la considera como una manifestación tanto de depravación moral como de ignorancia absoluta.

A como ve las cosas el intervensionista, la alternativa es “fuerzas automáticas” o “planeamiento deliberado”. Resulta obvio, insinúa, que confiar en los procesos automáticos es una total estupidez. Ningún hombre racional puede recomendar seriamente no hacer nada y dejar que las cosas trabajen sin ninguna interferencia por parte de una acción propositiva. Un plan, por el simple hecho de ser una muestra de acción deliberada, es incomparablemente superior a la ausencia de cualquier planificación. Se dice que el laissez faire significa: Dejen que los males perduren, no traten de mejorar la suerte de la humanidad a través de la acción racional.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Quién debe controlar la economía?


El hombre que está parado en la escalera, a punto de bajar a tierra por primera vez en su vida, es un pianista que nació en ese barco. Mira la ciudad y regresa al barco. Mucho tiempo después su amigo le pregunta por qué no bajó  y ésta es su respuesta: “No fue lo que vi lo que me detuvo. Fue lo que no vi. ¿Puedes comprenderlo?, fue lo que no vi. Lo busqué, pero no existía, en toda aquella inmensa ciudad había de todo excepto un final. Lo que no vi es dónde terminaba todo aquello. El final del mundo. Imagínate un piano. Las Teclas inician, las teclas acaban. Tú sabes que hay ochenta y ocho, sobre eso nadie puede engañarte. No son infinitas. Tú eres infinito. Eso me gusta, es fácil vivir con eso. Pero si yo subo a esa escalerilla y frente a mí se extiende un teclado con millones de teclas, millones, trillones de teclas que nunca se terminan, y ese teclado es infinito. En ese teclado no hay música que puedas tocar.“ (adaptado de Novecento, de Alessandro Baricco)

El pianista sabe que puede controlar una cantidad limitada de teclas y con ellas puede crear infinitas combinaciones. De esta forma, las personas cuentan con un número limitado de datos para tomar decisiones y actuar; por extensión, no hay gobierno alguno que pueda conocer todas las variables, todos los datos, todos los contextos, los gobernantes cuentan con una pequeña parte de la información del mercado, por ejemplo. En el momento en que el gobierno interviene en la economía, es como si dejáramos al pianista creer que será capaz de crear una melodía con un piano de teclas infinitas. No importa si el equipo que conforma el gobierno es el mejor o el peor, lo que importa es saber que hay infinidad de posibilidades que no conoce y no puede controlar, hay miles de decisiones que no puede tomar porque no sabe qué es bueno para cada quien y por qué.

En cada proceso de mercado, en el intercambio hay individuos que están directamente relacionados, otros que reciben las externalidades y otros que ni se enteran. Mientras más grande es la transacción es probable que involucre a más individuos. Si dejamos que el gobierno subcidie ciertos negocios, si dejamos que el gobierno otorgue privilegios, si estamos de acuerdo con la idea de que puede controlar el mercado, hacemos que evite el libre desarrollo del mercado. Evitamos que los individuos actuén con libertad y responsabilidad. Cuando las personas hacen negocios pueden ganar o perder, el gobierno no debería “salvar” a unos o “sacrificar” a otros, debería dejar que cada quien asuma sus riesgos, pierda o gane con libertad.

¿Qué es el capitalismo?


Ayn Rand describe una teoría como,

un conjunto de principios abstractos que pretenden ser una descripción correcta de la realidad o un conjunto de parámetros para determinar la acción humana. (1)

Así, la teoría política está conformada por un conjunto de principios abstracos que pretenden describir la realidad y la manera bajo la cual debieran ser o deberían funcionar las estructuras de organización política en la sociedad humana. Hablar de capitalismo bajo una descripción teórica desde un análisis teórico-político reclama que la definición de todas las partes que la integran sea sujeta a la realidad y lo que es.

Por lo tanto, no hay otra definición teórica del capitalismo que la siguiente:

El capitalismo es un sistema social basado en el reconocimiento de los derechos del individuo y en el derecho de los mismos a poseer bienes. Además, es un sistema de gobierno donde toda la propiedad existente tiene propietarios. (2)

En un sistema político como este, los hombres ser relacionan unos con otros a través del intercambio libre y voluntario, en mutuo beneficio y bajo transacciones de suma positiva. En este sistema político, ningún hombre obtiene jamás un bien o propiedad a través del uso de la fuerza física y/o del robo. En un sistema de gobierno como este, la paz es permanente y cualquier intento por alterar el orden será resuelto por el gobierno establecido con el único fin de proteger la propiedad privada y evitar la violación de los derechos individuales por terceros; sean estos connacionales o extranjeros.

Si desean conocer a profundidad los fundamentos filosóficos del capitalismo y entender de qué estoy hablando cuando escribo en este blog lean el libro: Capitalism: The Unknown Ideal escrito por Ayn Rand. Si llegaran a considerar este libro as if reading Greek, entonces revisen el libro Objectivism: The Philosophy of Ayn Rand que preparó el heredero legal de Ayn Rand, el Dr. Leonard Peikoff, (biografía).

(1) Traducción del autor. Rand, Ayn. (1974). Philosophical Detection.

(2) Traducción del autor. Rand, Ayn. (1946) Capitalism: The Unknown Ideal.

Los derechos que reclaman los socialistas


[picapp src=”7/a/5/8/Venezuelans_Take_To_35a0.jpg?adImageId=7021216&imageId=1695814″ width=”380″ height=”232″ /]

  • ¿Qué son los derechos?

Los derechos son principios morales que emanan de la moralidad ie. de lo que es bueno y sirven para limitar la acción humana.  Lo bueno es un término objetivo ie. que está determinado por la naturaleza de la realidad y es coherente con el fin al que aspiran todos los seres humanos: vivir.

Los derechos de los hombres son todos derechos de acción ie. derechos que reconocen la libertad de los humanos para actuar sin interferencia o coacción de nadie más.  Así, los derechos son todos racionales y objetivos; todos son basados en la condición de que aseguran, defienden, promueven y no violan el derecho más importante de todos: el derecho del ser humano a vivir.

Luego de aclarar estos términos.  Es importante ahora analizar qué son los derechos reclamados usualmente por grupos de presión en América Latina.

  • Cuáles no son derechos de los hombres

Estos grupos de presión, reclaman que todos los seres humanos tenemos derecho al trabajo, a la educación, a alimentos, a servicios de salud, a acceso a tierras, entre otros.  Sus líderes dicen que todos los hombres tenemos derechoa esto y que negar el acceso de los más pobres a los mismos es injusto.

Estos grupos y sus líderes están equivocados. ¿Por qué?

Los líderes de estos grupos de presión creen que reclaman derechos para sus afiliados; sin embargo lo que reclaman es el robo de la propiedad y el sacrificio de los derechos de unas personas para el beneficio de grupos de interés. Nadie tiene derecho a tierra, salud o educación; pero sí tiene derecho a trabajar y utilizar todos los medios (legales) para conseguir el acceso a esos servicios.

Estos supuestos derechos lo único que buscan es robar a unos -usualmente ellos dicen que a- los “ricos” a través del sacrificio de su propiedad para ayudar a los pobres.  Sin embargo, no sólo los ricos son los afectados cada vez que se reconoce a estos grupos tener derecho a adquirir cosas y servicios; cada vez que esto ocurre son todos las personas (pobres, de clase media y ricas) quienes pagarán los beneficios obtenidos por un pequeño grupo.

Robar y reclamar derechos a poseer la propiedad de otras personas es algo malo, injusto e ilegal.  Permitir que nuestros impuestos y propiedades sean distribuidas para el beneficio de otros grupos es una amenaza física indirecta ejercida por el gobierno.

  • ¿Y qué pasaría si defendieramos nuestros verdaderos derechos?

Es necesario aprender cuáles son realmente nuestros derechos individuales (derecho a la vida, a la propiedad privada, a la búsqueda de la felicidad, a emitir nuestra opinión, a actuar, a trabajar, entre otros) para poder defenderlos si alguien intenta atacarnos.

Sólo así, los seres humanos podremos vivir en una sociedad de hombres libres en la que gobierne la paz y no haya incentivos para luchar, en la que todos tendremos la posibilidad de trabajar y ahorrar, en la que podremos realizarnos, planear y soñar cómo alcanzar nuestras metas, y en la que tendremos la libertad de colaborar en una sociedad productora y eficiente.

Esto amigos es exactamente lo que ocurriría si vivieramos en una sociedad realmente capitalista en la que se respetan nuestro derecho a buscar la felicidad.