Toyota responde a subsidios en Estados Unidos


Charles G. Koch, uno de los empresarios más importantes de Estados Unidos, comentó en un artículo para el WSJ que el motivo por el que su empresa de refinería de combustibles había ingresado a la industria del etanol se debía a los mandatos del gobierno y no al mejor interés de su empresa y el de su los consumidores.  El Sr. Koch insistió que en esa industria, la interferencia del gobierno en el mercado a través de mandatos, legislación, subsidios y  aranceles proteccionistas eran los culpables del incremento del precio de los productos y el encarecimiento de bienes y servicios que fomentaban la pobreza.

El día de hoy fue publicada una nota comentando el Plan de Visión Global 2020 de Toyota, el mayor productos de autos del mundo, para implementar estrategias que permitan un desarrollo sostenible del negocio y es sobresaliente mencionar que este plan busca conseguir un incremento de más del 75% a la cantidad de automóbiles híbridos que ofrecerían en el mercado estadounidense (actualmente más del 80% del negocio es de autos Toyota).

Algunos analistas consideraron que esta era una iniciativa de la empresa para responder a la demanda pero han ignorado que esta demanda ha sido manipulada por el gobierno en detrimiento de los intereses de los más pobres.  El desarrollo de tecnologías más ecológicas ha sido subsidiada en gran parte por los gobiernos en detrimento de avances tecnológicos que reduzcan los costos de producción de automóbiles estándar (de gasolina). El anuncio de Toyota responde a multimillonarios subsidios dados a la industria de combustibles en USA (más de 7,000 millones de dólares anuales) y una vez más, vemos cómo empresarios exitosos han sido forzados a ingresar a negocios que si no fuese por subsidios gubernamentales serían mucho menos competitivos.

Esta es parte de la publicidad de Toyota con el carro híbrido Prius,

 

Transmetro, 4 años después


El 03 de febrero de 2007 fue inaugurado un nuevo servicio del sistema de transporte público de la ciudad Guatemala que bajo el nombre de Transmetro habría de resolver los problemas de transporte de millones de personas de escasos recursos.

Cuatro años después las críticas en contra del sistema se han hecho evidentes en los grupos de usuarios y los afectados por externalidades negativas que se han acumulado sin parar. Los conductores de automóviles se vieron afectados con la reducción de los carriles disponibles, los propietarios de viviendas en las avenidas de construcción del transmetro perdieron las aceras y los contribuyentes guatemaltecos hemos pagado más de Q200 millones en déficit del servicio público desde su inauguración.  Actualmente, el único ramal que funciona al 100% costó Q222 millones para ser construido (desde el Centra sur -Cenma- hasta la Municipalidad, un recorrido de poco más de 12 kilómetros) y en ningún lugar aparecen los gastos exactos (elPeriódico informó que Q1.2 millones fueron utilizados para la remodelación de cada cuadra) en que ha incurrido la Comuna del Palacio de La Loba para construir la vía de Transmetro a lo largo de la 6ta. Avenida de la Zona 1 (Paseo de la Sexta).

Para ‘consuelo’ de tontos, no sólo los guatemaltecos tenemos problemas. Este año cumplió también cuatro años de vida el Transantiago que con una extensa red de buses y metro subterráneo ha mantenido en crisis la locomoción de la ciudad.

Entrevista de la BBC sobre los resultados fallidos del TranSantiago

El Transmetro de Guatemala y el Transantiago son dos casos fallidos de ‘innovaciones’ en el transporte público que deberían bastar para detener el avance de estos proyectos. En Guatemala, se acumulan mensualmente Q5 millones en déficit en el mantenimiento del sistema de Transmetro. Sin embargo, al igual que en Santiago de Chile el llamado colectivista a ahorcar a unos ciudadanos por el bienestar de otros parece tener aún el apoyo popular.

PS: denle una mirada a Gridlock, filmado por el Drew Carey Project, con un interesante ejemplo de soluciones privadas de transporte vehicular en las afueras de Los Angeles. Sin duda, el éxito de los negocios se mide por los principios en que se fundamentan las decisiones de sus emprendedores. Este es un caso exitoso, no por ser privado, sino porque no contempla la redistribución de la riqueza; sino el libre intercambio de servicios en un juego de suma positiva.