Las ciudades del Futuro y el futuro del planeta Tierra


Esta semana tuvo lugar la convención internacional Free Cities en Roatán, Honduras.  La Convención contó con la participación de académicos y empresarios que buscan conocer cuáles son las mejores ideas (el sistema social ideal) y los medios idóneos (innovaciones tecnológicas) para fundar ciudades en las que se mejoren las condiciones de vida de todos los habitantes.

Al respecto muchos han hecho ya propuestas de diseño y construcción para crear ciudades sostenibles, ecológicas y sofisticadas que permitan elevar las condiciones de vida de todos sus habitantes y esto me recuerda a un concurso realizado por
The History Channel en el que arquitectos y diseñadores debieron crear la ciudad del futuro.  El objetivo del concurso fue diseñar una imagen de lo que podrían llegar a convertirse las ciudades de Los Angeles, Nueva York y Chicago en los próximos 100 ó 200 años.

Sin embargo, muy pocos son quienes se han atrevido a proponer cuál es el sistema social idóneo que debería regir en estas ciudades.  Por eso, nuestro trabajo ha sido continuar divulgando las ideas del capitalismo como el único sistema social que permitiría el establecimiento de una sociedad de hombres libres y responsables. Enhorabuena por estas propuestas de “un mundo mejor”.

VIDEO: The City of the Future Winners and proposals at the History Channel Contest.

Es importante hacer notar que el concurso buscaba que los participantes se fijaran no sólo en el presente sino en la historia de las ciudades, sus habitantes, su cultura y oportunidades de desarrollo.

La propuesta de los participantes ganadores fue la que demostró de manera más eficiente cómo podían los seres humanos adaptarse a los inminentes y constantes cambios climáticos, geográficos e hidrográficos que ocurren en nuestro planeta.

¿Acaso no es esta una mejor propuesta que intentar detener el mundo?

VIDEO: Los Angeles 2106

Anuncios

Transmetro, 4 años después


El 03 de febrero de 2007 fue inaugurado un nuevo servicio del sistema de transporte público de la ciudad Guatemala que bajo el nombre de Transmetro habría de resolver los problemas de transporte de millones de personas de escasos recursos.

Cuatro años después las críticas en contra del sistema se han hecho evidentes en los grupos de usuarios y los afectados por externalidades negativas que se han acumulado sin parar. Los conductores de automóviles se vieron afectados con la reducción de los carriles disponibles, los propietarios de viviendas en las avenidas de construcción del transmetro perdieron las aceras y los contribuyentes guatemaltecos hemos pagado más de Q200 millones en déficit del servicio público desde su inauguración.  Actualmente, el único ramal que funciona al 100% costó Q222 millones para ser construido (desde el Centra sur -Cenma- hasta la Municipalidad, un recorrido de poco más de 12 kilómetros) y en ningún lugar aparecen los gastos exactos (elPeriódico informó que Q1.2 millones fueron utilizados para la remodelación de cada cuadra) en que ha incurrido la Comuna del Palacio de La Loba para construir la vía de Transmetro a lo largo de la 6ta. Avenida de la Zona 1 (Paseo de la Sexta).

Para ‘consuelo’ de tontos, no sólo los guatemaltecos tenemos problemas. Este año cumplió también cuatro años de vida el Transantiago que con una extensa red de buses y metro subterráneo ha mantenido en crisis la locomoción de la ciudad.

Entrevista de la BBC sobre los resultados fallidos del TranSantiago

El Transmetro de Guatemala y el Transantiago son dos casos fallidos de ‘innovaciones’ en el transporte público que deberían bastar para detener el avance de estos proyectos. En Guatemala, se acumulan mensualmente Q5 millones en déficit en el mantenimiento del sistema de Transmetro. Sin embargo, al igual que en Santiago de Chile el llamado colectivista a ahorcar a unos ciudadanos por el bienestar de otros parece tener aún el apoyo popular.

PS: denle una mirada a Gridlock, filmado por el Drew Carey Project, con un interesante ejemplo de soluciones privadas de transporte vehicular en las afueras de Los Angeles. Sin duda, el éxito de los negocios se mide por los principios en que se fundamentan las decisiones de sus emprendedores. Este es un caso exitoso, no por ser privado, sino porque no contempla la redistribución de la riqueza; sino el libre intercambio de servicios en un juego de suma positiva.