Dos libros y mi forma de ver el mundo


El primer libro es El fin es mi principio, donde Tiziano Terzani cuenta la historia de su vida a través de una conversación con su hijo Folco. Terzani fue un periodista italiano, de izquierda, “antiamericano”, que se admite parcial en cuanto a ideología, lo cual implica que conscientemente su trabajo siempre tuvo un punto de vista sesgado a favor del socialismo. Fue un hombre de mundo, un periodista que buscó la verdad en las historias y no se conformó con la versión de los hechos que le ofrecían las fuentes oficiales. Si bien a lo largo de su relato hay ideas suyas con las que no coincido, me resultó fascinante por su integridad, por su fascinación con el proyecto social de Mao, incluso por su admiración al Che Guevara.

Tiziano nació en un barrio popular de Florencia y declara que al nacer pobre tuvo que compensar esa pobreza, no económica sino socialmente. Ese es el origen de su compromiso social y su identificación con los oprimidos y la clase de los desheredados. Su época estuvo marcada por la descolonización y las guerras, fue testigo eventos históricos como el fin de las colonias del imperio británico y  la guerra de Vietnam. Después de mucho intentarlo llegó a China y se sintió profundamente impresionado al ver a toda la gente vestida de la misma forma, con las mismas cosas, sin diferencia de rango o clase.

Cuando conocemos de cerca la pobreza y luego pensamos en la gente que despilfarra el dinero, podemos pensar que el mundo debería ser más así, con las mismas cosas para todos, para que nadie tenga hambre y para eliminar ese deseo que nos hace “consumir cual si fuéramos máquinas”.

El segundo libro es 1984, donde George Orwell nos cuenta la historia distópica de un mundo controlado por un hermano mayor, donde la gente es programada para olvidar su historia y para no cometer delitos de pensamiento. Donde el que se atreve a desafiar al gobierno es sometido a un lavado de cerebro a fin de eliminar cualquier rasgo de individualidad, autoestima, amor y autorespeto. En esta sociedad el control ha llegado a niveles de absoluta intromisión, hay pantallas por todos lados y se mantiene latente en cada página que el hermano mayor te está observando. La gente no tiene permitido mostrar emociones, no tiene permitido pensar.

Cuando vamos cediendo nuetras libertades a cambio de la seguridad que nos ofrece el hermano mayor, perdemos más de lo que ganamos. Si en algún momento decidimos que el mejor camino para nuestra sociedad es renunciar a nuestra razón, a nuestra responsabilidad como individuos, no estamos muy lejos de obtener a un dictador que nos controle la vida y no hablo sólo de que nos den dos pantalones iguales a cada uno o que no aspiremos a comprarnos un Mercedes Benz porque eso no es a lo que aspira la mayoría, hablo de que la línea es muy delgada y cuando nos damos cuenta de lo que está pasando ya nos están diciendo qué pensar y qué sentir.

En mi forma de ver el mundo la gran contradicción de Tiziano es más bien un error conceptual. Él cree que lo que conoce como “capitalismo” es la causa de las grandes desigualdades sociales, de la intervensión de los Estados Unidos en las dictaduras latinoamericanas, de la guerra de Vietnam. Creo que, a final de cuentas, es simplemente la etiqueta que eligió para aquellas cosas con las que no estaba de acuerdo. Porque una cosa es el capitalismo y otra es el intervensionismo, el mercantilismo.

En mi forma de ver al mundo la solución para la pobreza no está en crear controles y otorgarle el poder al gobierno para convertirse en ese temido hermano mayor, la solución es crear riqueza, la solución es comprender que tenemos la gran responsabilidad de luchar por nuestra libertad, por nuestra individualidad, por nuestra felicidad, cosa que no lograremos si no conocemos nuestra historia y la historia del mundo, cosa que no lograremos confiando en que alguien más hará el trabajo por nosotros.

Jihad islámico: un mundo sin Israel ni Estados Unidos


Islam: (en árabe الإسلام, al-Islām ▶?/i) es una religión monoteísta abrahámica cuyo dogma se basa en el libro del Corán, el cual establece como premisa fundamental para sus creyentes que «No hay más Dios que Alá[1] y que Mahoma es el mensajero de Alá».

Jihad: (en árabe, ﺟﻬﺎﺩ ŷihād; transcrita jihad en inglés o francés) es un concepto esencial del islamismo que en las lenguas occidentales suele emplearse como correlato islámico del concepto de guerra santa.

La defensa del islam, de los musulmanes o de sus países frente al enemigo externo puede efectivamente adquirir el carácter de lucha militar o guerra santa, y así se halla en el Corán, donde se anima a combatir contra los infieles si el islam resulta atacado:

“Combate en el camino de Dios a quienes te combaten, pero no seas el agresor. Dios no ama a los agresores. Mátalos donde los encuentres, expúlsalos de donde te expulsaron. La persecución de los creyentes es peor que el homicidio: no los combatas junto a la mezquita sagrada hasta que te hayan combatido en ella. Si te combaten, mátalos: ésa es la recompensa de los infieles. Si dejan de atacarte, Dios será indulgente, misericordioso.”

El movimiento Jihad Islámico surgió como una corriente ideológica dentro del Islam Sunita, principalmente en el seno de la Fraternidad Musulmana, en reacción al debilitamiento del fervor militante de esta última. El movimiento aboga la militancia y la violencia como las principales armas en la lucha para establecer una ‘alternativa islámica’. Esta lucha esta dirigida no solo contra no-musulmanes, sino principalmente contra los regímenes árabes que se ‘desviaron’ del Islam y persiguieron la Fraternidad Musulmana. Varias agrupaciones que pertenecen al Jihad Islámico han aparecido en casi todos los Estados árabes y en algunas partes del mundo islámico no-árabe, bajo distintos nombres. Estas agrupaciones fueron influídas por el éxito de la revolución islámica en Irán, y aun mas, por el incremento de la militancia islámica en el Libano y en Egipto.

El Jihad Islámico Palestino

Las facciones palestinas del Jihad Islámico aparecieron en la década del 70 entre los sunitas en el mundo árabe. Estas agrupaciones, derivadas del fundamentalismo de la Fraternidad Musulmana, se caracterizaron por su rechazo a la ‘tregua’ de la fraternidad con la mayoría de los regímenes del mundo árabe. La mayor diferencia entre el Jihad Islámico y la Fraternidad Musulmana es que la primera aboga la violencia como el arma principal para cambiar las sociedades y los regímenes. A diferencia de las facciones del Jihad Islámico en los países árabes, las facciones palestinas consideran a la ‘entidad sionista judia’, encarnada en el Estado de Israel, como el principal enemigo y el primer objetivo a ser destruído. Esto se debe a la situación especial que prevalece en ‘Palestina’, donde los musulmanes son ‘subyugados’ por un gobierno extranjero. Ya que el régimen es extranjero y no-musulmán, la ideología de las facciones palestinas hace un llamado a la lucha armada contra Israel a través de agrupaciones guerrilleras compuestas por la vanguardia revolucionaria, que realiza ataques terroristas con la intención de debilitar a Israel y ‘su deseo de continuar su ocupación’. De esta manera esperan preparar el terreno para el día en que un gran ejército islámico pueda destruir a Israel en una confrontación militar.

Irán Y Hezbollah
Desde que el Ayatollah Joimeni asumió el poder en 1979, Irán ha aspirado a encabezar el campo radical islámico y continúa profundizando sus lazos con estados extremistas y grupos terroristas en todo el Medio Oriente. El ejemplo más reciente es el apoyo de Irán al derrocamiento de Hosni Mubarak en Egipto.  Al mismo tiempo, Irán se ha embarcado en una campaña de relaciones públicas con la intención de convencer a Occidente, así como a los países vecinos del Golfo Pérsico, de sus intenciones benignas y su capacidad para integrarse plenamente en la comunidad de las naciones. El único campo en el que Irán no ha tratado de disfrazar su fervor ideológico es en lo que respecta a su implacable odio hacia Israel. Irán sigue manteniendo la posición de que Israel no tiene derecho a existir y desea su destrucción. Las siguientes declaraciones, provenientes de los niveles mas altos de autoridad en Teheran, constituyen evidencias de la obsesion ideológica de Irán con la existencia misma de Israel:

  1. “El gobierno y el pueblo de Irán tienen la opinión de que la entidad israelí es falsa y artificial. De hecho no hay una nación llamada “Israel”…. Los sionistas reunieron a unas cuantas personas de todo el mundo y, basándose en el racismo, crearon el régimen sionista en virtud de la conquista de Palestina”. (Presidente Ali Khameini, ante altos oficiales de las FF.AA. de Iran, 8 de febrero de 1996 – Radio Teheran).
  2. “El poder del Islam finalmente llevará a su fin al usurpador y desenraizado régimen sionista, que ha forzado su presencia en tierra palestina y que debe ser destruído”. (presidente Ali Khamenei el 20 de febrero de 1996 – Agencia de Noticias Iraní – IRANA).
  3. “Cuando otros hablan de la liberación de Palestina se refieren a los territorios “anexados” de 1967, nosotros nos referimos a toda la tierra palestina… Irán es el único país que se opone a la existencia básica de Israel”. (Ministro de RR.EE. Velliati, 6 de febrero de 1996 – entrevista en “Salaam”).
  4. “Pronto se experimentará el dulce sabor de un mundo sin sionistas ni matones”, e instó a la comunidad internacional a que no intervenga en la situación en Túnez y Egipto (Presidente Ahmadineyad, discurso en la plaza Azadi de Teherán 11 de febrero de 2011)

No resulta sorprendente, pues, que una de las principales metas políticas de Irán es el descarrilamiento del proceso de paz del Medio Oriente. Un mundo árabe, en su mayoría musulmán, que esté en paz con Israel contradice un pilar esencial de la ideología iraní. Con este fin, Irán ha fomentado el terrorismo, tanto en la Margen Occidental y Gaza como en la frontera norte de Israel, en un intento de destruir el proceso de paz.

La Democracia amenaza la Libertad en Egipto


¿Cómo puede ser la Democracia una amenaza para la libertad en Egipto?

La Democracia es un sistema político de opresión que ha sido durante siglos defendido por masas ignorantes y políticos corruptos.  Un ejemplo fue el de la Democracia Ateniense que asesinó a Sócrates por el crimen de enseñar a los jóvenes atenienses a hacerse preguntas y pensar.  Una mayoría democrática en Alemania llevó al poder a un dictador racista que prometió a su pueblo recuperar la “gloria de Alemania” y acabar con las razas inferiores.  Una mayoría democrática en Afganistán asesinó al converso cristiano Abdul Rahman por “atreverse” a rechazar el Islam.  Una mayoría democrática en Iraq ratificó la Constitución que institucionalizó el Islam como el estándar de justicia.

Las democracias no son buenas, estos sistemas democráticos también son capaces de votar a favor de la opresión y de establecer limitaciones a la libertad de expresión.  Las democracias son sistemas de gobierno que facilitan el acceso de poder para corruptos que establecen sistemas mercantilistas de gobierno y que esclavizan a las clases minoritarias y pobres.  La historia ha demostrado que la Democracia ha sido la causa del fin de la Libertad.

¿Cuál es el mejor sistema de gobierno?

El sistema de gobierno que realmente asegura la libertad de sus ciudadanos es uno que proteja y respete sus derechos individuales.  Hasta ahora, la Constitución de Estados Unidos es el paso más cercano que la Humanidad ha tenido a un sistema semejante y es por ese motivo que a lo largo de 200 años se ha mantenido como el país con mayores progresos económicos y sociales.  Estados Unidos fue fundado no como una Democracia sino como un gobierno regido por una Constitución Republicana que estableció un gobierno representantivo que escribiría las leyes respetando la vida, libertad y propiedad de sus ciudadanos y no el capricho público.

Los recientes eventos políticos en Egipto son una llamada de atención para el mundo.  De nuevo, el cortoplacista e ignorante apoyo dado por muchos académicos y políticos a la Democracia en Egipto establecerá un gobierno teocrático inconsistente con los derechos individuales que probablemente evolucionará en una teocracia totalitaria.  El pueblo de Egipto necesita establecer un gobierno republicano y Constitucional en el que gobierne el Estado de Derecho y se respeten los derechos individuales.  De no ocurrir esto último, es seguro que muchos más morirán a pesar de que Hosni Mubarak desaparezca de la presidencia de ese país.

Egipto: del fervor democrático al totalitarismo teocrático


“Quiero expresar mi compromiso de seguir adelante y proteger la Constitución y al pueblo y de transferir el poder a quien sea elegido en septiembre próximo en las elecciones libres y transparentes…” Palabras del dictador Hosni Mubarak en la noche del 10 de febrero de 2011.

Sin duda, la Constitución egipcia no es perfecta; muchas fallas en su estructura permitieron que Hosni Mubarack se apoderara del control del gobierno egipcio y estableciera una dictadura que lentamente suprimió las libertades de sus ciudadanos hasta que muchos fueron encadenados en el miedo y el letargo.

En las últimas semanas un movimiento popular surgió en Túnez y en pocos días se esparció con manifestaciones populares en distintos países del Medio Oriente.  El país más afectado por estos movimientos populares fue Egipto y hasta ahora miles de manifestantes se han presentado a la plaza Tahrir en El Cairo.  Ahora, los ciudadanos egipcios reclaman el retorno a la democracia y el temor de muchos académicos y politólogos se hace cada vez más evidente.

Un grupo de presión llamado “Hermanos Musulmanes” ha tenido un creciente liderazgo en la presión ejercida por los movimientos de protesta egipcios.  Este grupo, es el mismo que perpetró ataques terrorista contra distintos países en Medio Oriente desde su creación en 1928, organizó la masacre de Hama en 1982 y es el núcleo del que se formó el sanguinario grupo islamista Hamás.

El movimiento toma de nuevo importancia en estas manifestaciones y la probabilidad de que una tiranía democrática-islamista emerja de las protestas es una amenaza para la estabilidad de Medio Oriente, para el mantenimiento de la paz en la región y el mundo y para la salvaguarda de la vida de millones de personas.  El poder de los Hermanos Musulmanes ha aumentado y sus maniobras para asumir el liderazgo de las protestas han sido muy exitosos.  Lamentablemente, de nuevo en Occidente estas evidencias han sido ignoradas y seguimos alimentando el poder de un grupo islámico que exige la guerra contra Occidente y todo lo que nuestra civilización representa.  Los Hermanos Musulmanes son nuestros enemigos y su potencial éxito en Egipto es directamente proporcional al aumento de amenazas terroristas contra Europa y América.

Es cierto que no todos los manifestantes en los recientes eventos en Egipto son simpatizantes de los Hermanos Musulmanes.  Sin embargo, en el contexto político y social del Medio Oriente es importante recordar que los llamados “moderados” se pueden dividir en uno de estos grupos:

  1. El término “moderado” en el mundo Árabe-Musulmán significa los grupos que son anti-islamistas, pero no necesariamente pro-occidentales.  Egipto es un país en el que el antisemitismo y “el odio a Occidente” abunda y quienes hemos podido viajar al país podemos explicar cuan vivo es el odio por la etnia judía y los prejuicios existentes contra Occidente.  Una gran cantidad de egipcios cree que los ataques del 11 de septiembre de 2001 fueron necesarios y que “Estados Unidos se lo merecía”.
  2. Los moderados no necesariamente buscan ser un grupo opositor de los Hermanos Musulmanes.  En la cultura política árabe-musulmana, las diferencias son casi homogéneas y las diferencias ideológicas son solamente en cuanto al porcentaje de control que la religión debería tener en el gobierno; cualquier moderado considera que el Islam es importante en su cumplimiento de un rol central en el ejercicio del gobierno y los verdaderos moderados seculares son escazos y su participación está marginalizada.

Así, la posibilidad de que el derrocamiento de Hosni Mubarak signifique el ascenso de un gobierno teocrático totalitario apoyado por las masas es, no sólo probable, sino casi inevitable.  Este ascenso de un gobierno teocrático en Egipto resultará en el recrudecimiento de la guerra contra Israel, el aumento de ataques terroristas contra Occidente y una mayor amenaza económica de aquellos países que controlan los campos de petróleo más importantes del Planeta.

Una vez más, es muy probable que la Democracia demuestre sus debilidades como sistema.  De nuevo, la historia política de la humanidad verá cómo en aras de devolver los derechos individuales a los ciudadanos se establecerán los caprichos de la mayoría y un gobierno religioso surgirá en el control del gobierno egipcio.

“l’etat c’est moi” dice Álvaro Colom, y la ideología de la prensa escrita guatemalteca.


El rol de la prensa escrita en las sociedades libres es el equivalente a un poder político de capacidades gigantescas.  La prensa, valioso tesoro de las sociedades occidentales ha existido por y para informar a los ciudadanos del acontecer nacional e internacional.  Su objetivo, informar de manera imparcial el acontecer noticioso y, expresar a través de sus editoriales y áreas de opinión, la postura informada, educada y racional de las mentes más brillantes de un país.

Sin embargo, en ocasiones este valioso poder de los ciudadanos es capturado por los discursos políticos, ideológicos y totalitarios que caracterizan los discursos parcializados que tienen como fin el engañar y confundir a los lectores.

Es alarmante el poder político y de presión que grupos colectivistas han ido consiguiendo para sí en las últimas décadas en América Latina y Guatemala, es uno de los ejemplos más evidentes y preocupantes de esta situación.  Como observarán en los siguientes vínculos, dos de los medios escritos más importantes de Guatemala (con una circulación diaria de cientos de miles de lectores) exponen de manera clara su postura parcial e injustificada por la teoría del rol que juega el gobierno en una sociedad republicana y democratica.

Ambos medios escritos, como han hecho en muchísimas ocasiones anteriormente, dan por sentado que la figura del Presidente de la República no sólo es el Jefes de Estado elegido por el pueblo sino que es el Propietario, Dueño y/o Usufructuario del erario público del país.  Esta afirmación, sin ningún sustento teórico válido no sólo consigue desinformar a los lectores, sino que a la vez, defiende una ideología política colectivistas, caudillista, totalitaria y determinada a fomentar sistemas de gobierno no intervencionistas y antidemocráticos.

Se recomienda leer los siguientes artículos con cautela para entender lo que los reporteros y periodistas de estos artículos pretendieron lograr al supuestamente “reportar de manera imparcial” un hecho noticioso.

Vínculos:

Las víctimas del comunismo


En octubre del año 1917 la revolución bolchevique inició el largo y tortuoso camino de una de las ideologías más sanguinarias de la historia mundial.  El Comunismo y sus defensores mataron en menos de 100 años más de 100 millones de personas en los 6 continentes del planeta Tierra y el número sigue creciendo.

Este video (en idioma inglés) que narra gráficamente historias de víctimas del comunismo en distintos países del planeta que fueron gobernados por este tiránico sistema esclavista.  El proyecto del video es auspiciado por la Fundación de Víctimas del Comunismo (The Victims of Communist Memorial Foundation) del cual pueden conocer más información siguiendo el link.

Ojalá que nunca olvidemos la historia…