Hoy, día de Martin Luther King Jr.


El día de hoy, 17 de enero, se conmemora el día de Martin Luther King Jr que en un célebre discurso aseguró que aspiraba a un mundo en el que el racismo no existiese:

“Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad. (…)” Martin Luther King (discurso completo)

Luther King fue un célebre pastor estadounidense de la iglesia bautista que jugó un papel de importante liderazgo durante la década de 1960 en la lucha de los Movimientos por los derechos civiles en los Estados Unidos.  Antes de 1960 y no más de 50 años atrás, la segregación racial en ese país impedía a los afroamericanos gozar de los derechos que otorgaba la Constitución estadounidense plenamente. (para conocer más sobre el tema ver Painter, Nell Irvin. The History of White People. W. W. Norton & Company; 1St Edition edition (March 15, 2010).

Sin embargo, 48 años han pasado y aún hay lugares en el mundo en el que la práctica de segregación, discriminación legal, esclavitud y genocidio aún son practicadas.  Para acabar con esto, será necesario que no sólo conozcamos cuáles son los derechos del hombre y exijamos a nuestros representantes que los respeten.  Sino qué, también, comprendamos que el concepto de raza no es aplicabable para describir a grupos poblacionales des seres humanos.  Es necesario que eduquemos a quienes suelen cometer este error y los eduquemos.  Los seres humanos pueden ser agrupados correctamente en etnias en base a sus prácticas culturales, de comportamiento, lingüística o religiosas.

También, es  fundamental que la práctica de los gobiernos para legislar políticas y programas que se sustentan en la discriminación positiva sean eliminadas.  La discriminación positiva (también conocida como acción afirmativa) se fundamenta en el reconocimiento de que “no todos los seres humanos somos iguales en términos de grupo” y por lo tanto deben ser tratados de manera diferente.  Así, ellos apoyan que se realicen programas y legislación que favorezca a ciertos grupos en términos culturales y sociales.  Desafortunadamnete, la discriminación positiva rápidamente se vuelca en contra de sus intereses (y los de todos) y sólo permite la violación de los derechos individuales en favor de un grupo particular de personas.

El mismo año en que Martin Luther King Jr. diese su discurso “Tengo un sueño” la lucha de los movimientos civiles interesaba a muchas personas que creían en la búsqueda de la felicidad y en la educación en una filosofía de vida que permitiese a todos los seres humanos buscar la paz y vivir como hermanos.

Al respecto, en un discurso también en el año 1963, la filósofa objetivista Ayn Rand dijo que,

“El racismo es la forma más baja y groseramente primitiva de colectivismo. Es la idea de atribuir significado moral, social y político al linaje genético de una persona, la noción de que los rasgos intelectuales y caracterológicos de un hombre son producidos y transmitidos por la química interna de su cuerpo.”

No olvidemos el trabajo que estas personas hicieron.  Defendamos nuestros derechos y soñemos también que en un futuro cercano viviremos en un mundo en el que nuestros hijos no serán juzgados por su color de piel sino por sus logros y triunfos.

¡Enhorabuena!

La raza, el racismo y el capitalismo


“El racismo es la forma más baja y groseramente primitiva de colectivismo. Es la idea de atribuir significado moral, social y político al linaje genético de una persona, la noción de que los rasgos intelectuales y caracterológicos de un hombre son producidos y transmitidos por la química interna de su cuerpo.” Ayn Rand en la obra “La virtud del egoísmo”

El término raza surgió en su contexto moderno en el siglo XVII para distinguir entre grupos de seres humanos que se creyó compartían características hereditarias físicas.  Esta segregación se popularizó conforme se expandieron los imperios europeos (británica, española, francesa y danesa) y sirvió inicialmente para distinguir entre los grupos de seres humanos que habían sido esclavizados y el de los esclavistas.  Con el paso del tiempo, el término se amplió para distinguir no sólo entre los grupos de esclavos, sino también para incluir distintos “grados” de “blancura” y civilización superiores.

Ya en el siglo XVIII la práctica de distinguir entre distintas “razas de gente blanca” se había generalizado y surgieron prejuicios contra grupos étnicos que culminaron en el siglo XIX con los trabajos de darwinistas sociales como Herbert Spencer, Thomas Malthus, William Graham Sumner y Francis Galton (Galton fundó la eugenesia), entre otros.  Así, el término raza se empezó a utilizar para no sólo distinguir entre supuestos arbitrarios respecto a características hereditarias de grupos específicos sino también, para distinguir entre características de superioridad genética evolutiva a ciertas razas por encima de otras.

La eugenesia, la filosofía social que planteaba intervenir grupos raciales para mejorar rasgos hereditarios específicos se popularizó y no fue sino hasta en el siglo XX que sus planteamientos se comprobaron erróneos y arbitrarios.  Muchos continuaron defendiendo estas populares ideas y su ominosa culminación se evidenció con el horroroso genocidio de judíos, gitanos y otros grupos segregados en base a prejuicios raciales durante la Segunda Guerra Mundial.

La evidencia científica ha demostrado (ver bibliografía sugerida) que los seres humanos poseemos características hereditarias físicas que nos hacen únicos como individuos (color de pelo, tamaño de órganos, color de piel, sensibilidad a ciertas enfermedades, entre otros) pero que es imposible segregar a la especie en subdivisiones “raciales” que comparten características hereditarias comunes (en biología, los seres humanos somos clasificados como miembros de la especie homo sapiens).

En conclusión, utilizar el término “raza” para referirse a grupos específicos de personas es incorrecto y arbitrario.  Su uso tiene la intención de segregar dentro de nuestra especie en base a evidencia científica que no existe y es por lo tanto inconcebible su uso en ninguna conversación racional y objetiva.  En un sistema social y político racional sería imposible identificar entre distintos grupos raciales pues los mismos no son consecuencias de la herencia biológica que comparten y el término adecuado a utilizar es el de grupos étnicos o etnias.

Las etnias son poblaciones de “miembros que se identifican entre ellos, normalmente con base en una real o presunta genealogía y ascendencia común, o en otros lazos históricos. Las etnias están también normalmente unidas por unas prácticas culturales, de comportamiento, lingüística o religiosas comunes.”[1]

Más información y literatura sugerida:

      Conmemorando la vida de Murray Rothbard


      Hace 15 años, el 07 de enero de 1995, falleció el el economista, historiador y teórico político estadounidense Murray Rothbard.  Rothbard es uno de los más célebres representantes de la Escuela Austríaca de Economía y un importante estudioso que elaboró un sistema político y social al que denominó anarcocapitalismo.

      Su obra es una defensa del individualismo metodológico y una defensa de la libertad en ausencia de coerción estatal centralizada.   Para quienes estén interesados en conocer más sobre su trabajo los invitamos a visitar la biblioteca online (en inglés) disponible de manera gratuita en el Mises Institute (Link a la biblioteca).

      Una fantástica reseña sobre la vida y trabajo de este economista la encontrarán en la revista (Libertad Digital (link).

      Yo defino la sociedad anarquista como una donde no hay posibilidad legal para la agresión coercitiva contra la persona o los bienes de cualquier persona. Los anarquistas se oponen al Estado, ya que tiene su propio ser en tal agresión, es decir, la expropiación de la propiedad privada a través de los impuestos, la exclusión coercitiva de otros proveedores del servicio de defensa de su territorio, y todas las otras depredaciones y coacciones que se basan en estos dos focos de invasión de los derechos individuales. –Murray Rothbard en Sociedad y Estado

      Un día como hoy desapareció la URSS hace 18 años


      Un día como hoy, el 08 de diciembre de 1991, fue el último día de vida de uno de los sistemas de gobierno más sanguinarios de la historia de la humanidad.  La Unión Sovietica se desintegró ese día llevando consigo la vida de millones de seres humanos.

      Mucho se ha escrito y dicho sobre la caída de la URSS.  Algunos incluso sugirieron que la caída de este sistema representó la victoria del capitalismo luego de muchos años de Guerra Fría.

      Sin embargo, el germen socialista sigue vivo en muchos otros países que son gobernados por líderes totalitarios.  Aún ahora, en nombre de las democracias y el poder de las mayorías muchas personas son silenciadas y/o desaparecidas.  El socialismo y sus principios colectivistas, pragmáticos y altruistas siguen vivos en la columna vertebral de partidos ecologistas, social demócratas, demócratacristianos, religiones y organismos no gubernamentales.

      El capitalismo como un sistema social no fue el ganador en 1991.  La caída de la URSS hace 18 años fue sólo el inicio de un período de “desencanto” del que aún no hemos salido.

      Creo que es prudente recordar el libro de Hayek titulado “Camino de servidumbre” para entender la situación en la que nos encontramos actualmente:

      Video: Road to Serfdom (en inglés)

      Cualquier política dirigida directamente a un ideal de justicia distributiva, es decir, a lo que alguien entienda como una distribución “más justa”, tiene necesariamente que conducir a la destrucción del imperio de la ley porque, para poder producir el mismo resultado en personas diferentes, sería necesario tratarlas de forma diferente. Y ¿cómo podría haber entonces leyes generales? Hayek.  Camino a la servidumbre.  Capitulo VI: “La Planificación y el Imperio de la Ley”.

      Alerta: Capitalismo


      Durante las últimas 5 semanas he seguido las noticias (Google Alerts) de la palabra clave: Capitalismo.  Leer todas esas noticias evidenció la manera en que la ideología socialista ha capturado los medios de información en línea escritos en idioma español (deberé hacer lo mismo con alertas en inglés).

      El servicio Google Alerts envía notificaciones por correo electrónico y/o RSS de la publicación de noticias nuevas sobre palabras clave.  Estas alertas son enviadas de acuerdo a la solicitud del usuario cada vez que “ocurren” -son publicadas, y diaria o semanalmente con un resumen de todas las publicaciones realizadas.

      Así, el resultado que he recibido diariamente en mi correo electrónico sobre nuevas publicaciones en Blogs, sitios web de noticias, páginas privadas y otros sitios sobre el término capitalismo en estas 5 semanas es el siguiente:

      • 405 nuevas menciones del término (88% del total) responden a comentarios negativos, en contra, críticas, reclamos y ataques.
      • Sólo 55 menciones (12% del total) son críticas positivas sobre el capitalismo y utilizan el mismo de manera adecuada.
      • De las menciones hechas del término sólo en blogs, 215 eran negativas (89.6%) y 25 eran positivas (10.4%).
      • De las menciones hechas del término sólo en sitios web de noticias, 170 eran negativas (89.5%) y 20 eran positivas (10.5%)
      • De las menciones hechas en otros sitios web, 20 eran negativas (66%) y 10 eran positivas (33%).

      De estas menciones, la gran mayoría de las críticas realizadas en contra del capitalismo se referían a este como,

      • rapaz, neoliberal, inhumano, sistema de opresión, un engaño empresarial, complot millonario, sistema ineficiente, inmoral, imperialista, herramienta gringa, una farsa financiera, instrumento burgués y oligarca.

      Conforme pasaron las semanas, la lectura de esos posts fue cada vez menos estresante y me permitió comprender y notar en qué sí eran consecuentes todas estas noticias y comentarios desfavorables respecto al capitalismo.

      Es evidente que la gran mayoría de los bloggers (un 88% de ellos) que publican comentarios respecto al capitalismo desconocen el significado de este término y sus implicaciones económicas, políticas y sociales.  Y un porcentaje similar de medios noticieros utilizaron el término capitalismo de manera errónea para describir eventos noticiosos.

      Porque la politización del término capitalismo por la ideología socialistas ha tenido un enorme eco durante muchas décadas.  Y desde entonces, la medida y definición del capitalismo empezó a significar todo aquello que no fuera el sistema social colectivista que desarrolló Karl Marx.

      Así, se acusa al capitalismo de los problemas y fallas causados por los infinitos intentos de manipular pilares fundamentales del capitalismo: el libre mercado, la propiedad privada y los derechos individuales, la libertad como no interferencia del gobierno, entre otros; que han sido mezclados con prácticas y pilares del Socialismo (socialización de los medios de producción, control administrativo colectivista, nacionalización, búsqueda del bien común, intervencionismo en la economía, sacrificio de la libertad individual a favor de la colectividad, eliminación de la oposición, entre otros) a cargo de líderes en el gobierno, líderes en movimientos civiles y/o civiles con privilegios que lo único que han buscado es perpetuar su poder, extender sus riquezas y ampliar su campo de acción en la captura del gobierno.

      Lo anterior confirma la cantidad de noticias que pude leer en las últimas semanas.  En la gran mayoría de estas noticias, se exponen opiniones favorables a la dictadura del gobierno castrista en Cuba, a la dictadura populista del bolivariano Hugo Chávez, a los reclamos y discurso indigenista de Evo Morales, a las críticas en contra del capitalismo por defensores del medio ambiente y oponentes de la industrialización, a comprometidos demócratas con El Cambio (Change) del plan de gobierno de Barack Obama y sus reformas en el sistema de salud, a la lucha de clases y a la revolución de los pobres contra los ricos.

      Esto confirma que es urgente la educación de la población sobre la gran historia silenciada del papel que han cumplido los pilares del capitalismo en el desarrollo del mundo y cómo estos han sido manipulados y transformados en herramientas del colectivismo.

      Sin duda, es necesario divulgar, enseñar y estudiar los pilares del capitalismo si es que algún lograremos entender el irreparable daño que la práctica de las ideas socialista ha tenido, tiene y tendrá en nuestra sociedad.  Hacer esto será una lección de la historia para el futuro de la humanidad y espero que aprendamos la lección.