Un día como hoy desapareció la URSS hace 18 años


Un día como hoy, el 08 de diciembre de 1991, fue el último día de vida de uno de los sistemas de gobierno más sanguinarios de la historia de la humanidad.  La Unión Sovietica se desintegró ese día llevando consigo la vida de millones de seres humanos.

Mucho se ha escrito y dicho sobre la caída de la URSS.  Algunos incluso sugirieron que la caída de este sistema representó la victoria del capitalismo luego de muchos años de Guerra Fría.

Sin embargo, el germen socialista sigue vivo en muchos otros países que son gobernados por líderes totalitarios.  Aún ahora, en nombre de las democracias y el poder de las mayorías muchas personas son silenciadas y/o desaparecidas.  El socialismo y sus principios colectivistas, pragmáticos y altruistas siguen vivos en la columna vertebral de partidos ecologistas, social demócratas, demócratacristianos, religiones y organismos no gubernamentales.

El capitalismo como un sistema social no fue el ganador en 1991.  La caída de la URSS hace 18 años fue sólo el inicio de un período de “desencanto” del que aún no hemos salido.

Creo que es prudente recordar el libro de Hayek titulado “Camino de servidumbre” para entender la situación en la que nos encontramos actualmente:

Video: Road to Serfdom (en inglés)

Cualquier política dirigida directamente a un ideal de justicia distributiva, es decir, a lo que alguien entienda como una distribución “más justa”, tiene necesariamente que conducir a la destrucción del imperio de la ley porque, para poder producir el mismo resultado en personas diferentes, sería necesario tratarlas de forma diferente. Y ¿cómo podría haber entonces leyes generales? Hayek.  Camino a la servidumbre.  Capitulo VI: “La Planificación y el Imperio de la Ley”.

El mundo rechaza el capitalismo


En los últimos días la BBC publicó una artículo que criticaba el capitalismo, analizaba brevemente los últimos 20 años del mundo y publicaba una foto de Karl Marx.  El artículo informaba los resultados de una encuesta hecha por GlobeScan que criticaba el capitalismo y, desde entonces, muchos otros sitios han publicado sus comentarios criticando el capitalismo y sus dañinos efectos en el mundo.

En la encuesta (Years after Fall of Berlin Wall, Wide Dissatisfaction with Capitalism) se preguntó a las personas qué opinaban del capitalismo y sus efectos.  Los resultados fueron impresionantes:

  • Sólo 11% de las personas encuestadas en 27 países creían que el capitalismo de libre mercado estaba funcionando bien y que no era necesario incrementar las regulaciones del mismo.
  • Sólo en 2 de los 27 países encuestados (USA -25% y Paquistán -21%)  más de 1 de cada 5 personas creían que el capitalismo funcionaba bien.  Las otras 4 personas creían que el capitalismo no funcionaba o tenían dudas al respecto.
  • La mayoría de las personas encuestadas (51%) creía que los problemas del capitalismo debían ser resueltos con mayores regulaciones  gubernamentales.
  • 23% de las personas encuestadas creía que el capitalismo está faltamente condenado y que un nuevo sistema económico es necesario.  Este porcentaje aumentó en Francia (43%), México (38%) y Brasil (35%).

Sin duda, el descontento de la población mundial es evidente.  Sin embargo, el sistema social y económico capitalista nunca ha sido implementado en el mundo.  Entonces, ¿cómo es posible que tantas personas estén inconformes con algo que no ha sido practicado aún?

El capitalismo no ha sido practicado en ningún momento de la historia de la humanidad.  Luego de la revolución industrial y la liberalización del comercio, un sistema de economía mixta empezó a ser utilizado por los gobiernos mundiales para regular el comercio internacional.  Este sistema, atacado y criticado desde el inicio por los primeros intelectuales socialistas del siglo XIX, recibió el nombre despectivo del capitalismo y con el paso del tiempo se volvió un término lleno de contradicciones hasta que, con el paso del tiempo, se olvidó realmente lo que significaba.

Así, la economía mundial se convirtió en un monstruo de mil cabezas que tenía como raíz de su columna vertebral el control gubernamental de la economía.  Este control de la economía empezó a aumentar a través de regulaciones y planes centralizados de “desarrollo” económico, se estableció una banca central y reservas federales de dinero, desapareció el patrón oro y los gobiernos empezaron a generar inflación y luego, 200 años después, el mundo hacia millonnes de intercambios comerciales cada segundo sin que probablemente nada del dinero utilizado estuviese respaldado por el valor de algo que realmente existiera.

Así, el sistema económico, social y político que criticaban estas personas era el de una economía mixta que es dirigida por las bancas centrales de los gobiernos electos democraticamente.  Sus críticas son ciertas, pero no entienden las causas que las generaron.  El que los ciudadanos del mundo pidan más regulaciones del comercio es realmente espeluznante; tal parece que la caída del socialismo nunca ocurrió.  Lo único que cayó fue el discurso político y económico que durante muchas décadas sirvió para expandir el control del gobierno sobre la economía.