Otro gigantesco hoyo se traga casas en Guatemala. ¿A quién responsabilizamos?


VIDEO CON IMAGENES DEL HOYO EN GUATEMALA

En la ciudad de Guatemala, Guatemala un gigantesco hoyo de más de 60 metros de profundidad y 30 metros de ancho se tragó un edificio de tres pisos en el que funcionaba una empresa de confección de ropa.  El hoy continuará creciendo y los motivos de su formación son ya conocidos pues este es el segundo agujero que se abre en ese barrio de la capital guatemalteca.  El día 22 de febrero de 2007 un enorme hoyo de dimensiones similares a las de la siguiente fotografía se abrió a menos de 1 kilómetro de distancia.  Según demostraron los estudios, el hundimiento es el resultado de fallas en un recolector de aguas servidas que circula a lo largo de una franja recta por el sector.  El sistema de recolección de agua se encuentra en una profundidad aproximada de 50 metros de profundidad y el desgaste del tubo con más de 70 años de existencia fue considerado como el origen del problema.

Guatemala: Agatha provoca un boquete de 60 metros de profundidad   en la capital
Estos gigantescos hoyos son el resultado de décadas de desidia institucional por parte de los alcaldes, ministros de comunicaciones y obras públicas y planes de gobierno presidenciales que en su afán por vender pan y circo han olvidado su mayor responsabilidad: proteger y asegurar la protección de la propiedad privada de sus electores.
Tal y como ocurrió con el primer hundimiento en el año 2007, los habitantes del lugar habían comentado, denunciado y reportado ya la presencia de fuertes ruidos que provenían del fondo de la tierra.  Las autoridades responsables de asegurar el bienestar y seguridad de los mismos ignoraron sus llamados de atención.
Científicos han descartado ya que este hundimiento sea el resultado de agujeros que se abren gradualmente debido a la erosión del subsuelo por causa de la humedad del terreno.  Este tipo de casos es muy común en estados del sur de Estados Unidos debido a la humedad presente.  El tamaño y velocidad con la que este hoyo se formo descarta que sea resultado natural del terreno y que fue el producto de nuevo de un sistema de drenajes ineficiente.

El derrame de petróleo en el Golfo. Costos, obligaciones y responsabilidades.


Una de las condiciones más importantes de la libertad es la no violación de la libertad y derechos de otros.  Así, el que un individuo cause externalidades negativas para otros lleva consigo la responsabilidad de reparar los daños causados a estas personas.  La ley, defensora de los derechos y obligaciones de los ciudadanos, es la guía bajo la cual se decide cuáles serán las reparaciones adecuadas.

El derrame de petróleo el golfo de México y sus consecuencias

La torre de BP Deepwater Horizon

Esta condición de la libertad, ha sido pasada por alta por los medios de comunicación y los grupos de “defensa” del medio ambiente en aras de responsabilizar socialmente a una empresa que ha causado una multimillonaria pérdida para cientos de millones de personas en el golfo de México.  El 20 de abril de 2010 la planta petrolera de exploración “Deepwater Horizon” en el Golfo de México explotó y se hundió dos días después.  11 personas murieron en el accidente y un derrame de petróleo empezó a fluir desde el fondo marino.  El flujo de petróleo continúa fluyendo y los Estados Louisiana, Mississippi, Alabama, Texas y Florida fueron los primeros en ser afectados.  Además, la costa mexicana ha sido seriamente amenazada y el impacto en sus costas ya se evidenció.

El campo de petróleo marino es propiedad de la empresa Transocean Ltd y de la inglesa BP que es la empresa mayoritaria en la propiedad de este campo petrolero.

Desde el 20 de abril, más de 5,000 barriles de petróleo al día (790 m3/d) son derramados y la empresa petrolera ha invertido US$ 7 millones diarios para contener el desastre natural.  Respecto al inicio del derrame, los expertos en el tema han denunciado que el mismo pudo ser prevenido con la instalación de controles remotos de bloqueo utilizados actualmente por la normativa de los países petroleros Brasil y Noruega.  Esta regulación no existe en los Estados Unidos y el mismo no era utilizado.

610xSteven Wereley, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad de Purdue, analizó un video para analizar el flujo de petróleo que continúa fluyendo desde el accidente y su reporte confirmaba que el derrame por día era muchísimo mayor al reporte oficial de 5,000 barrilies diarios.  Wereley estimó que el flujo de petróleo era de alrededor de 56 mil a 84 mil barriles por día (8,900 a 13,400 m3/d).  Este número es equivalente a lo derramado cada 3.5 a 2.4 días en el famoso accidente del petrolero Exxon Valdez.[57] De ser confirmado este número, sin duda será absoluta responsabilidad de las empresas involucradas reparar los daños causados y enfrentar las demandas que ya se han presentado en los estados afectados.  Para conocer datos de los derrames de petróleo más grandes en la historia de la humanidad pueden ver información en este link: Los mayores derrames de petróleo – Wikipedia

Oil Slick in the Gulf of Mexico

Fotografía del derrame de petróleo en el Golfo de México (19 de mayo, 2010)

descargar imágen (1 MB, JPEG)

¿Debe el gobierno estadounidense tomar acción para reparar estos daños?

Como suele ocurrir en los medios de comunicación y de opinión política, luego de que una gran empresa comete un error el pueblo reclama la acción de su gobierno.  Las demandas de reacción por parte de los gobernantes son consideradas obligatorias y la intención final es castigar al malévolo empresario que abusa de su poder para enriquecerse sin responsabilidad sobre sus actos.

Sin duda, y sin que nadie pueda negarlo, es obligación del gobierno de cualquier estado la protección de los derechos de sus ciudadanos y reclamar el respeto de su propiedad privada y de la del Estado.  El gobierno de Estados Unidos y el de México (principales afectados hasta ahora) deben denunciar enérgicamente con el apoyo de sus leyes la reparación y pago de los daños causados por este derrame petrolero.  Sin embargo, no es obligación de los ciudadanos pagar por la reparación de estos daños con la intervención directa del gobierno para detener el derrame.  Solicitar a Obama que sea su gobierno el encargado de detener este derrame y, que el mismo sea pagado con los impuestos de contribuyentes americanos, es una violación a sus derechos de propiedad y un acto de expoliación ante la ley con el fin de favorecer a un grupo privilegiado.

Cualquier intervención del gobierno de Estados Unidos y México debe ser pagada por los responsables del derrame petrolero y debe diluirse este costo de reparación en los bolsillos de ningún ciudadano.

El día de hoy, BP empezó a implementar un nuevo plan de reparación de daños utilizando una mezcla de lodo y cemento para bloquear el flujo de petróleo (estimaron un 70% de éxito de este plan).  Si este procedimiento fallase, será hasta en agosto que podrán finalmente implementar un plan con mayores oportunidades de éxito.  De continuar el flujo durante más tiempo, este accidente será recordado y estudiado por la historia como el peor desastres naturales causado por el ser humano.  BP y las empresas miembros en la propiedad del grupo deberán ser responsabilizados.

Preguntas a resolver:

  1. ¿Cuánto tiempo más esperará el gobierno de Estados Unidos en organizarse con los expertos de BP para tomar acciones de reparación efectivas?
  2. ¿Cuándo confirmarán la cantidad de petróleo que se ha derramado diariamente desde el inicio de este derrame petrolero?
  3. ¿Cómo pagará BP y sus socios por la responsabilidad que tuvieron al no protegerse contra este derrame y por los consiguientes pasos de reparación de daños que fallaron?
  4. ¿Qué acciones tomará BP para detener el derrame si fracasa el proyecto “Top kill” que inició el día de hoy?

Al día de hoy BP ha gastado ya un estimado de US$760 millones (incluyendo el pago de personal, protección de áreas amenazadas, pago de demandas y petróleo que ya ha sido rescatado).  En menos de 12 horas sabremos las noticias sobre los resultados de la operación “Top kill” y estaremos cruzando los dedos para que las noticias sean afirmativas.

Yo no soy responsable


Todos los días las noticias del periódico reportan en nuestros países casos de corrupción, impunidad, crímenes contra la vida y violación de los derechos de los ciudadanos.  La primera reacción de muchas personas es sin duda el dolor y la frustración.  Sin embargo, rapidamente pasamos a un estado más práctico e inocente.  Negar la responsabilidad que como ciudadanos tenemos de actuar para detener este ciclo vicioso de ingobernabilidad.

Fredy Kofman habla al respecto en la conferencia “Vida, libertad y conciencia” con una elocuencia fenomenal.  Su conferencia los hará pensar en el rol que tienen como individuos activos en esta sociedad.  Su invitación es el inicio de un camino difícil y riesgoso: nos invita a aceptar la responsabilidad de los actos que tomamos y también de los que no tomamos.

Ludwig von Mises escribió al respecto al discutir la acción humana en el capítulo 1 de su Tratado de Economía.  Según dijo,

la praxeología (la ciencia de la acción humana) no distinguía entre el hombre -activo- o -enérgico- y el -pasivo- o -indolente-.  El hombre vigoroso que lucha diligentemente por mejorar su situación actúal al igual que el aletargado que, dominado por la indolencia, acepta las cosas tal como vienen.  Pues el no hacer nada y el estar ocioso también constituyen actuaciones que influyen en la realidad.

Tomar responsabilidad por nuestros actos y aprender a vivir sin nunca falsear esta premisa de nuestras acciones es sin duda un camino difícil.  Sin embargo, la felicidad que obtendremos a cambio de vivir de manera consecuente a la independencia que exigimos como seres individuales será mucho más gratificante y beneficiosa.  Y es que, tal y como dice Kofman, no podemos vivir felices creyéndonos ser víctimas de las circunstancias en que vivimos.  El modo de vida de una víctima es el resentimiento y la resignación.  Ni más ni menos.

Los invito a escuchar la conferencia completa de Kofman y, de paso, a leer al menos el capítúlo 1 de la obra de Mises para conocer más sobre el tema.

No a la RSE. Los empresarios trabajan por sus clientes.


“Corporate managers ought to pay attention to their primary purpose of making the company grow, but not so much that they neglect where they operate, the people with whom they deal, and so on.”  Tibor Machan en A primer on business ethics. más sobre el libro

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto popularizado en los últimos años por los gurús del mundo de los negocios, la autoayuda y el trabajo en equipo.  Su intención, estimular y fomentar la educación ética y responsable de los empresarios y emprendedores que participan en sus seminarios y/o leen sobre el tema.

Sin embargo, la RSE es una máscara más para ocultar el popular odio y resentimiento con el cual se pretende culpar y etiquetar a los empresarios e innovadores como los artífices de las más horrendas historias corporativas.

Sobre la actividad emprendedora

Uno de los pilares fundamentales de la actividad emprendedora es la innovación y búsqueda de nuevos y mejores sistemas y/o herramientas para facilitar la vida de los seres humanos.  Aquellos emprendedores que demuestran ser existosos en esta obra suelen ser recompensados con la riqueza y el éxito en los negocios.

Otro de los pilares fundamentales de la actividad emprendedora es también la ética y responsabilidad; intrínsecas en la actividad empresarial.  Pero, ¿por qué son intrínsecas?  Porque el empresario actúa si y sólo sí, reconoce que existe una necesidad humana que él desea suplir.  Sus acciones serán siempre responsables pues intentar suplir alguna necesidad por métodos y sistemas irresponsables y/o faltos de ética eliminaría su condición de empresario innovador.

Sobre la RSE

La RSE tiene como misión la educación en la ética y la responsabilidad a quienes no són éticos y responsables.  ie. a los supuestos empresarios y líderes de la economía.  Más allá, la RSE tiene como misión la responsabilización de las personas exitosas por la miseria y necesidades de quienes no lo son.  Esta responsabilización tiene el nombre de “responsabilidad social”.  Al responsabilizar a algunos por la miseria de otros, se busca incentivar y justificar la redistribución de la riqueza de quienes tienen más para el beneficio de otros.

¿Y esto por qué es inmoral?

La RSE y quienes la promueven consideran que el hombre es en naturaleza malo y necesita ser educado y/o estimulado para realizar actos altruistas para beneficiar a personas más necesitadas.  Estos activistas consideran encontrar en la RSE una justificación para condenar a las industrias y sus líderes por el único crímen de haber creado nuevos servicios y enriquecerse en este proceso.

Aspirar a que todos seamos cada vez más felices y la pobreza sea eliminada parece ser la misión de la RSE.  Sin embargo, sus postulados sólo consiguen fomentar el sacrificio de las personas más exitosas y trabajadoras por el bien de aquellos más pobres.

“the doctrine of Corporate Social Responsibility basically holds that the primary goal of those in business must have to advance the social or common good, never mind their professional obligations to those who have hired them: their clients” Tibor Machan en The morality of business: a profession for human wealthcare. más sobre el libro

¿Qué hacer al respecto?

Entender las razones filosóficas por las que el sacrificio humano en beneficio de otros es malo tomaría mucho tiempo de estudio y análisis.  Así, el mejor lugar para iniciar este cuestionamiento podría ser leyendo los más de 30 libros que Tibor Machan ha escrito.  Y por supuesto, poner atención al discurso utilizado por conferencistas y escritores cuando escriban a favor de estas prácticas empresariales.

A continuación se publican algunos links hacia artículos y comentarios hechos por este profesor de filosofía.

Libros en Amazon de Tibor Machan que vale la pena conseguir:

La tragedia de los comunes en el lago de Atitlán


El lago de Atitlán ha sido uno de los emblemas del patriotismo guatemalteco.  Su belleza y naturaleza incomparables han sido visitadas por cientos de miles de turistas y un pujante comercio turístico se ha desarrollado.  Sin embargo, el lento pero constante crecimiento de una bacteria en el lago terminó conviertiéndolo en un pantano según confirmaron el día de ayer.  Este caso es el claro ejemplo de lo que Garret Hardin estudió en 1968 con el famoso artículo en la revista Science [1] hablando sobre La tragedia de los comunes.

Para ejemplificar la precariedad de la salud del lago, un informe del Ministerio de Ambiente determina que Atitlán tiene dos por ciento de oxígeno, mientras que un pantano tiene uno por ciento. Un lago sano debe tener ocho por ciento.

Margaret Dix, científica de la Universidad del Istmo que ha estudiado la cianobacteria, explicó en el programa que la cianobacteria tiene la capacidad de alimentarse del fósforo ya sea en la superficie o en la profundidad del lago y puede buscar nitrógeno, por lo que la erradicación de esa especie depende de evitar que ambos elementos lleguen al lago y eso se logra dejando de utilizar fertilizantes químicos, detergentes y demás contaminantes. (link a noticia)

¿Y cuál es la tragedia del lago?

La tragedia de los comunes es una explicación concreta de la manera en que la propiedad pública, en este caso el lago, (“sin dueño”) es utilizado para el beneficio de muchas personas (campesinos, pequeños empresarios, hoteleros, barqueros, pescadores, entre otros) sin que haya ninguna persona encargada directamente de velar por su cuidado, mantenimiento, preservación y regeneración.

Sin embargo, en el caso del lago sí había un responsable de este cuidado y ha fallado en cumplir su rol.  El gobierno de Guatemala es el responsable del lago de Guatemala ya que en la Constitución de la República de este país el lago es considerado “dominio público” ie. propiedad del Estado de Guatemala y esta propiedad es, o debería, ser cuidada y preservada por los impuestos que los guatemaltecos pagan.  Lo anterior fue establecido en la Constitución de Guatemala artículos,

Artículo 119.- Obligaciones del Estado. Son obligaciones fundamentales del Estado:  c. Adoptar las medidas que sean necesarias para la conservación, desarrollo y aprovechamiento de los recursos naturales en forma eficiente;

Artículo 121.- Bienes del Estado. Son bienes del estado:
a. Los de dominio público;  b. Las aguas de la zona marítima que ciñe las costas de su territorio, los lagos, ríos navegables y sus riberas, los ríos, vertientes y arroyos que sirven de límite internacional de la República, las caídas y nacimientos de agua de aprovechamiento (…)

Artículo 125.- Explotación de recursos naturales no renovables. Se declara de utilidad y necesidad públicas, la explotación técnica y racional de hidrocarburos, minerales y demás recursos naturales no renovables.
El Estado establecerá y propiciará las condiciones propias para su exploración, explotación y comercialización.

Artículo 127.- Régimen de aguas. Todas las aguas son bienes de dominio público, inalienables e imprescriptibles. Su aprovechamiento, uso y goce, se otorgan en la forma establecida por la ley, de acuerdo con el interés social. Una ley específica regulará esta materia.

Artículo 128.- Aprovechamiento de aguas, lagos y ríos. El aprovechamiento de las aguas de los lagos y de los ríos, para fines agrícolas, agropecuarios, turísticos o de cualquier otra naturaleza, que contribuya al desarrollo de la economía nacional, está al servicios de la comunidad y no de persona particular alguna, pero los usuarios están obligados a reforestar las riberas y los cauces correspondientes, así como a facilitar las vías de acceso.

¿y esto es culpa de los ricos o de los pobres?

Todos los individuos están motivados por el interés personal de cuidar sus propiedades y maximizar de manera racional los usos que del mismo pueden hacer.  Así, los hoteleros que viven del lago han dicho que desde que construyeron sus negocios fue considerada la protección del lago como indispensable y ellos ya cuentan con plantas de tratamiento.  Así que no son todos los “ricos” y empresarios que lucran del lago los culpables de esto.  Quizás si lo sean algunos dueños de chalets que no tienen plantas de tratamiento.

Sin embargo, los pueblos y aldeas pobres que rodean el lago nunca han tenido la capacidad económica de construir plantas de tratamiento, carecen de la educación para saber las consecuencias de los desechos que por décadas han depositado en el lago y, más importante aún, nunca han tenido los incentivos de preocuparse por el “nahual” del lago pues estaban confiados en que “el gobierno u alguien más debía hacerlo por ellos”.

Así, esta tragedia es responsabilidad de los habitantes que viven alrededor del lago y han esperado, sin escuchar eco, que alguien cuidara y limpiara los desechos que producen.  Como corolario, los gobiernos que han estado ocupados en gastarse el dinero en pan y circo también deberían ser responsabilizados.

Pero importa más una solución que la búsqueda de culpables

La propiedad privada de los bienes es uno de los pilares fundamentales del capitalismo y es el único poder jurídico que habría evitado que el lago de Atitlán fuera contaminado por extraños hasta convertirlo en un pantano fétido y descolorido.  Sin duda, la privatización del lago de Atitlán, y los demás lagos de Guatemala, es la única opción para  evitar que esta contaminación se vuelva un caso recurrente.  La otra opción, ie. mantener los lagos como recursos limitados compartidos de “dominio público” funcionará, sí y sólo si, el gobierno de Guatemala incurre en gastos que un país tan pobre como Guatemala no podría nunca costear.

Sin embargo, algunos ya no tardan en sugerir una tercera vía, cobrar impuestos de uso de los lagos.  El cobrar impuestos discriminatorios sobre un grupo específico es un arma muy peligrosa y bastante subjetiva que tiene como único resultado el empobrecimiento generalizado de todos los guatemaltecos.

Si queremos seguir visitando un lago hermoso en el territorio guatemalteco debemos empezar por ser objetivos.  El primer paso es detener por completo la contaminación del lago por todas aquellas personas que no tienen acceso a plantas de tratamiento y exigir la acción inmediata del gobierno de Guatemala con el fin de asegurar la salud de los habitantes que rodean el lago.  Luego, permitir la acción privada de quienes se ven afectados directamente por la contaminación y han visto un descenso de sus ingresos (hoteleros, pesqueros, etc.).  Ya con esto, podemos empezar a pensar en vender derechos de uso y explotación del lago a quienes podrían estar interesados en enriquecerse con su explotación y cuidado.

La privatización es la única solución para cuidar y maximizar el uso de los escasoz recursos naturales del planeta.  Si no se privatizan, lo mejor será acostumbrarnos a escuchar noticias cada 5 ó 10 años de cómo un lago más se transforma en un pantano.

¿Qué haremos al respecto?

La ética y el capitalismo


Quizás no hay mejor manera de iniciar nuestras publicaciones en este blog que comenzar hablando del capitalismo como el único sistema social ético que existe.  Sí, los sistemas sociales pueden ser éticos y cumplir con las condiciones necesarias para que los seres humanos vivan en paz y puedan buscar la felicidad.

Al terminar un diálogo socrático sobre los Condicionamientos Éticos de la Libertad me encontré con muchas preguntas sobre la importancia que tienen las definiciones para el desarrollo de discusiones académicas.

La discusión llevó a que alguien pidiera se le aclarara qué era la ética pues parecia no tener una definición clara del término.  Dado que la ética es uno de los principios filosóficos más importantes para la acción humana en el sistema capitalista daremos ahora una definición del término.

Ética es la rama de la filosofía que se encarga del estudio de los códigos de valores que los individuos utilizan en el momento de tomar decisiones.  Así, la ética estudia la acción humana partiendo de los incentivos que las personas han tenido para actuar.

No es tan difícil definirla, lo que sí es difícil es vivir bajo un código de valores ético.