Productores versus Expropiadores


Quienes leyeron la profética novela “La rebelión de Atlas” escrita por Ayn Rand hace más de 50 años seguramente conocen las razones que están detrás de la crisis de deuda en Estados Unidos.  También, quienes leyeron ya la novela, conocen el preocupante desenlace de los eventos y lo que ocurre con Estados Unidos cuando sus líderes y ciudadanos continúan viviendo bajo el mismo código de valores. El preocupante final se centra en el colapso industrial de Estados Unidos y en la lucha entre productores y expropiadores. Luego, el mundo caería como un juego de domino.

¿Qué caracteriza a un productor?

En su novela, Ayn Rand enfatizó el rol que tienen el egoísmo racional y la benevolencia en las actividades que realiza un productor.  Según Rand, el productor búsqueda su felicidades y prosperidad mediante la creación de bienes y servicios que intercambiará en base al consentimiento mutuo (el pilar de los contratos). Ellos, los productores, son quienes ponen el valor agregado en la productividad de sus actividades y quienes se enorgullecen de sus logros.  Los productores quieren y buscan establecer un sistema de gobierno que proteja sus vidas, su libertad y  su propiedad (un gobierno minárquico o mínimos) y exigen que el gobierno se remita a cumplir esas labores sin extender su tamaño o áreas de influencia.

¿Qué caracteriza a un expropiador?

Los adjetivos: empresario corrupto, capitalista rapaz, productor impune y político con privilegios son anti-conceptos que utilizamos erróneamente para definir el caracter moral de un individuo “productor” que realiza actividades inmorales (ie. corruptas, rapaces, impunes, etc.). Por este motivo, Ayn Rand en sus obras de ficción y no ficción, reemplaza todos estos anti-conceptos por el que consideró era el adjetivo más adecuado: expropiador.  Así, un individuo que se llamase a sí mismo “empresario” no podría sostener su argumento cuando alguien demostrase que utilizaba privilegios políticos, engaños inmorales o violaba contratos para conseguir sus metas.  Este individuo era en realidad un expropiador pues su código moral estaba fundamentado en el irrespeto a la propiedad, derechos y vida de otras personas con tal de conseguir sus metas.

Los expropiadores quieren (en mayor o menor medida) que el gobierno proteja sus vidas, su libertad y propiedad a costa de los más ricos (de quienes creen merecen un pago).  Es de su opinión que los productores al tener más riqueza le han quitado a la sociedad más cosas; por este motivo, consideran que es su obligación y deber pagarle a cambio a la sociedad y ser responsables con ella.  Los expropiadores no creen que los seres humanos podemos ser benévolos si así lo deseeamos y por eso, consideran que el altruismo es el único mecanismo que tiene la sociedad para obligar a los productores a ser “morales”.

Para comprender la actual crisis moral, económica y jurídica de los países occidentales es indispensable distinguir entre ambas personalidades y el código de valores detrás de ellos.  Desarrollar habilidades (ser conscientes) de estas diferencias filosóficas no debería de ser tan difícil siempre y cuando estemos dispuestos a ser objetivos y racionales.  Es necesario que todas las personas productivas empecemos exigiendo a cada uno de los políticos electos en puestos de poder que respeten el derecho de los individuos a buscar su felicidad y los frutos de su labor.  Cualquier discurso re-distribuidor que contemple el uso de la propiedad ajena debe ser condenado y considerado inmoral.

La solución no está en ningún sistema de gobierno nuevo; sino en el establecimiento de sistemas basados en n código ético objetivo que nos permita buscar la felicidad.  Solo así podrán los productores en Occidente construir un mejor futuro.

Atlas se está rebelando!

Democracia; el engaño latinoamericano.


“El pelado podía ser rey mientras era prisionero, y entonces se dejaba reducir a la servidumbre.  Era un soberano cómodo y apoltronado, un ser incapaz de concebir una ruptura ni de nadar contra la corriente, alguien que se inventaba amores ocultos para reemplazar el amor impuesto.”

Este es un abstracto sobre el amor que escribió Jorge Fernández Díaz.  Ese es el amor, el sentimiento pérfido y letal que sentimos todos los seres humanos por el cuerpo fugaz que nos acompaña por las noches, el amor por la familia y finalmente el amor por la patria y la nación.

La democracia latinoamericana es joven, una débil niña que espera crecer y superar las batallas que los humanos hemos impuesto sobre tan formidable idea.  Sin embargo, nunca hemos vivido bajo un estado democrático de organización social y tampoco hemos trabajado para alcanzarlo.  América Latina es desde sus inicios el producto histórico de una sociedad que por motivos socioeconómicos y no raciales ha sido desvirtuado bajo ideas aún muy lejanas de alcanzar.  Sus héroes son los mismos hombres que año con año escupen sobre su nombre democrático y republicano al esparcir la expoliación de los pocos sobre los muchos.

América Latina no se encuentra bajo un sistema característico de las democracias nacientes y jóvenes.  Sino, es el producto de un engaño histórico que hemos adaptado de la literatura occidental con los caprichos románticos que Virginia Wolf encarnó en historias de amor y desamor por el ser humano.

Introducción filosófica al pensamiento de F.A. Hayek – Gabriel Zanotti


Una clara y concisa introducción al pensamiento hayekiano realizada por uno de los personajes más interesantes que he conocido. Un fanático de Star Trek y filósofo de corazón.  En su obra Gabriel Zanotti nos explica los pilares de la larga lista de estudios que hizo Friedrich A. Hayek. (ficha bibliográfica)

Sus estudios se centran en la teoría del orden espontáneo y su orígenes en el derecho natural; en el rol que juegan el cosmos y taxis en la vida del hombre en sociedad y en los nefastos resultados que la victoria de la legislación sobre la ley han tenido.

En esta obra encontrarán un explicación muy clara sobre los orígenes tomistas y neokantianos que rodean a la Escuela Austriaca. Así como, podrán notar la influencia de la escuela escocesa y su impacto en la teoría del conocimiento disperso.  Zanotti, también evalúa la razón apriorística de los estudios de la acción humana y la condición del fundamento hermenéutico de los estudios hayekianos.

Interesante para nuestra época es el capítulo que explica con elocuencia y brevedad la predicción de la Escuela Austríaca del fracaso de la democracia y el ascenso de las masas al poder.  Y también sus efectos en la forma en que la libertad es cohartada en aras de la antinatural justicia social y el subsidio gubernamental de actividades benefactoras.

Finalmente, lo obra explora la existencia de condiciones culturales compatibles y originarias en el derecho natural que hacen de la Economía Austriaca un complejo sistema compatible con cualquier sociedad humana del planeta.

Un libro muy rico y necesario para conocer la situación actual de Latinoamerica desde la perspectiva tomista de un filósofo amante de la libertad.

Quienes rompen la ley y se entronizan en el poder


La ley, ¡pervertida! La ley y tras ella todas las fuerzas colectivas de la nación, ha sido no solamente apartada de su finalidad, sino que aplicada para contrariar su objetivo lógico. ¡La ley, convertida en instrumento de todos los apetitos inmoderados, en lugar de servir como freno! Frédéric Bastiat

La historia latinoamericana está plagada de políticos que “rompieron” con la ley y se establecieron en el poder acumulando privilegios.  El político, con la única intención de conseguir votos, ofrece privilegios y redistribuir la riqueza.  Luego, ya entronizados en el poder buscar mantenerse en él por más tiempo del que su elección les permite.  Una tercera vía, la de los políticos corruptos sale del gobierno y se esconde detrás de las cortinas de la política ya enriquecidos y millonarios con empresas que se sostienen de prestar servicios al gobierno.

Pero, ¿en qué ha fallado la democracia?

La primera falla se encuentra en que nuestros sistemas de gobierno han sido incapaces de establecer los frenos necesarios a los distintos poderes del gobierno.  De ahí que muchos políticos, presidentes y congresistas se hagan de inmensas cuotas de poder (tal y como hicieron los reyes).  La otra falla se encuentra en que los pocos frenos existentes han sido violados por leyes manipuladas a conveniencia de los gobernantes.  La ley máxima de un país, la Constitución, debió ser escrita para defender los derechos de los individuos y proteger a los ciudadanos de hombres que buscan otorgar privilegios para algunos pocos “elegidos”.

Una de las mejores obras para explicar lo anterior fue escrita por Frédéric Bastiat y hoy los invitamos a leerla completa: Sigue leyendo

La Democracia amenaza la Libertad en Egipto


¿Cómo puede ser la Democracia una amenaza para la libertad en Egipto?

La Democracia es un sistema político de opresión que ha sido durante siglos defendido por masas ignorantes y políticos corruptos.  Un ejemplo fue el de la Democracia Ateniense que asesinó a Sócrates por el crimen de enseñar a los jóvenes atenienses a hacerse preguntas y pensar.  Una mayoría democrática en Alemania llevó al poder a un dictador racista que prometió a su pueblo recuperar la “gloria de Alemania” y acabar con las razas inferiores.  Una mayoría democrática en Afganistán asesinó al converso cristiano Abdul Rahman por “atreverse” a rechazar el Islam.  Una mayoría democrática en Iraq ratificó la Constitución que institucionalizó el Islam como el estándar de justicia.

Las democracias no son buenas, estos sistemas democráticos también son capaces de votar a favor de la opresión y de establecer limitaciones a la libertad de expresión.  Las democracias son sistemas de gobierno que facilitan el acceso de poder para corruptos que establecen sistemas mercantilistas de gobierno y que esclavizan a las clases minoritarias y pobres.  La historia ha demostrado que la Democracia ha sido la causa del fin de la Libertad.

¿Cuál es el mejor sistema de gobierno?

El sistema de gobierno que realmente asegura la libertad de sus ciudadanos es uno que proteja y respete sus derechos individuales.  Hasta ahora, la Constitución de Estados Unidos es el paso más cercano que la Humanidad ha tenido a un sistema semejante y es por ese motivo que a lo largo de 200 años se ha mantenido como el país con mayores progresos económicos y sociales.  Estados Unidos fue fundado no como una Democracia sino como un gobierno regido por una Constitución Republicana que estableció un gobierno representantivo que escribiría las leyes respetando la vida, libertad y propiedad de sus ciudadanos y no el capricho público.

Los recientes eventos políticos en Egipto son una llamada de atención para el mundo.  De nuevo, el cortoplacista e ignorante apoyo dado por muchos académicos y políticos a la Democracia en Egipto establecerá un gobierno teocrático inconsistente con los derechos individuales que probablemente evolucionará en una teocracia totalitaria.  El pueblo de Egipto necesita establecer un gobierno republicano y Constitucional en el que gobierne el Estado de Derecho y se respeten los derechos individuales.  De no ocurrir esto último, es seguro que muchos más morirán a pesar de que Hosni Mubarak desaparezca de la presidencia de ese país.

Egipto: del fervor democrático al totalitarismo teocrático


“Quiero expresar mi compromiso de seguir adelante y proteger la Constitución y al pueblo y de transferir el poder a quien sea elegido en septiembre próximo en las elecciones libres y transparentes…” Palabras del dictador Hosni Mubarak en la noche del 10 de febrero de 2011.

Sin duda, la Constitución egipcia no es perfecta; muchas fallas en su estructura permitieron que Hosni Mubarack se apoderara del control del gobierno egipcio y estableciera una dictadura que lentamente suprimió las libertades de sus ciudadanos hasta que muchos fueron encadenados en el miedo y el letargo.

En las últimas semanas un movimiento popular surgió en Túnez y en pocos días se esparció con manifestaciones populares en distintos países del Medio Oriente.  El país más afectado por estos movimientos populares fue Egipto y hasta ahora miles de manifestantes se han presentado a la plaza Tahrir en El Cairo.  Ahora, los ciudadanos egipcios reclaman el retorno a la democracia y el temor de muchos académicos y politólogos se hace cada vez más evidente.

Un grupo de presión llamado “Hermanos Musulmanes” ha tenido un creciente liderazgo en la presión ejercida por los movimientos de protesta egipcios.  Este grupo, es el mismo que perpetró ataques terrorista contra distintos países en Medio Oriente desde su creación en 1928, organizó la masacre de Hama en 1982 y es el núcleo del que se formó el sanguinario grupo islamista Hamás.

El movimiento toma de nuevo importancia en estas manifestaciones y la probabilidad de que una tiranía democrática-islamista emerja de las protestas es una amenaza para la estabilidad de Medio Oriente, para el mantenimiento de la paz en la región y el mundo y para la salvaguarda de la vida de millones de personas.  El poder de los Hermanos Musulmanes ha aumentado y sus maniobras para asumir el liderazgo de las protestas han sido muy exitosos.  Lamentablemente, de nuevo en Occidente estas evidencias han sido ignoradas y seguimos alimentando el poder de un grupo islámico que exige la guerra contra Occidente y todo lo que nuestra civilización representa.  Los Hermanos Musulmanes son nuestros enemigos y su potencial éxito en Egipto es directamente proporcional al aumento de amenazas terroristas contra Europa y América.

Es cierto que no todos los manifestantes en los recientes eventos en Egipto son simpatizantes de los Hermanos Musulmanes.  Sin embargo, en el contexto político y social del Medio Oriente es importante recordar que los llamados “moderados” se pueden dividir en uno de estos grupos:

  1. El término “moderado” en el mundo Árabe-Musulmán significa los grupos que son anti-islamistas, pero no necesariamente pro-occidentales.  Egipto es un país en el que el antisemitismo y “el odio a Occidente” abunda y quienes hemos podido viajar al país podemos explicar cuan vivo es el odio por la etnia judía y los prejuicios existentes contra Occidente.  Una gran cantidad de egipcios cree que los ataques del 11 de septiembre de 2001 fueron necesarios y que “Estados Unidos se lo merecía”.
  2. Los moderados no necesariamente buscan ser un grupo opositor de los Hermanos Musulmanes.  En la cultura política árabe-musulmana, las diferencias son casi homogéneas y las diferencias ideológicas son solamente en cuanto al porcentaje de control que la religión debería tener en el gobierno; cualquier moderado considera que el Islam es importante en su cumplimiento de un rol central en el ejercicio del gobierno y los verdaderos moderados seculares son escazos y su participación está marginalizada.

Así, la posibilidad de que el derrocamiento de Hosni Mubarak signifique el ascenso de un gobierno teocrático totalitario apoyado por las masas es, no sólo probable, sino casi inevitable.  Este ascenso de un gobierno teocrático en Egipto resultará en el recrudecimiento de la guerra contra Israel, el aumento de ataques terroristas contra Occidente y una mayor amenaza económica de aquellos países que controlan los campos de petróleo más importantes del Planeta.

Una vez más, es muy probable que la Democracia demuestre sus debilidades como sistema.  De nuevo, la historia política de la humanidad verá cómo en aras de devolver los derechos individuales a los ciudadanos se establecerán los caprichos de la mayoría y un gobierno religioso surgirá en el control del gobierno egipcio.