Tienes que pensar


Imagen tomada de: http://bit.ly/YQSMtN

Imagen tomada de: http://bit.ly/YQSMtN

Ayer tuve una reunión con estudiantes de bachillerato en la que discutimos el ensayo de Ayn Rand, “Filosofía, ¿quién la necesita?” (disponible acá). En ese texto Rand explica la importancia de la filosofía en la vida de todas las personas, plantea cómo usamos frases de distintos filósofos sin detenernos a cuestionarlas y por qué debemos estar conscientes de la metafísica, epistemología y ética para vivir, para establecer nuestro código moral y defendernos de los enemigos que quieran convencernos de que una filosofía basada en el altruismo es buena y la única forma moral de vivir. Una de las cosas que aprecio de ese ensayo es la forma tan clara en la que Rand plantea lo bueno y lo malo, cómo explica lo blanco y lo negro sin detenerse en los grises y la forma en que no tiene reparos para defender lo que considera verdadero. Me encantan estos diálogos con estudiantes porque siempre hay alguno que cuestiona lo que leyó, que no se conforma con explicaciones y quiere entender el porqué de las ideas, conocer más acerca de ellas.

Después de la reunión se acercó a mí una de las estudiantes y me preguntó por qué la autora hacía tanto énfasis en persuadirnos a pensar, por qué estaba tan segura de conocer la verdad, por qué era tan radical. Le dije que era cierto que la autora era radical y que sí, quería persuadirnos a pensar y a que fuéramos conscientes de que la realidad es real, que somos parte de ella y tenemos que actuar en consecuencia. Ella me dijo que pensar era muy importante y que se nos está olvidando cómo hacerlo, pero que a ella no le gustaba que la obligaran a estar de acuerdo con las ideas. Le dije que Rand no quiere forzarte a estar de acuerdo con ella porque entiende que:

«Interponer la amenaza de destrucción física entre un hombre y su percepción de la realidad es negar y paralizar sus medios de supervivencia; forzarlo a actuar contra su propio juicio, es como forzarlo a actuar contra su propio sentido de la visión. Quienquiera que, por cualquier causa o finalidad, inicie el uso de la fuerza, es un asesino que actúa bajo una premisa de muerte más amplia que el asesinato: la premisa de destruir la capacidad humana para la vida. Sigue leyendo

La actividad creativa y las instituciones educativas


foto via: Francisco Diez en Flickr.com

La creatividad, como el arte, es uno de los oficios menos valorados en las sociedades en desarrollo. La raiz de esta desvalorización se gesta en el hogar y el incentivo de los padres para “motivar” a sus hijos a seguir un oficio técnico pseudo-productivo es digno de una película de miedo.

Hay interminables testimonios de “artistas frustrados” que se vieron “obligados” a ir al colegio y aburrirse como ostras aprendiendo cosas que nunca les serían útiles (¡ellos eran artistas!) y también los hay de artistas que se graduaron de la universidad con oficios de saco y corbata que eran bien estimados por los cánones sociales.

La creatividad y la libertad en que esta se cimienta, fue castrada para muchísimas personas que en la juventud escucharon un absoluto NO a sus deseos de escribir, inventar, producir e imaginar.

Algunos casos, aún excepcionales, ejemplifican la manera exitosa en que el desarrollo creativo de los jóvenes fuera de las practicas actuales de educación sirve para perfeccionar las habilidades individuales.

Porque la educación occidental es uno de los ejemplos de la colectivización de la sociedad. Esta práctica es reciente y corresponde a la influencia colectivista que fue promovida a finales del siglo XIX por industriales que buscaban enseñar a las masas en los oficios técnicos que requería la industria. Pero el tiempo y el contexto económico han cambiado y el continuar obligando a que todos aprendan las mismas ideas y principios en el colegio es sin duda una afrenta a la libertad creativa de los jóvenes.

¿Qué opciones nos quedan?

  • Incentivar y promover que nuestros hijos desarrollen sus habilidades.
  • Implementar estrategias educativas liberales (donde sea posible).
  • Educar a los hijos sobre los errores del sistema educativo y de la estructura siervo-alumno vs tirano-catedrático.
  • Promover y exigir cambios en el sistema educativo que nuestros hijos reciben.
  • Leer y educarnos en la importancia de la creatividad y la libertad individual para el desarrollo de seres humanos felices y exitosos.

Sólo así los jóvenes podrán ser emprendedores que perfeccionarán sus habilidades. Sólo con libertad de elegir podrán los jóvenes ser hombres felices y exitosos. Esta decisión está en las manos de los padres y es su obligación como tutores permitírles emprenderla.

Porque, la inteligencia es dinámica y nuestra única esperanza es recuperar las estrategias educativas que permitían a nuestros hijos ser libres de decidir. La capacidad mental de los niños está siendo ahora sacrificada en aras de títulos profesionales y responsabilidades colectivas que desde el seno del hogar son promovidas.

“The power to rearrange the combinations of natural elements is the only creative power man possesses. It is an enormous and glorious power—and it is the only meaning of the concept “creative.” “Creation” does not (and metaphysically cannot) mean the power to bring something into existence out of nothing. “Creation” means the power to bring into existence an arrangement (or combination or integration) of natural elements that had not existed before.” Ayn Rand en Philosophy: Who Needs It.