El 2 de febrero de 1905


El 2 de febrero de 1905 nació en San Petesburgo Ayn Rand, una escritora con cuyo trabajo no me llevé bien al principio. La primer novela suya que leí fue La rebelión de Atlas y puedo asegurar que odié muchas de sus ideas, de sus descripciones, de sus personajes. Busqué minuciosamente cada objeción que podía ponerle a la historia y recuerdo todas las que encontré. Ni siquiera recordaba el final del libros después de esa primera lectura. Yo no quería “comprarme” sus ideas y pensé que su novela estaba hecha para eso justamente; yo no quería creer en su palabra, quería discutir, analizar, así que supongo que si nos hubiéramos conocido en persona habríamos discutido por horas y horas.

Mi relación con Rand cambió cuando leí Filosofía: ¿quién la necesita? porque en ese libro descubrí que ella no necesitaba que yo “creyera” en sus ideas, sino que buscara mis propias respuestas. Ella me preguntó: “¿Pero qué logrará usted si, mientras aboga por la honestidad en la ética, les dice a los hombres que no hay cosas tales como la verdad, los hechos o la realidad? ¿Qué pasará si propugna la libertad política sobre la base de lo que usted siente que es bueno, y se enfrenta a un matón ambicioso que declara que él lo siente de manera muy diferente?” (Filosofía: ¿quién la necesita? página 36) Y lo mejor de todo fue que después de darme sus respuestas me dijo: no me crea, vaya y busque sus propias respuestas, lea a todos los filósofos que considere necesarios, cuestiónelos.

Así me di la oportunidad de leer sus libros sin el prejuicio de quien se siente indoctrinado. Así me di la oportunidad de escucharla diciéndome que carecer de propósito es la peor depravación humana; que por mi vida y por amor a ella puedo vivir para mí misma y no exigirle a nadie que viva para mí. Así llegué a estar de acuerdo con ella cuando me dijo que el mundo que sueño es posible y que debo trabajar para conseguirlo. Por estas cosas, a pesar del accidentado inicio de nuestra relación, celebro que hace 107 años naciera en Rusia una valiente mujer que defendió sus ideas hasta el fin de sus días.

Edwin Cannan (1861-1935)


Edwin Cannan (1861-1935)

Seguimos conmemorando el nacimiento de pensadores que cambiaron el curso de la historia.  Ayer, se conmemoró el 105 nacimiento de Ayn Rand; el día de hoy es el turno del economista e historiador británico Edwin Cannan quien nació el 03 de febrero de 1861.

Cannan fue profesor de la prestigiosa universidad London School of Economics de 1895 hasta 1926 y durante su paso por este campus fue un ferviente adversario del socialismo fabiano que defendían muchos de sus colegas.  En esa época, como en muchos otros lugares el mundo, el socialismo fabiano y sus principios eran la norma en los campus universitarios y en muchos grupos intelectuales.  Esta corriente socialista se caracterizó por su pragmatismo y el rechazo de los postulados utópicos a los que aspiraban los socialistas.  Ellos rechazaban el movimiento revolucionario socialista y consideraban que sólo a través de un cambio institucional el socialismo podría triunfar.  Este grupo fabiano es uno de los  precursores de muchas de las ideas de la actual socialdemocracia que gobierna en Europa y América.

No tan conocido en el mundo de habla hispana, el trabajo de Cannan es reconocido principalmente por su opus magna An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations con la que estudió y editó el trabajo realizado por el economista Adam Smith.  Aparte de sus publicaciones en historia económica, Cannan dedicó su vida a estudiar los fundamentos y condiciones necesarias para el desarrollo del comercio y la vida del hombre en sociedad.  Así, muchos de sus trabajos trataron los temas de cooperación, división de  labor, el orden social, la demanda, el capital, el dinero, el salario, la lógical del intercambio comercial y la propiedad privada.

“Government manipulation of foreign trade, whether in order to give employment, to select the best industries for the country, or to tax the foreigner, is not likely to have good results, however excellent the legislature of the country; and we shall feel even less confidence in the probability of good results when we reflect upon the imperfections and fallibility of the actual legislatures of the different countries of the world. We must beware, however, of exaggerating the evil effects which have actually resulted.”  Cannan, Edwin (1914).  Wealth: A Brief Explanation of the Causes of Economic Wealth.

A continuación, les comparto los ebooks gratuitos escritos por Cannan,