En el caos del cambio


He visto morir al hombre elefante muchas veces. Su historia está ambientada en Londres de mediados del siglo XIX y cuenta cómo John Merrick pasa de ser un fenómeno exhibido en un circo de la época a un hombre con dignidad humana. Este cambio en su vida no fue gratuito, él tuvo que comprender cuál era su verdadera naturaleza para después defenderla. El momento en que se revela este conocimiento es cuando, después de años de soportar los más viles maltratos, él se yergue y se proclama humano. Hay una multitud enardecida a punto de lincharlo y él les pide que no lo lastimen, les dice que no es un animal, que es un hombre. A John le tomó años comprender este hecho fundamental para su existencia, ¿cuánto tiempo le ha tomado a la humanidad descubrirlo?

Merrick no sólo representa a un individuo que tiene que lidiar con los demás para establecer que es un individuo digno de respeto a pesar de sus marcadas diferencias físicas. También representa la búsqueda de los hombres en una época de cambios y caos. La revolución industrial no es un simple paso en la evolución humana, es uno de los avances más grandiosos en ésta. Después de siglos y siglos de sobrevivir en sociedades agrícolas que necesitaban de una figura que las protegiera de saqueos e invasiones (a cambio de su lealtad, fuerza laboral y todas sus posesiones, por supuesto) las personas tienen la oportunidad de tener máquinas para hacer más eficiente su trabajo, de construir sus propias empresas y mejorar su vida. Si bien es cierto que no existía una infraestructura que albergara a todos los que se fueron del campo a la ciudad, que no existían instituciones que “protegieran los derechos del trabajador”, que no existía el mundo como lo entendemos hoy, esas personas dedicaron todo su empeño para solventar dichos problemas, porque tenían la oportunidad de sobrevivir y no morir de hambre por la carestía.

Las ideas filosóficas del renacimiento y la ilustración constituyen parte de la base de estos cambios. El ser humano se preguntó qué lo hacía humano y no se conformó con la respuesta que había obtenido durante siglos. El ser humano se preguntó cómo podía mejorar su vida en la tierra y buscó alternativas que le permitieran vivir mejor. El proceso no ha sido sencillo, pero siempre que recordemos que somos seres humanos, dotados de razón y fuerza para mejorar nuestro mundo, encontraremos alternativas para conservar nuestra dignidad humana.

Kelley Video Commentaries on Atlas Movie Scenes!


David Kelley, founder and CEO of The Atlas Society offers video commentaries on scenes from Atlas Shrugged Part 1. Here’s the link for his commentaries and we invite you all to check them,

Dagny Confronts James

In this scene early in the film, Dagny Taggart confronts her brother James about the need to upgrade a rail line. The scene illustrates the difference between objectivity and second-hand thinking.

Rearden and His Dependents

Hank Rearden indulges his ungrateful brother with a contribution and gets a political warning from a friend. These scenes illustrate the meaning of money.


Rearden Metal is Not for Sale

Hank Rearden rejects a government offer to buy the rights to his new metal, a conflict dramatizing the difference between individualism and collectivism.

And while you’re thinking about the Atlas movie, read David Kelley’s thinking on “The Capitalist Ideal: The Moral Vision of Atlas Shrugged.”

And while you’re thinking about Taggart Transcontinental, read Frank Bryan’s review of the book Nothing Like It in the World: The Men Who Built the Transcontinental Railroad, 1863-1869.

And while you’re thinking about a transportation revolution, consider David Mayer’s piece on “Completing the American Revolution.”

MOVIE TEASER: Atlas Shrugged – Chapter 2 – The Chain


Our friend Luis Figueroa just shared with us a wonderful teaser for the Atlas Shrugged Part 1 (based on Ayn Rand’s book Atlas Shrugged) in which Hank Rearden, one of the key characters of the novel, unveils to his family a wonderful invention: the Rearden Metal.

Video: Movie teaser – Hank Rearden comes home

The scene was wonderfully portrayed in the movie (based on Part 1, Chapter II “The Chain” in Atlas Shrugged).  The scene elaborates in one of the novels most important messages: the virtue of selfishness and its relations to love. The virtue of selfishness in practice means to value oneself (and one’s creations) as the most important things on Earth; and to share one’s creations only with those whom we share values and ideals.  The Rearden Metal was the result (the product of selfish work) done by Hank Rearden to pursue his goals and values, and to share his creations with those whom he loved.  As it was shown in the scene, that is something his wife (Lilian Rearden) couldn’t value demostrating that she didn’t love his husband.

¡Enjoy it!