¿Quién es el dueño de algo y qué es el copyright?


 

Video: Creative Commons/un complemento al copyright

Esta es una de las preguntas más importantes que la sociedad del siglo XXI deberá decidir durante los próximos años conforme videos, canciones, libros, frases, compilaciones, ediciones…

En teoría de la persona que las creó, pensó, escribió por primera vez y luego reclamó sus derechos sobre la creación.

Pero, ¿qué es en realidad el derecho a poder regular la libre circulación de la información cuando la razón para la que fueron creadas era para que otros pudieran conocerla?

Acá tenemos dos temas distintos. Uno es el reconocimiento necesario de la creación del hombre y el otro el derecho a poder beneficiarse del éxito (en medidas dinerarias) de la distribución y venta de esa creación.

El autor y creador tiene todo el derecho a recibir los beneficios de su creación y el punto del copyright es regular que ese acceso se respete.

Ahora, algo distinto es decir que la razón por la que fueron creadas las cosas eran para que el mundo entero las conociera cuando el que lo dice es el autor y creador; o cuando lo dice la persona que usurpa el derecho del autor haciéndole un favor de correr la voz sobre su creación cuando el primero nunca se lo pidió.

Al final, las copias y ventas ilegales son ilegales porque nunca recibieron el permiso de distribuirlas con el apoyo del creador.

Esa es la única razón por la cual los derechos de autor deben respetarse. Más importante aún es que se debe siempre reconocer al autor de una creación y a la vez recompensarlo con una parte de las ganancias si es que las hay. Eso es libertad y respeto de la propiedad privada sobre la propiedad intelectual. Esa es la función del copyright.

¿Cómo vender las ideas del liberalismo clásico?


Más sexis que ella

Más atractivos que el

O quizás más sensual que ellos,

¡En fin, no se trata de hacerlas bonitas, flacas y graciosas! La mejor receta para vender cualquier idea es hablar sin contradicción, buscando la verdad y viviendo íntegramente los valores que difundimos.  En serio, no hay mejor forma de enseñar, compartir y demostrar a otros que algo es bueno o malo sino hasta que lo ponemos en práctica y somos un ejemplo vivo de la excelencia.  Por eso, yo digo a todas voces “I am John Galt!”  ¿Qué opinan?

El website más popular y el éxito de las inversiones detrás de Facebook


“Hombres como estos [empresarios] merecen figurar entre los héroes del mundo civilizado. Su paciente confianza en sí mismos, ante las pruebas y dificultades, y su coraje y perseverancia en la persecución de nobles causas y objetivos no son menos heroicos que el valor y la consagración del militar y del marino…”. Samuel Smiles, “Héroes industriales”, en Ayúdate (París: Garnier, 1895).

Facebook se ha convertido en el sitio web más popular de Internet con el 7.1% del tráfico que navega en los Estados Unidos de América y le ganó a Google por tan sólo 0.1%.

¿Qué es lo impresionante de esta noticia?

Pues el valor comercial que tendrá Facebook como una empresa cuando salga pública en la Bolsa en uno o dos años.

Según comentan en el Daily Finance, es muy probable que Facebook tenga una valor de alrededor de US$ 35,000 millones y podría llegar a la gigantezca cifra de US$100,000 millones en el año 2015 (link a noticia).

De ser esto cierto, muy pronto los hombres más ricos del mundo serán Mark Zuckerberg y sus socios en Harvard Eduardo Saverin, Dustin Moskovitz y Chris Hughes.  Este proyecto creció con la inversión de 500,000 dólares que hizo Peter Thiel, uno de los fundadores de PayPal, en el año 2004.  A su inversión, le siguieron las de Accel Partners con US$12,7 millones y la de Greylock Partners con US$27,5 millones.

En agosto de 2008, la revista BusinessWeek reportó que las ventas de la empresa la posicionaban ya con un valor de mercado de alrededor entre US$3,750 millones y US$5,000 millones.

Facebook es el resultado del trabajo de hombres emprendedores.  Sobre este tema, Peter Thiel (Doctor Honoris causa de la UFM) tiene mucho que decir y los invito a escuchar una entrevista grabada en la Universidad Francisco Marroquín en la que comentó sobre el espíritu emprendedor, las razones por las que invirtió en Facebook y sobre las estrategias que lo han hecho un empresario exitoso.  (link a entrevista)

Prices, who “sets” them?


If is often that we hear that a company “set” the price for some products, or that Steve Jobs, “set” the price of the iPad pretty good.  However, we usually forget that it is the job of entreprenuers to pronosticating what they expect would occur in the future in regard of the pricing process they follow.  Their job is to effectively understand their consumers’ (an specif consumer target of men determined by sociological and economical data) message and propose a price that will be of interest to marginal buyers.

However, it is consumers-an infinite list of individuals making valuations- who set the price of all products.  Here’s what Ludwig von Mises has to say in that regard,

“They are determined between extremely narrow margins: the valuations on the one hand of the marginal buyer and those of the marginal offerer who abstains from selling, and the valuations on the other hand of the marginal seller and those of the marginal potential buyer who abstains from buying.”  Ludwig von Mises.  Abstract from the Chapter XVI.  Prices: The Pricing Process.  Human Action. A Treatise on Economics

As such, in regard to the price setting of the iPad it was the result of individuals that demanded this product from the first time it was announced a couple months ago.  It was the job of the guys in Apple (entrepreneurs) to speculate on the closest price in which consumers were going to buy their product ie. the Ipad.  Prices cannot be effectively determined by any single men.  Surely, we will see the price of the iPad fluctuate in the near future.  Just as it happened with the Kindle and just as it happens with all products that are sold in the world.

PS: for more info on The Pricing process I recommend you to check the chapter XVI of Mises’ Treatise which can be found free online at the website of the Mises Institute.