El derrame de petróleo en el Golfo. Costos, obligaciones y responsabilidades.


Una de las condiciones más importantes de la libertad es la no violación de la libertad y derechos de otros.  Así, el que un individuo cause externalidades negativas para otros lleva consigo la responsabilidad de reparar los daños causados a estas personas.  La ley, defensora de los derechos y obligaciones de los ciudadanos, es la guía bajo la cual se decide cuáles serán las reparaciones adecuadas.

El derrame de petróleo el golfo de México y sus consecuencias

La torre de BP Deepwater Horizon

Esta condición de la libertad, ha sido pasada por alta por los medios de comunicación y los grupos de “defensa” del medio ambiente en aras de responsabilizar socialmente a una empresa que ha causado una multimillonaria pérdida para cientos de millones de personas en el golfo de México.  El 20 de abril de 2010 la planta petrolera de exploración “Deepwater Horizon” en el Golfo de México explotó y se hundió dos días después.  11 personas murieron en el accidente y un derrame de petróleo empezó a fluir desde el fondo marino.  El flujo de petróleo continúa fluyendo y los Estados Louisiana, Mississippi, Alabama, Texas y Florida fueron los primeros en ser afectados.  Además, la costa mexicana ha sido seriamente amenazada y el impacto en sus costas ya se evidenció.

El campo de petróleo marino es propiedad de la empresa Transocean Ltd y de la inglesa BP que es la empresa mayoritaria en la propiedad de este campo petrolero.

Desde el 20 de abril, más de 5,000 barriles de petróleo al día (790 m3/d) son derramados y la empresa petrolera ha invertido US$ 7 millones diarios para contener el desastre natural.  Respecto al inicio del derrame, los expertos en el tema han denunciado que el mismo pudo ser prevenido con la instalación de controles remotos de bloqueo utilizados actualmente por la normativa de los países petroleros Brasil y Noruega.  Esta regulación no existe en los Estados Unidos y el mismo no era utilizado.

610xSteven Wereley, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad de Purdue, analizó un video para analizar el flujo de petróleo que continúa fluyendo desde el accidente y su reporte confirmaba que el derrame por día era muchísimo mayor al reporte oficial de 5,000 barrilies diarios.  Wereley estimó que el flujo de petróleo era de alrededor de 56 mil a 84 mil barriles por día (8,900 a 13,400 m3/d).  Este número es equivalente a lo derramado cada 3.5 a 2.4 días en el famoso accidente del petrolero Exxon Valdez.[57] De ser confirmado este número, sin duda será absoluta responsabilidad de las empresas involucradas reparar los daños causados y enfrentar las demandas que ya se han presentado en los estados afectados.  Para conocer datos de los derrames de petróleo más grandes en la historia de la humanidad pueden ver información en este link: Los mayores derrames de petróleo – Wikipedia

Oil Slick in the Gulf of Mexico

Fotografía del derrame de petróleo en el Golfo de México (19 de mayo, 2010)

descargar imágen (1 MB, JPEG)

¿Debe el gobierno estadounidense tomar acción para reparar estos daños?

Como suele ocurrir en los medios de comunicación y de opinión política, luego de que una gran empresa comete un error el pueblo reclama la acción de su gobierno.  Las demandas de reacción por parte de los gobernantes son consideradas obligatorias y la intención final es castigar al malévolo empresario que abusa de su poder para enriquecerse sin responsabilidad sobre sus actos.

Sin duda, y sin que nadie pueda negarlo, es obligación del gobierno de cualquier estado la protección de los derechos de sus ciudadanos y reclamar el respeto de su propiedad privada y de la del Estado.  El gobierno de Estados Unidos y el de México (principales afectados hasta ahora) deben denunciar enérgicamente con el apoyo de sus leyes la reparación y pago de los daños causados por este derrame petrolero.  Sin embargo, no es obligación de los ciudadanos pagar por la reparación de estos daños con la intervención directa del gobierno para detener el derrame.  Solicitar a Obama que sea su gobierno el encargado de detener este derrame y, que el mismo sea pagado con los impuestos de contribuyentes americanos, es una violación a sus derechos de propiedad y un acto de expoliación ante la ley con el fin de favorecer a un grupo privilegiado.

Cualquier intervención del gobierno de Estados Unidos y México debe ser pagada por los responsables del derrame petrolero y debe diluirse este costo de reparación en los bolsillos de ningún ciudadano.

El día de hoy, BP empezó a implementar un nuevo plan de reparación de daños utilizando una mezcla de lodo y cemento para bloquear el flujo de petróleo (estimaron un 70% de éxito de este plan).  Si este procedimiento fallase, será hasta en agosto que podrán finalmente implementar un plan con mayores oportunidades de éxito.  De continuar el flujo durante más tiempo, este accidente será recordado y estudiado por la historia como el peor desastres naturales causado por el ser humano.  BP y las empresas miembros en la propiedad del grupo deberán ser responsabilizados.

Preguntas a resolver:

  1. ¿Cuánto tiempo más esperará el gobierno de Estados Unidos en organizarse con los expertos de BP para tomar acciones de reparación efectivas?
  2. ¿Cuándo confirmarán la cantidad de petróleo que se ha derramado diariamente desde el inicio de este derrame petrolero?
  3. ¿Cómo pagará BP y sus socios por la responsabilidad que tuvieron al no protegerse contra este derrame y por los consiguientes pasos de reparación de daños que fallaron?
  4. ¿Qué acciones tomará BP para detener el derrame si fracasa el proyecto “Top kill” que inició el día de hoy?

Al día de hoy BP ha gastado ya un estimado de US$760 millones (incluyendo el pago de personal, protección de áreas amenazadas, pago de demandas y petróleo que ya ha sido rescatado).  En menos de 12 horas sabremos las noticias sobre los resultados de la operación “Top kill” y estaremos cruzando los dedos para que las noticias sean afirmativas.