Yo, el lápiz


Yo, el lápiz es un ensayo en el que  Leonard E. Read cuenta la historia de un lápiz Mongol 482 de la compañía Eberhard Faber. El lápiz cuenta detalladamente su creación, enumera los materiales de que está compuesto, cedro, laca, grafito, regatón, facticio, piedra pómez, cera, pegamento y las numerosas personas involucradas para obtener dichos materiales, crear el producto, usarlo, distribuirlo. En esta extensa red de relaciones incluye a la mesera que le sirve café a los leñadores que cortaron la madera con que está fabricado, al barrendero en la fábrica y al guardián del faro que guía el envío en el puerto. Plantea que no hay una persona en el mundo que sepa cómo hacer un lápiz, puesto que los involucrados sólo tienen una pequeña parte de la información, el resto es un conocimiento disperso que nadie puede controlar.

El título completo del ensayo es “Yo, el lápiz. Mi árbol genealógico, según Leonard E. Read” y fue publicado por primera vez en diciembre de 1958 de The Freeman. Fue reimpreso en mayo de 1996 y en un folleto titulado “Yo… Lápiz” en mayo de 1998. En la reimpresión, Milton Friedman escribió la introducción y Donald J. Boudreaux escribió el epílogo. Puede encontrar una versión en español acá.

El vídeo que comparto, es parte de una serie del Competitive Enterprise Institute y hace una muy buena adaptación del texto original.

Yo, el DVD


Hace muchos años escribieron uno de los ensayos más famosos en favor del comercio exterior, el libre mercado, la cooperación social y el intercambio de bienes.  El ensayo se titula “Yo, el Lápiz” y fue escrito en el año 1958 por Leonard E. Read, un activo académico y fundador del reconocido centro de investigación The Foundation for Economic Education.

El ensayo explica la compleja red de producción, manufactura, distribución y comercialización de estos productos y demuestra con una brillante sencillez términos y proceso fundamentales en el comercio exterior, el progreso industrial y la libertad de comercio.  A pesar de que muchos años han pasado y los proceso de producción quizás no hayan cambiado mucho parece que es hora de actualizar la historia de tan importante herramienta de trabajo.

Recordé ese ensayo mientras leía un artículo en The Economist que intenta comparar el tiempo que debe invertir un trabajador promedio para poder pagar el precio de un DVD.  Es curioso que en países productores de tecnología como China un empleado debe invertir más de media hora para poder comprar un DVD con un valor de apenas US$1.60.  Mientras que en países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia los trabajadores promedio deben invertir apenas unos 20 minutos más de trabajo (aprox. 50 minutos) para poder pagar un DVD que tiene un precio 1000% más caro.

Los materiales necesarios para fabricar un DVD no son muchos y son sólo dos placas de policarbonato combinadas con otros materiales adhesivos.  Los DVD pueden ser comprados en casi cualquier tienda y sin embargo no podemos fabricarlos individualmente.  Estos artículos, casi de uso común en nuestros países, son producidos con la cooperación de proveedores de materia prima e industrias de manufactura en distintos países y, a veces, a miles de kilómetros de distancia.

Video: Proceso de producción de un DVD

La historia que Leonard Read escribió hace 50 años muy bien podría adaptarse para explicar cómo y por qué los DVDs se venden en los mostradores de las tiendas de tecnología.  Este es un caso más que explica los resultados exitosos que pueden alcanzarse a través de la libertad de comercio.

A continuación podrán escuchar el ensayo “I, pencil” que escribió Leonard Read:

Parte 1 – I, Pencil

Parte 2 – I, Pencil

Para leer el ensayo en español “Yo, el Lápiz” sigan este link que publicó el Cato Institute.  También, pueden ver un video con Milton Friedman narrando la historia que Read escribió para el documental “Free To Choose”.