¿Cómo vender las ideas del liberalismo clásico?


Más sexis que ella

Más atractivos que el

O quizás más sensual que ellos,

¡En fin, no se trata de hacerlas bonitas, flacas y graciosas! La mejor receta para vender cualquier idea es hablar sin contradicción, buscando la verdad y viviendo íntegramente los valores que difundimos.  En serio, no hay mejor forma de enseñar, compartir y demostrar a otros que algo es bueno o malo sino hasta que lo ponemos en práctica y somos un ejemplo vivo de la excelencia.  Por eso, yo digo a todas voces “I am John Galt!”  ¿Qué opinan?