Abajo los muros: migración y desarrollo humano


Migración - Imagen de Think Progress

La ayuda internacional es materia de muchas disputas pero como materia de debate se ha salido de las aulas y ha inundado los periódicos, las discusiones públicas, los estadios de rock y algún que otro púlpito.

Uno de sus más reconocidos defensores intelectuales, Jeffrey Sachs, ha dicho que la ayuda internacional es el único medio para conseguir que los países subdesarrollados, en America Latina y África principalmente, salgan de lo que él llama la “trampa de la pobreza”. El hecho de que los países desarrollados sean incapaces de salir de la pobreza por sus propios medios es arduo debatible y no pocos han argumentado en contra de la existencia de alguna trampa que evite el desarrollo. En este tema destaca Bill Easterly, quien ha debatido constantemente a Sachs, pero no es el único.

La ayuda internacional es una causa que por su atractivo sentimental no esperará al final del debate y en los últimos años ha conseguido involucrar no sólo a los economistas y funcionarios de siempre, sino a sociedad civil, a algunos rockeros como Bono y Bob Geldof y hasta algún periodista y líder religioso despistado. Pero si nuestra verdadera intención es resolver el problema de la pobreza y el desarrollo, hay un gran tema que tanto las discusiones sobre derechos humanos como sobre la mejora de la calidad de vida han ignorado olímpicamente: la migración entre países.

Bono y Bob Geldof - Reuters

Bono y Bob Geldof – Reuters

Veamos por qué urge que se añada este tema a la discusión.

Un estimado del Banco Mundial del 2005 consideraba que si los países ricos permitían simplemente un 3% de incremento en su fuerza laboral facilitando la inmigración, el beneficio sería de $300 miles de millones de dólares, en su mayoría para los sectores más pobres del planeta. El costo es virtualmente cero para los países ricos y para los habitantes de países pobres el beneficio es monumental.

Es posible argumentar que por la forma en que es concedida y administrada, la mayor parte del dinero otorgado a países en desarrollo se desperdicia. Pero incluso si concedemos que cada dólar otorgado en ayuda internacional entrega exactamente un dólar en beneficios para los pobres (una idea lejana de la realidad), cuando lo comparamos con los potenciales beneficios de flexibilizar las barreras a la migración, se queda muy corto.

¿Por qué no estamos discutiendo este tema con la urgencia que precisa? El libre movimiento de las personas no debería ser un tabú y merece que lo discutamos con toda la seriedad del caso. Además del destino de los pobres en los distintos países, es parte del derecho fundamental de cada persona a su vida escoger dónde quiere vivirla.

Si Bono, Bob Geldof, Madonna, Brad Pitt, Wyclef Jean, Shakira y tantos otros quieren ayudar, un vistazo a la evidencia nunca está de más. Si yo estuviera en el lugar tan influyente como el que ocupa Bono, lo que diría es: “tiremos ya tantos muros” (wink).

Decae la natalidad en Europa


Las tasas de natalidad en los países desarrollados demuestran que la velocidad del crecimiento poblacional ha iniciado un proceso de lento crecimiento, se ha estancado, o que incluso se encuentra en un preocupante descenso que tendrá efectos negativos en el PIB de los países más desarrollados.

Las razones para estos cambios en las tasas de natalidad se encuentran proporcionalmente relacionados por los niveles económicos, sociales y culturales de los países.

Es importante identificar que la población en estudio, la europea en este post, se encuentra en un lento y mínimo crecimiento debido a los siguientes motivos:

1. El uso de anticonceptivos se ha generalizado disminuyendo los embarazos.

2. Las mujeres han empezado a dejar en segundo plano el ser madres para tomar primero una posición en el campo profesional y económico mundial.

3. Se extendió el tiempo de ocurrencia entre la unión matrimonial y la procreación.

4. Disminuyó el número de hijos por matrimonio.

Los datos apuntan que la población europea actual (731 millones al 2011) representa el 10.6% de la población mundial (6,897 millones al 2011), cuando para principios del siglo pasado representaba el 27% de la mundial. Comparándola con la población mundial en tan sólo 24 años la población africana se habrá doblado, la asiática en 37 años y la población europea será doblada hasta dentro de 266 años.[1]

La siguiente gráfica muestra las proyecciones de crecimiento globales para el 2100: [2]

La siguiente gráfica incluye los porcentajes de la tasa de natalidad en Europa al año 2011,

Esta gráfica da el número promedio anual de nacimientos durante un año por cada 1000 habitantes, también conocida como tasa bruta de natalidad. La tasa de natalidad suele ser el factor decisivo para determinar la tasa de crecimiento de la población. Depende tanto del nivel de fertilidad y de la estructura por edades de la población.

Analizando las gráficas anteriores podemos darnos cuenta de lo siguiente:

De continuar así la tasa de natalidad europea; solamente el 7.4% de la población mundial será europea mientras que la asiática comprenderá el 55.5% y la africana el 26%. La inmigración hacia Europa aumentará a proporciones nunca antes vistas y el choque cultural que ya empieza a ser notorio en Europa significará cambios drásticos a su cultura indoeuropea y modos de vida.

La ya importante inmigración árabe y del norte de África continuará en un ascenso más pronunciado y cambios culturales serán inevitables, así como también posibles conflictos y choques étnicos tendrán lugar cuando los europeos miren amenazada su cultura.

Además de la inmigración global hacia Europa, la inmigración y movilidad entre los países menos avanzados y ricos de la Unión Europea hacia los más desarrollados y que ofrecen mayores oportunidades se verán incrementadas y se enfrentarán a graves problemas dentro de la Unión Europea cuando desde ya es vista la inmigración de países europeos pobres a los países europeos ricos como una amenaza y enfermedad social, asociándose a los nacionales de los países bálticos y del este de Europa como mano de obra barata y de baja calidad, y también como miembros integrantes de las filas de personas que acuden al cuidado y protección estatal.

De continuar así la tasa de natalidad europea la población en la vejez aumentará y la pirámide de crecimiento llegará incluso a invertirse causando graves problemas socio-económicos. Entre estos problemas se encuentran el aumento de jubilados que dependerán de la protección del gobierno y la población económicamente activa, que mantiene a los primeros deberá pagar y/o destinar una mayor porcentaje de sus impuestos para el sustento de los ya jubilados.

La balanza de ingresos de la población económicamente activa disminuirá y será más difícil mantener los sistemas estatales de salud al aumentar las personas ancianas que tienden a enfermarse en mayor medida.

¿Qué respuesta tendrá la Unión Europea?

  • Podría apoyar la inmigración de habitantes africanos y árabes, causando una mayor ruptura cultural de la ya existente, pero a la vez creando mayores contribuyentes para el PIB.
  • Aumentarán los impuestos para percibir el dinero necesario para la manutención de los jubilados.
  • Crearán impuestos que afectarán a la PEA en proporción a la cantidad de hijos y nivel económico.
  • La PEA deberá elegir entre tener un hijo o pagar impuestos más altos que otros.
  • Aumentará los incentivos para la procreación en familias europeas.
  • Aumentará la edad de jubilación para apaliar el costo de manutención de los jubilados.

[1] The Historical Differentiation of the European Institutional Realms“, Professor Hans L Zetterberg.

El Reporte de Población de las Naciones Unidas tiene las siguientes estimaciones poblacionales (en millones):

1950 547,405 millones
1960 604,406
1970 655,862
1980 692,435
1990 721,390
2000 728,463
2005 728,389
2010 725,786
2020 714,959
2030 698,140
2040 677,191
2050 653,323

 

[2] ÍDEM.

Sigue leyendo

“l’etat c’est moi” dice Álvaro Colom, y la ideología de la prensa escrita guatemalteca.


El rol de la prensa escrita en las sociedades libres es el equivalente a un poder político de capacidades gigantescas.  La prensa, valioso tesoro de las sociedades occidentales ha existido por y para informar a los ciudadanos del acontecer nacional e internacional.  Su objetivo, informar de manera imparcial el acontecer noticioso y, expresar a través de sus editoriales y áreas de opinión, la postura informada, educada y racional de las mentes más brillantes de un país.

Sin embargo, en ocasiones este valioso poder de los ciudadanos es capturado por los discursos políticos, ideológicos y totalitarios que caracterizan los discursos parcializados que tienen como fin el engañar y confundir a los lectores.

Es alarmante el poder político y de presión que grupos colectivistas han ido consiguiendo para sí en las últimas décadas en América Latina y Guatemala, es uno de los ejemplos más evidentes y preocupantes de esta situación.  Como observarán en los siguientes vínculos, dos de los medios escritos más importantes de Guatemala (con una circulación diaria de cientos de miles de lectores) exponen de manera clara su postura parcial e injustificada por la teoría del rol que juega el gobierno en una sociedad republicana y democratica.

Ambos medios escritos, como han hecho en muchísimas ocasiones anteriormente, dan por sentado que la figura del Presidente de la República no sólo es el Jefes de Estado elegido por el pueblo sino que es el Propietario, Dueño y/o Usufructuario del erario público del país.  Esta afirmación, sin ningún sustento teórico válido no sólo consigue desinformar a los lectores, sino que a la vez, defiende una ideología política colectivistas, caudillista, totalitaria y determinada a fomentar sistemas de gobierno no intervencionistas y antidemocráticos.

Se recomienda leer los siguientes artículos con cautela para entender lo que los reporteros y periodistas de estos artículos pretendieron lograr al supuestamente “reportar de manera imparcial” un hecho noticioso.

Vínculos: