Dibujo de 1910 sobre la enseñanza en el futuro


En el blog Neatorama publicaron la siguiente imagen con una visión de cómo sería el mundo en el año 2000,

El dibujo anterior fue realizado en el año 1910 por un ilustrador francés de nombre Villemard para postales que celebraban el progreso de la ciencia. Es impresionante notar que la ilustración refleja una visión muy cercana a los audífonos que utilizamos para reproducir música.  En la postal, estudiantes de la escuela están recibiendo la información de los libros “descargada” a través de audífonos y esto no está muy lejano a los audiolibros que en los últimos años han roto records de ventas para aparatos como iPods, iPads y reproductores de MP3.

Villemard imaginó que en el futuro (en el año 2000) los hombres usarían patines con motor (¿Segways?) y que los bomberos volarían para llegar más rápido a apagar incendios.  Y ahora, ¿qué sueños de ciencia ficción estarán dibujando para predecir cómo será la vida en el 2100?

Avances tecnológicos: llegó el iPad2


"El iPad no es un ordenador, es un dispositivo 'post-PC'" Steve Jobs

Steve Jobs acaba de presentar al mundo el nuevo iPad2 en el Yerbabuena Center en San Francisco, California, en EEUU.

El fabricante de computadoras Apple ha lanzado la nueva versión de uno de sus productos estrella.  El iPad, es una tablet que tan sólo durante el año 2010 vendió 15 millones de unidades y se convirtió en el regalo tecnológico más importante del año.  El analista de Forbes,Craig Ellis, ha evaluado que se venderán aprox. 40-60 millones de tablets durante el 2011 y de estas, 36.1 millones serán iPads (+69% vs PY).

Especificaciones:

El nuevo iPad2 tiene cambios mínimos en su diseño (33% más delgado y compacto) y cuenta con una ranura/puerto para USB.  También incluye una cámara frontal compatible con el chat de vídeo mediante FaceTime así como un chip multimodo fabricado por Qualcomm y que le permitiría conectarse tanto a redes GSM como CDMA.  Además, contará con mayor velocidad un chip A5 Dual Core, y que será dos veces más rápida y con mayor potencia.

El éxito de este gadget radica en su precio (desde $499.00) y funciones con 100 millones de aplicaciones disponibles en la página de iTunes.  Sin duda, el nuevo iPad2 será un éxito de ventas que continuará ampliando el mercado de competidores en el área de tablets y lectores de libros.  ¡Enhorabuena por este nuevo gadget!

El temor a la ciencia


El siguiente video es un fantástico ejemplo del temor a la ciencia, el escepticismo irracional y el uso del humor para engañar a las masas respecto a temas filosóficos que afectan nuestra vida diaria.  A pesar de que la antropologa en apariencia celebra los avances científicos su postura es en realidad pesimista y mal informada.  Los invito a ver el video y luego a leer algunos comentarios al respecto,

Amber Case: We are all cyborgs now

El temor a la ciencia y el progreso le ha costado el cuello a muchos científicos y a grandes hombres desde que el fuego y la rueda fueron inventados.  Y es que el avance de la ciencia ha sido siempre directamente inverso al avance del misticismo y las ideas místicas que buscan responder nuestras necesidades con ideas irracionales.

Nuestro siglo, el siglo que inició con la biotecnología y la nanotecnología no es la excepción. Aún ahora, el pensamiento anti-científico está a la orden del día y estas ideas reniegan de los avances científicos en distintos patrones de conducta que van desde,

A. los férreos opositores de la ciencia (llamados ludistas) que reclaman un retorno a nuestra condición salvaje (ejem. los ambientalistas),

B. Los escépticos que dudan de las externalidades negativas que algunos inventos podrían causar (ejem. energía nuclear, radiación en aparatos electrónicos, experimentación en células madre, etc.) y

C. Los pesimistas que apoyan el avance científico pero que temen un futuro en el que las máquinas dominen al hombre.

Esta última postura, no menos alarmista que las anteriores se popularizó durante el siglo XX con la corriente literaria de la novela de ciencia ficción.  Esta corriente, partía de las premisas:

A. Imaginar un mundo distópico.

B. Utilizar la tecnología como el causante del caos en la distopía.

C. Crear personajes que respondieran a los bajos sentimientos humanos (los vicios) como líderes de esos mundos distópicos.

D. Los héroes eran personajes románticos (científicos o gente vulgar) que romantizaba con la idea de “hubiesemos” o “en el pasado…”

Las ideas distópicas fueron populares a lo largo del s. XX y muchos intelectuales empezaron a suponer la posiblidad que el descubrimiento de máquinas con inteligencia superior a la humana en menor tiempo del esperado con el advenimiento de robots inteligentes y autónomos.  Sin embargo, algunos fueron un paso más allá y creyeron que los robots no sólo serían más inteligentes sino que también tendrían la característica que hace a los seres humanos excepcionales: el libre albedrío.

Es un hecho de la realidad que el libre albedrío no es algo que pueda crearse. Al menos no ahora y quizás tampoco en los siguientes 50 o 500 años.  Sin embargo, hay muchos que suponen que la inteligencia de los robots les permitirá desarrollar el libre albedrío por sí mismos y, por lo tanto, actuar en contra de sus creadores los seres humanos.

El temor a los avances científicos ahora dejó de identificarse con hombres de ciencia para empezar a satanizar los aparatos y descubrimientos científicos mismos.  Ahora los villanos no son genios como lo fueron Galileo Galilei o Nicolás Copérnico.  Los nuevos villanos son la televisión, el teléfono celular y los robots que actuan de manera autónoma.

Siempre habrá quienes renieguen de la ciencia y defienda la prevalencia del misticismo y la irracionalidad.  La antropóloga supone que el avance científico hace a los seres humanos menos introspectivos y por lo tanto menos inteligentes.  Además, celebra que a pesar de que la ciencia avanza nuestra “humanidad” se puede aún preservar (nuestra composición natural es más valiosa que cualquier invento “cyborg” que podamos crear). Así, esta antropóloga es un genial ejemplo de escépticos que dirán apoyar los avances científicos pero que, de una u otra manera, intentan alertar a la humanidad sobre los “peligros” que la ciencia conlleva al reemplazar nuestro lado “humano”.

No importa el nombre, tinte o excusa que pongan pues su filosofía de vida es la misma: todos temen a la razón y al progreso.  No dejemos que sus preocupaciones se materialicen en nuestras vidas.  Celebremos la ciencia y la razón.

Competencia: el éxito del iPad


El lanzamiento del aparato más novedoso de los últimos 2 años fue celebrado por el mundo entero el día 03 de abril cuando empezó a venderse el iPad en las tiendas de Apple en Estados Unidos.  En ese primer día de ventas, se vendieron aprox. entre 600 y 700 mil aparatos con un valor aprox. a los US$200.00  El éxito de este aparato era ya esperado, las ventas en órdenes previas habían alcanzado ya las 300 mil unidades en las semanas previas al lanzamiento en las tiendas.  Este es sin duda, el producto tecnológico más “caliente” de los últimos años.

¿A qué se debe su éxito?

El iPad no es realmente un producto tecnológico innovador.  Muchos de sus accesorios y funciones existían ya en el teléfono iPhone y su principal característica es el tener dimensiones mayores que permiten una mejor visión de la pantalla.  Es interesante entender que la competencia de este producto no es un procesador portatil o laptop, y tampoco es un teléfono, los anteriores son los aparatos tecnológicos más vendidos en el mundo y por lo tanto, es en ese mercado que hay mayores volúmenes de ventas.

La principal competencia del iPad está en el mercado de lectores digitales y su competencia es el lector digital Kindle, el Nook y el Sony Reader.  La primera generación del Kindle, el lector digital más popular hasta ahora, fue lanzado en noviembre del año 2007 y para el último cuarto del año 2009 se habían vendido 1,5 millones de aparatos a un precio aprox. de US$250.00  Este número de ventas ha demostrado que quedará corto en comparación de las ventas del iPad.  Sin duda, la competencia en el mercado de lectores digitales continuará desarrollandose a partir de ahora con mayor velocidad.  Una encuesta que analizó en febrero de 2010 el comportamiento de los consumidores en este mercado, dió como resultado la participación de mercado para los siguientes 3 meses,

¿Entonces qué ocurrió?

El éxito de este producto radica en la naturaleza del mercado y la competencia catálactica que se caracteríza por ser un fenómeno social que posibilitó a los individuos elegir ad libitum el adquirir o no un producto más de intercambio.  Desde que el iPad fue anunciado, el valor marginal de este producto ascendío tan pronto se especuló sobre la escasez que habría del mismo durante los primeros meses de venta.  El producto se convirtió en un bien que era deseado por todos, no por sus características tecnológicas innovadoras, sino por su valor como bien de lujo.  Así, esta competencia cataláctica, entre quienes opinaban que el iPad sería mejor que otros gadgets tecnológicos, tuvo la función social de garantizar de la mejor manera, las necesidades (esperadas) por los que serían sus consumidores iniciales dadas las actuales circunstancias económicas.  El futuro de este producto, y el que se mantengan sus ventas será ahora determinado por las valoraciones individuales que hagan los compradores iniciales de este producto.  Su popularidad dependerá del consumidor y sus opiniones.

La historia de ventas del iPad es la más nueva noticia del funcionamiento eficiente de la competencia catálactica en un sistema económico en ausencia de la coacción gubernamental.  Enhorabuena!