Las ciudades del Futuro y el futuro del planeta Tierra


Esta semana tuvo lugar la convención internacional Free Cities en Roatán, Honduras.  La Convención contó con la participación de académicos y empresarios que buscan conocer cuáles son las mejores ideas (el sistema social ideal) y los medios idóneos (innovaciones tecnológicas) para fundar ciudades en las que se mejoren las condiciones de vida de todos los habitantes.

Al respecto muchos han hecho ya propuestas de diseño y construcción para crear ciudades sostenibles, ecológicas y sofisticadas que permitan elevar las condiciones de vida de todos sus habitantes y esto me recuerda a un concurso realizado por
The History Channel en el que arquitectos y diseñadores debieron crear la ciudad del futuro.  El objetivo del concurso fue diseñar una imagen de lo que podrían llegar a convertirse las ciudades de Los Angeles, Nueva York y Chicago en los próximos 100 ó 200 años.

Sin embargo, muy pocos son quienes se han atrevido a proponer cuál es el sistema social idóneo que debería regir en estas ciudades.  Por eso, nuestro trabajo ha sido continuar divulgando las ideas del capitalismo como el único sistema social que permitiría el establecimiento de una sociedad de hombres libres y responsables. Enhorabuena por estas propuestas de “un mundo mejor”.

VIDEO: The City of the Future Winners and proposals at the History Channel Contest.

Es importante hacer notar que el concurso buscaba que los participantes se fijaran no sólo en el presente sino en la historia de las ciudades, sus habitantes, su cultura y oportunidades de desarrollo.

La propuesta de los participantes ganadores fue la que demostró de manera más eficiente cómo podían los seres humanos adaptarse a los inminentes y constantes cambios climáticos, geográficos e hidrográficos que ocurren en nuestro planeta.

¿Acaso no es esta una mejor propuesta que intentar detener el mundo?

VIDEO: Los Angeles 2106

Anuncios

¿Cómo hacer la ciudad modelo en Honduras una copia del éxito de Japón?


La fundación de la ciudad modelo en Honduras ha llamado la atención de muchos. No han tardado las propuestas y comentarios de quienes buscan replicar e imitar las acciones tomadas por los países asiáticos y emplearlas en América Latina. Sin embargo, algunas ideas de determinismo cultural y universalismo etnocentrista pueden no funcionar. Tal es el ejemplo de quienes dicen que esta ciudad modelo en Honduras”podría llegar a ser como Japón”.

La única forma en que los latinoamericano podemos ser Japón es empezar a comer sushi, vestir kimonos y entronizar al primer payaso que encontremos como emperador. La pregunta de ¿Cómo podemos ser como Japón o como cualquier otro país asiático? es muy común en nuestro país y en los comentarios de quienes han dicho que han viajado hasta allá o de quienes tienen el Discovery Channel.

Sin embargo, suponer que podemos convertir nuestros países en Japón o en algo parecido es ilógico cuando ni siquiera existen vías férreas modernas y consideramos que un símbolo de riqueza es tener un automóvil grandote de doble cabina y otros cuatro vehículos parecidos; cuando creemos que vivir seguros y cómodos es tener una casa rodeada de murallas y policías en las garitas; cuando nuestros semáforos son sentimentales y deciden de vez en cuando no funcionar; cuando tener una empresa suele ser un sueño de casi un año de duración tan sólo para lograr su creación; cuando en el gobierno nos ponen a todo pulmón “el rey Quiché” y aparecen todos los disfraces típicos en un patético augurio de que nuestro gobierno será multicultural y plurilingüe; cuando no sabemos hablar japonés, vestir japonés, vivir como japonés y pensar como japonés y sólo usamos productos hechos en China Continental.

Qué les parece si mejor nos preguntamos ¿Qué podemos aprender de Japón? ¿Qué valores hay detrás de la filosofía de vida de los japoneses que podrían sernos útiles? ¿Qué instituciones han funcionado en ese país asiático y cuáles no? Pensar de esta manera podría hacer realidad el sueño de esta ciudad modelo y de muchas otras que surgirían en distintos países latinoamericanos.

Toyota responde a subsidios en Estados Unidos


Charles G. Koch, uno de los empresarios más importantes de Estados Unidos, comentó en un artículo para el WSJ que el motivo por el que su empresa de refinería de combustibles había ingresado a la industria del etanol se debía a los mandatos del gobierno y no al mejor interés de su empresa y el de su los consumidores.  El Sr. Koch insistió que en esa industria, la interferencia del gobierno en el mercado a través de mandatos, legislación, subsidios y  aranceles proteccionistas eran los culpables del incremento del precio de los productos y el encarecimiento de bienes y servicios que fomentaban la pobreza.

El día de hoy fue publicada una nota comentando el Plan de Visión Global 2020 de Toyota, el mayor productos de autos del mundo, para implementar estrategias que permitan un desarrollo sostenible del negocio y es sobresaliente mencionar que este plan busca conseguir un incremento de más del 75% a la cantidad de automóbiles híbridos que ofrecerían en el mercado estadounidense (actualmente más del 80% del negocio es de autos Toyota).

Algunos analistas consideraron que esta era una iniciativa de la empresa para responder a la demanda pero han ignorado que esta demanda ha sido manipulada por el gobierno en detrimiento de los intereses de los más pobres.  El desarrollo de tecnologías más ecológicas ha sido subsidiada en gran parte por los gobiernos en detrimento de avances tecnológicos que reduzcan los costos de producción de automóbiles estándar (de gasolina). El anuncio de Toyota responde a multimillonarios subsidios dados a la industria de combustibles en USA (más de 7,000 millones de dólares anuales) y una vez más, vemos cómo empresarios exitosos han sido forzados a ingresar a negocios que si no fuese por subsidios gubernamentales serían mucho menos competitivos.

Esta es parte de la publicidad de Toyota con el carro híbrido Prius,

 

Dibujo de 1910 sobre la enseñanza en el futuro


En el blog Neatorama publicaron la siguiente imagen con una visión de cómo sería el mundo en el año 2000,

El dibujo anterior fue realizado en el año 1910 por un ilustrador francés de nombre Villemard para postales que celebraban el progreso de la ciencia. Es impresionante notar que la ilustración refleja una visión muy cercana a los audífonos que utilizamos para reproducir música.  En la postal, estudiantes de la escuela están recibiendo la información de los libros “descargada” a través de audífonos y esto no está muy lejano a los audiolibros que en los últimos años han roto records de ventas para aparatos como iPods, iPads y reproductores de MP3.

Villemard imaginó que en el futuro (en el año 2000) los hombres usarían patines con motor (¿Segways?) y que los bomberos volarían para llegar más rápido a apagar incendios.  Y ahora, ¿qué sueños de ciencia ficción estarán dibujando para predecir cómo será la vida en el 2100?

Fundarán ciudad modelo en Honduras


“Lo que necesitan los países pobres son reglas, gobierno y estabilidad jurídica y política, elementos que con gran frecuencia no se pueden obtener localmente por los defectos de las instituciones de los países más atrasados.” Paul Romer

Video: Paul Romer’s radical idea Charter cities.

  1. Versión en español de baja resolución archivo (11 MB).
  2. Versión en español en alta resolución archivo (128 MB).

El economista norteamericano Paul Romer visitó Honduras la semana pasada para proponer al gobierno el establecimiento de un área de aproximadamente 1,000 kilómetros cuadrados en la que se establecerá una Ciudad Modelo con administración autónoma.  La reunión contó con la presencia de políticos y empresarios nacionales y extranjeros en la en la sede del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). La propuesta de una Ciudad Modelo o Ciudad Moderna, está basada en las exploraciones realizadas por académicos que propone el establecimiento de la que sería una “zona territorial regulada por sus propias reglas para atraer inversión, generar empleo y gestionar sus específicos sistemas de salud y educación, además de promover el desarrollo tecnológico de punta”, según informó el Presidente del Congreso hondureño, Juan Orlando Hernández, a los medios.

A grandes rasgos, la fundación de Ciudades Modelo se basa en zonas autónomas con territorios regulados bajo una Carta Constitutiva o Ley General por la cual se administra el territorio y que se fundamenta en la libertad de comercio, la defensa de los derechos individuales y la protección de la propiedad privada.  Estas cartas, varían de acuerdo a los intereses de los ciudadanos de las Ciudades Modelos y el espectro de intervención gubernamental y el sistema de gobierno que regula la misma varía.  Así, algunos ejemplos de territorios semiautónomos y autónomos que han existido son la ciudad de Lübeck, Dubai, Hong Kong, Singapur, Adís Abeba, más de 100 ciudades en el estado de California, entro otros ejemplos célebres.

La propuesta de crear una Ciudad Modelo en Honduras, busca establecer la primera ciudad en la historia de la humanidad que goce verdaderamente de libertad económica para generar empleos, independencia del gobierno en la generación de riqueza y libertad de los ciudadanos para crear riqueza.  De ser exitosa la propuesta, los proponentes estiman que la Ciudad convertiría al país centroamericano en uno de los territorios más ricos del mundo y se convertiría en la Perla del Oeste.

La libertad económica y la independencia del gobierno central ya ha sido experimentada en Centro América con resultados muy exitosos.  Desde 1914 el Canal de Panamá ha sido gobernado con independencia del gobierno central panameño y en los últimos años se han generado más de 45,000 millones de dólares en concepto de peaje.  El territorio de Canal será ampliado para poder suplir la demanda de 40% más mercancías de las actuales en las vías marítimas que unen el Atlántico con el Pacífico.

Más información la pueden encontrar en:

El temor a la ciencia


El siguiente video es un fantástico ejemplo del temor a la ciencia, el escepticismo irracional y el uso del humor para engañar a las masas respecto a temas filosóficos que afectan nuestra vida diaria.  A pesar de que la antropologa en apariencia celebra los avances científicos su postura es en realidad pesimista y mal informada.  Los invito a ver el video y luego a leer algunos comentarios al respecto,

Amber Case: We are all cyborgs now

El temor a la ciencia y el progreso le ha costado el cuello a muchos científicos y a grandes hombres desde que el fuego y la rueda fueron inventados.  Y es que el avance de la ciencia ha sido siempre directamente inverso al avance del misticismo y las ideas místicas que buscan responder nuestras necesidades con ideas irracionales.

Nuestro siglo, el siglo que inició con la biotecnología y la nanotecnología no es la excepción. Aún ahora, el pensamiento anti-científico está a la orden del día y estas ideas reniegan de los avances científicos en distintos patrones de conducta que van desde,

A. los férreos opositores de la ciencia (llamados ludistas) que reclaman un retorno a nuestra condición salvaje (ejem. los ambientalistas),

B. Los escépticos que dudan de las externalidades negativas que algunos inventos podrían causar (ejem. energía nuclear, radiación en aparatos electrónicos, experimentación en células madre, etc.) y

C. Los pesimistas que apoyan el avance científico pero que temen un futuro en el que las máquinas dominen al hombre.

Esta última postura, no menos alarmista que las anteriores se popularizó durante el siglo XX con la corriente literaria de la novela de ciencia ficción.  Esta corriente, partía de las premisas:

A. Imaginar un mundo distópico.

B. Utilizar la tecnología como el causante del caos en la distopía.

C. Crear personajes que respondieran a los bajos sentimientos humanos (los vicios) como líderes de esos mundos distópicos.

D. Los héroes eran personajes románticos (científicos o gente vulgar) que romantizaba con la idea de “hubiesemos” o “en el pasado…”

Las ideas distópicas fueron populares a lo largo del s. XX y muchos intelectuales empezaron a suponer la posiblidad que el descubrimiento de máquinas con inteligencia superior a la humana en menor tiempo del esperado con el advenimiento de robots inteligentes y autónomos.  Sin embargo, algunos fueron un paso más allá y creyeron que los robots no sólo serían más inteligentes sino que también tendrían la característica que hace a los seres humanos excepcionales: el libre albedrío.

Es un hecho de la realidad que el libre albedrío no es algo que pueda crearse. Al menos no ahora y quizás tampoco en los siguientes 50 o 500 años.  Sin embargo, hay muchos que suponen que la inteligencia de los robots les permitirá desarrollar el libre albedrío por sí mismos y, por lo tanto, actuar en contra de sus creadores los seres humanos.

El temor a los avances científicos ahora dejó de identificarse con hombres de ciencia para empezar a satanizar los aparatos y descubrimientos científicos mismos.  Ahora los villanos no son genios como lo fueron Galileo Galilei o Nicolás Copérnico.  Los nuevos villanos son la televisión, el teléfono celular y los robots que actuan de manera autónoma.

Siempre habrá quienes renieguen de la ciencia y defienda la prevalencia del misticismo y la irracionalidad.  La antropóloga supone que el avance científico hace a los seres humanos menos introspectivos y por lo tanto menos inteligentes.  Además, celebra que a pesar de que la ciencia avanza nuestra “humanidad” se puede aún preservar (nuestra composición natural es más valiosa que cualquier invento “cyborg” que podamos crear). Así, esta antropóloga es un genial ejemplo de escépticos que dirán apoyar los avances científicos pero que, de una u otra manera, intentan alertar a la humanidad sobre los “peligros” que la ciencia conlleva al reemplazar nuestro lado “humano”.

No importa el nombre, tinte o excusa que pongan pues su filosofía de vida es la misma: todos temen a la razón y al progreso.  No dejemos que sus preocupaciones se materialicen en nuestras vidas.  Celebremos la ciencia y la razón.