“l’etat c’est moi” dice Álvaro Colom, y la ideología de la prensa escrita guatemalteca.


El rol de la prensa escrita en las sociedades libres es el equivalente a un poder político de capacidades gigantescas.  La prensa, valioso tesoro de las sociedades occidentales ha existido por y para informar a los ciudadanos del acontecer nacional e internacional.  Su objetivo, informar de manera imparcial el acontecer noticioso y, expresar a través de sus editoriales y áreas de opinión, la postura informada, educada y racional de las mentes más brillantes de un país.

Sin embargo, en ocasiones este valioso poder de los ciudadanos es capturado por los discursos políticos, ideológicos y totalitarios que caracterizan los discursos parcializados que tienen como fin el engañar y confundir a los lectores.

Es alarmante el poder político y de presión que grupos colectivistas han ido consiguiendo para sí en las últimas décadas en América Latina y Guatemala, es uno de los ejemplos más evidentes y preocupantes de esta situación.  Como observarán en los siguientes vínculos, dos de los medios escritos más importantes de Guatemala (con una circulación diaria de cientos de miles de lectores) exponen de manera clara su postura parcial e injustificada por la teoría del rol que juega el gobierno en una sociedad republicana y democratica.

Ambos medios escritos, como han hecho en muchísimas ocasiones anteriormente, dan por sentado que la figura del Presidente de la República no sólo es el Jefes de Estado elegido por el pueblo sino que es el Propietario, Dueño y/o Usufructuario del erario público del país.  Esta afirmación, sin ningún sustento teórico válido no sólo consigue desinformar a los lectores, sino que a la vez, defiende una ideología política colectivistas, caudillista, totalitaria y determinada a fomentar sistemas de gobierno no intervencionistas y antidemocráticos.

Se recomienda leer los siguientes artículos con cautela para entender lo que los reporteros y periodistas de estos artículos pretendieron lograr al supuestamente “reportar de manera imparcial” un hecho noticioso.

Vínculos: