Ayn Rand y Aristóteles: el egoísmo como justa medida


En este video Warren Orbaugh explica qué es el justo medio para Aristóteles y Rand, y cómo se relaciona esa idea con el egoísmo racional.

Productores versus Expropiadores


Quienes leyeron la profética novela “La rebelión de Atlas” escrita por Ayn Rand hace más de 50 años seguramente conocen las razones que están detrás de la crisis de deuda en Estados Unidos.  También, quienes leyeron ya la novela, conocen el preocupante desenlace de los eventos y lo que ocurre con Estados Unidos cuando sus líderes y ciudadanos continúan viviendo bajo el mismo código de valores. El preocupante final se centra en el colapso industrial de Estados Unidos y en la lucha entre productores y expropiadores. Luego, el mundo caería como un juego de domino.

¿Qué caracteriza a un productor?

En su novela, Ayn Rand enfatizó el rol que tienen el egoísmo racional y la benevolencia en las actividades que realiza un productor.  Según Rand, el productor búsqueda su felicidades y prosperidad mediante la creación de bienes y servicios que intercambiará en base al consentimiento mutuo (el pilar de los contratos). Ellos, los productores, son quienes ponen el valor agregado en la productividad de sus actividades y quienes se enorgullecen de sus logros.  Los productores quieren y buscan establecer un sistema de gobierno que proteja sus vidas, su libertad y  su propiedad (un gobierno minárquico o mínimos) y exigen que el gobierno se remita a cumplir esas labores sin extender su tamaño o áreas de influencia.

¿Qué caracteriza a un expropiador?

Los adjetivos: empresario corrupto, capitalista rapaz, productor impune y político con privilegios son anti-conceptos que utilizamos erróneamente para definir el caracter moral de un individuo “productor” que realiza actividades inmorales (ie. corruptas, rapaces, impunes, etc.). Por este motivo, Ayn Rand en sus obras de ficción y no ficción, reemplaza todos estos anti-conceptos por el que consideró era el adjetivo más adecuado: expropiador.  Así, un individuo que se llamase a sí mismo “empresario” no podría sostener su argumento cuando alguien demostrase que utilizaba privilegios políticos, engaños inmorales o violaba contratos para conseguir sus metas.  Este individuo era en realidad un expropiador pues su código moral estaba fundamentado en el irrespeto a la propiedad, derechos y vida de otras personas con tal de conseguir sus metas.

Los expropiadores quieren (en mayor o menor medida) que el gobierno proteja sus vidas, su libertad y propiedad a costa de los más ricos (de quienes creen merecen un pago).  Es de su opinión que los productores al tener más riqueza le han quitado a la sociedad más cosas; por este motivo, consideran que es su obligación y deber pagarle a cambio a la sociedad y ser responsables con ella.  Los expropiadores no creen que los seres humanos podemos ser benévolos si así lo deseeamos y por eso, consideran que el altruismo es el único mecanismo que tiene la sociedad para obligar a los productores a ser “morales”.

Para comprender la actual crisis moral, económica y jurídica de los países occidentales es indispensable distinguir entre ambas personalidades y el código de valores detrás de ellos.  Desarrollar habilidades (ser conscientes) de estas diferencias filosóficas no debería de ser tan difícil siempre y cuando estemos dispuestos a ser objetivos y racionales.  Es necesario que todas las personas productivas empecemos exigiendo a cada uno de los políticos electos en puestos de poder que respeten el derecho de los individuos a buscar su felicidad y los frutos de su labor.  Cualquier discurso re-distribuidor que contemple el uso de la propiedad ajena debe ser condenado y considerado inmoral.

La solución no está en ningún sistema de gobierno nuevo; sino en el establecimiento de sistemas basados en n código ético objetivo que nos permita buscar la felicidad.  Solo así podrán los productores en Occidente construir un mejor futuro.

Atlas se está rebelando!

Razones para creer en un mundo mejor


Por cada tanque que se fabrica en el mundo…

se fabrican 131,000 peluches.

Por cada Bolsa de Valores que se desploma…

hay 10 versiones de “What a Wonderful World”.

Por cada persona corrupta…

hay 8 mil donando sangre.

¿Ya empezaste a hacer el cambio?  Cónoce cómo hacerlo acá: The Fountainhead Book Club.

Estructura lógica del Objetivismo


Video: Ayn Rand explica a Mike Wallace “¿Qué es el Objetivismo?”

En el año 1957 la escritora y filósofa Ayn Rand publicó la novela “La rebelión de Atlas”.  Junto a esta obra, su magnus opus, Ayn randp publicó y larga lista de obras de ficción, de no ficción, ensayos y críticas de lo que consideraba eran desastrosos errores filosóficos en la estructura de las instituciones en Occidente.  Según Ayn Rand, los problemas y monstruosidades que han aquejado al mundo occidental desde hace más de 5,000 años tienen todos una raiz en la violación de principios filosóficos que resultan en actos inmorales, sacrificiales e inhumanos.  A este sistema filosófico Ayn Rand le llamo Objetivismo.

Para conocer los principios fundamentales de esta filosofía, William R. Thomas, directo de programas del Atlas Society, impartió en Guatemala el seminario “Estructura lógica del Objetivismo” (link a conferencia) en el cual examina de manera atenta y particular la estructura lógica de la ética objetivista.

Lo dijo Mike Wallace hace medio siglo


Los puntos de vista de Ayn Rand son aún relativamente poco conocidos en Estados Unidos.  Pero si alguna vez llegaran a prevaler, revolucionarían nuestras vidas.

La anterior es la opinión del famoso periodista y entrevistador estadounidense Mike Wallace que de esta manera hizo la presentación de Ayn Rand y sus ideas en el programa que grabó en el año 1959.  Han pasado 51 años desde que esta grabación se hizo popular y solamente en el año 2009 se vendió más de 1 millón de obras de sus obras en Estados Unidos.  Sus estudios en filosofía, política y economía son más relevantes que nunca.  Los invito a escuchar esta entrevista dividida en tres partes para conocer su visión de un mundo posible, un mundo en el que los hombres podríamos buscar la felicidad y en el que no habría incentivos para delinquir o violar los derechos de los demás.

¿Y cuál es esa filosofía?

En la filosofía de vida que reconoce que,

  • la realidad existe como absoluta y objetiva,
  • que la mente del hombre utiliza la razón para percibir lo que existe,
  • que la moral es racional y objetiva, y puede explicarse por medio de la lógica.  Es una moralidad que no se basa en la fe, en caprichos arbitrarios o en emociones irracionales,
  • la moral se basa en la vida del hombre como el estándar de valor para tomar decisiones,
  • la razón es absoluta y es la única guía de acción,
  • el hombre debe seguir los juicios independientes de su propia mente,
  • que el logro más importante para el hombre es conseguir su propia felicidad,
  • que el hombre debe respetar a otras personas y no forzarlas a hacer nada, tal y como, esa persona no debe aceptar ser forzada por nadie a actuar contra su voluntad,
  • que cada hombre debe vivir como un fin en sí mismo y perseguir su propio interés racional,

Parte 1

Parte 2

Parte 3

¿Tenemos derecho a recibir ayuda?


Un lector de nuestros posts en Facebook envió la siguiente pregunta y me gustaría iniciar la discusión,

Supongamos que el individuo “A” encuentra al individuo “B” moribundo y necesitado de asistencia médica. ¿Por qué si “A” pasa de largo sin alertar a los servicios médicos y “B” muere, “A” va a ser acusado de homicidio? ¿Significa ello que la necesidad de “B” le daba derecho a esperar una conducta mínima por parte de “A” (en este caso alertar a los servicios médicos)?

Este ejemplo me parece similar a una situación común en las ciudades de América Latina.  Es probable que en alguna ocasión nosotros hayamos pasado al lado de un mendigo o un borracho que está tirado en la calle.  La posibilidad de que esa persona haya estado intoxicada y al borde de la muerte es muy probable.  Sin embargo, no he ayudado a ninguna de estas personas.  ¿Será que en este caso yo sería el individuo A y debería ser acusado de homicidio?

Me parece que en este caso no habría ninguna justificación objetiva que pudiese utilizarse para acusar al individuo A de homicidio.  Es probable que muchas personas consideren la necesidad de los demás como una razón suficiente para acusar a alguien de un crimen.  Sin embargo, ninguna persona está obligada a ayudar a otra sólo porque alguien está en necesidad de algo, ie. salud, proteccción, educación, desintoxicación, medicinas, cobijo, etc.

De la misma manera, no es el derecho de ninguna persona el recibir estos servicios de manos de nadie más.  Y por lo tanto, nadie debería ser acusado de un crimen por estos motivos.

Quizás, el individuo A pudo haber alertado a los servicios médicos o quizás pudo haberse acercado y revisado la condición física del individuo B.  Pero, ¿cuál de estas dos actitudes sería considerada una conducta mínima? y ¿bajo qué estándares mediremos lo mínimo o máximo de una conducta que luego será juzgada como buena, mala, suficiente, insuficiente, etc?

En un juicio usualmente se estudia la condición humana y las causas que motivaron la acciones  de los acusados.  Específicamente, el enfoque suele enfatizar los antecedentes causales que llevaron a que una persona utilizara su libre albedrío para actuar y tomar decisiones.  La única razón por la cual este individuo debería ser acusado de homicidio es si acaso hubiera actuado para acelerar su muerte y no por no haber actuado.

Si el individuo A es acusado de homicidio se estarían violando sus derechos.  La creación del estado benefactor es exactamente la misma violación de los derechos de los individuos por cuanto se está obligando a unos “sacrificarse” bajo la amenaza indirecta de coacción por parte del Estado para el beneficio de otros, a quienes el Estado designa como necesitados.

Si desean conocer más sobre los derechos fundamentales les recomiendo escuchar a Ricardo Rojas en la UFM en el año 2005 con una serie de conferencias, conversatorios y con la presentación del libro los derechos fundamentales y el orden jurídico e institucional de Cuba (link a videoconferencia). Además, Rojas ilustró muy bien su opinión sobre qué son los derechos fundamentales, la ética y las obligaciones de los humanos cuando viven en sociedad en un artículo que estudia el capitalismo y sus fundamentos morales (link al artículo)