Crecimiento, inflación y ciudades fantasmas de la economía de China


Nuevos edificios en construcción siguen apareciendo alrededor de edificios desocupados durante años en toda China

El crecimiento económico de la República Popular de China se ha mantenido en los últimos años con asombrosos niveles de crecimiento de su Producto Interno Bruto del 10% anual.  Así, es de suponer que la República Popular de China (CHN) y sus ciudadanos son un país cada vez más rico que ha aprovechado las dádivas del libre mercado, la competencia y la producción en masa para las masas.

Sin embargo, esta producción de riqueza se ha mantenido en niveles muy superiores a los del resto del mundo (en especial luego del 2008) sólo con la inversión del gobierno Chino en el desarrollo de grandes complejos industriales y ciudades que han creado millones de empleos para crear la burbuja de bienes raíces más grande de la historia de la humanidad.  El crecimiento de la República Popular de China como en cualquier otra economía mixta del planeta se ha mantenido creciendo sólo en detrimento de sus ciudadanos y favoreciendo en desarrollo de una multimillonaria elite alrededor del Partido Comunista Chino.

¿Y cuál es esa burbuja?

Es una burbuja de 64 millones de hogares desocupados y de un exceso crediticio (o de movilidad) en la provisión de dinero para invertir en obras de infraestructura que fue creada por orden del gobierno de la CHN para alcanzar sus metas de crecimiento económico. Este exceso crediticio inició con excedentes de capital acumulados por las exportaciones chinas que necesitaban salidas para invertirse y, en ausencia de un verdadero libre mercado, surgen fenómenos de inversión y recalentamiento económico dirigidos por el gobierno central que busca detener la inflación con métodos artificiales.

Ciudades enteras de millones de habitantes fantasmas han surgido en los últimos 15 años a lo largo y ancho de China en respuesta a órdenes del gobierno central y es de suponer que nunca serán ocupadas.  El gobierno de CHN ha creado una burbuja que acabará con todas la definiciones previas de lo que una burbuja de bienes raíces es.

Para algunos economistas, una burbuja económica de bienes raíces es el resultado de una caída de los precios superior al 20%.  Otros establecen que una burbuja es el resultado de la caída de ventas en el mercado inmobiliario de un 20% – 30%.  En CHN la demanda de hogares no es ni siquiera cercana al 20% de la oferta disponible de millones de nuevos hogares, tiendas y edificios y la población sigue siendo en su mayoría muy pobre.  Ni siquiera en los próximos cinco años lograrán ocupar un 20% más de esos 64 millones de unidades fantasmas.

Sin duda, la República Popular de China nos sorprenderá tarde o temprano cuando esta burbuja explote y quienes suponen que China sería “la economía del futuro” comprenderán cuan equivocados se encontraban.  Lamentablemente, esta burbuja seguramente arrasará con las economías de todo el mundo.

Más información e imágenes en:

El mundo rechaza el capitalismo


En los últimos días la BBC publicó una artículo que criticaba el capitalismo, analizaba brevemente los últimos 20 años del mundo y publicaba una foto de Karl Marx.  El artículo informaba los resultados de una encuesta hecha por GlobeScan que criticaba el capitalismo y, desde entonces, muchos otros sitios han publicado sus comentarios criticando el capitalismo y sus dañinos efectos en el mundo.

En la encuesta (Years after Fall of Berlin Wall, Wide Dissatisfaction with Capitalism) se preguntó a las personas qué opinaban del capitalismo y sus efectos.  Los resultados fueron impresionantes:

  • Sólo 11% de las personas encuestadas en 27 países creían que el capitalismo de libre mercado estaba funcionando bien y que no era necesario incrementar las regulaciones del mismo.
  • Sólo en 2 de los 27 países encuestados (USA -25% y Paquistán -21%)  más de 1 de cada 5 personas creían que el capitalismo funcionaba bien.  Las otras 4 personas creían que el capitalismo no funcionaba o tenían dudas al respecto.
  • La mayoría de las personas encuestadas (51%) creía que los problemas del capitalismo debían ser resueltos con mayores regulaciones  gubernamentales.
  • 23% de las personas encuestadas creía que el capitalismo está faltamente condenado y que un nuevo sistema económico es necesario.  Este porcentaje aumentó en Francia (43%), México (38%) y Brasil (35%).

Sin duda, el descontento de la población mundial es evidente.  Sin embargo, el sistema social y económico capitalista nunca ha sido implementado en el mundo.  Entonces, ¿cómo es posible que tantas personas estén inconformes con algo que no ha sido practicado aún?

El capitalismo no ha sido practicado en ningún momento de la historia de la humanidad.  Luego de la revolución industrial y la liberalización del comercio, un sistema de economía mixta empezó a ser utilizado por los gobiernos mundiales para regular el comercio internacional.  Este sistema, atacado y criticado desde el inicio por los primeros intelectuales socialistas del siglo XIX, recibió el nombre despectivo del capitalismo y con el paso del tiempo se volvió un término lleno de contradicciones hasta que, con el paso del tiempo, se olvidó realmente lo que significaba.

Así, la economía mundial se convirtió en un monstruo de mil cabezas que tenía como raíz de su columna vertebral el control gubernamental de la economía.  Este control de la economía empezó a aumentar a través de regulaciones y planes centralizados de “desarrollo” económico, se estableció una banca central y reservas federales de dinero, desapareció el patrón oro y los gobiernos empezaron a generar inflación y luego, 200 años después, el mundo hacia millonnes de intercambios comerciales cada segundo sin que probablemente nada del dinero utilizado estuviese respaldado por el valor de algo que realmente existiera.

Así, el sistema económico, social y político que criticaban estas personas era el de una economía mixta que es dirigida por las bancas centrales de los gobiernos electos democraticamente.  Sus críticas son ciertas, pero no entienden las causas que las generaron.  El que los ciudadanos del mundo pidan más regulaciones del comercio es realmente espeluznante; tal parece que la caída del socialismo nunca ocurrió.  Lo único que cayó fue el discurso político y económico que durante muchas décadas sirvió para expandir el control del gobierno sobre la economía.

Los beneficios sociales del Capitalismo


Una de las definiciones más completas para describir el sistema económico social que predomina actualmente la dio Ludwig von Mises en el libro “La Acción Humana” (parte 1, capítulo 3.2).

Mises describió cómo es que el capitalismo, según lo establece la definición, nunca ha sido practicado en el mundo.  Y demostró que el sistema social que predominaba actualmente era una economía mixta que mezclaba los principios colectivistas del socialismo, prácticas dictatoriales y presidencialistas de gobierno, y prácticas de comercio mercantilistas que protegían los intereses de ciertos grupos de interés económico, político y social.

La definición da Mises del mundo en que vivimos es la siguiente:

“Los ricos, los propietarios de las plantas actualmente en funcionamiento, no tienen ninguna clase de interés en el mantener la libre competencia. Se oponen a la confiscación y la expropiación de sus fortunas, y sus intereses propios están más bien en favor de medidas que impidan a los recién llegados disputar sus posiciones.

Los que luchan por la libre empresa y la libre competencia no defienden en forma alguna a quienes son hoy ricos y prósperos. Por el contrario, lo que quieren es despejar el camino a personas desconocidas y humildes hoy para que sean los empresarios del mañana, quienes con su ingenio eleven el nivel de vida de las masas. Todo lo que quieren es contribuir a una mayor prosperidad y a optimizar la economía. Son ellos la vanguardia del progreso”.

Mises enfatiza que los hombres que luchan por la libre empresa y la libre competencia son en realidad los héroes del mañana.  Estos hombres son los pilares -hombres que actúan- del sistema capitalista por definición; pues el capitalismo no es el sistema social que fomenta la libre acción de individuos en la sociedad para crear riqueza, iniciar empresas, actuar en lbire competencia y fomentar el intercambio de la riqueza entre el resto de las personas.

Pensando en estas líneas, el capitalismo tiene como resultado infinitos beneficios “sociales” que permiten que las masas, la gran mayoría de individuos, participen del intercambio de bienes y de la generación de riqueza.

Otros sistemas sociales y económicos no tienen estas contribuciones sociales -para quienes gustan del término-, pues sus beneficios (como bien estableció Mises) son en favor de ciertos grupos de ricos que siempre han sido ricos; e impiden que los “recien llegados”, usualmente emprendedores e innovadores puedan participar en libre competencia para ofrecer sus servicios.

El socialismo, la economía mixta que predomina en el mundo, las ideas de la social-democracia y tantos otros sistemas que fomentan la redistribución de la riqueza de los ricos para los pobres nunca explican la manera en que la riqueza se genera en la sociedad.  En un intento por expropiar de la riqueza a algunos su único logro en términos absolutos es robar y expropiar de la riqueza -y la oportunidad de producir- a toda la sociedad. Todos estos gobiernos son Enemigos de la Sociedad.

Sólo un sistema social que fomenta la libertad de los individuos que conforman una sociedad es capaz de beneficiar al grupo, las masas, los pobres y los ricos.  ¿Acaso no son ya claros los beneficios sociales del capitalismo?