Los grupos son más poderosos que los individuos


“Los socialistas preguntan: Puesto que la ley organiza la justicia ¿por qué no organiza también el trabajo, la instrucción o la religión? He aquí la respuesta: Confiar a la ley la misión de organizar el trabajo, la instrucción o la religión equivaldría a confiar a la ley la misión de desorganizar la justicia. Recordemos que la ley es fuerza. En consecuencia, el dominio de la ley no puede rebasar el dominio legítimo de la fuerza”. La ley, Frederic Bastiat

Esta semana tuve un diálogo con estudiantes de bachillerato sobre La ley, de Bastiat y cuando estábamos en el tema de los grupos de presión, dos de sus comentarios me parecieron poderosamente significativos. El primero fue: “si no es el Estado ni la iglesia, entonces los que van a controlar todo son las empresas, las grandes corporaciones nos van a controlar”. El segundo era un poco más general: “los individuos no tienen posibilidades, los grupos siempre les van a ganar, uno no puede defenderse de los grupos”.

Del primer comentario saco cierta desesperanza, el joven que me lo dijo tenía la certeza de que siempre debe haber alguien superior a la ley, alguien que dé las órdenes y controle todo. Además, cuando esa organización superior no es el Estado o la iglesia, no queda otro ente de dominio más que las empresas perversas que controlan el mundo.  ¿Por qué esa idea de que si el gobierno se encarga solo de la justicia y de velar por el cumplimiento de los contratos, entonces quienes controlarían el mundo serían las grandes corporaciones? Todo el tiempo estamos intercambiando en nuestras relaciones, no sólo cuando trabajamos y recibimos un salario o cuando vendemos o compramos un producto; intercambiamos afecto, amabilidad, buenos o malos tratos con las personas a nuestro alrededor. Hacemos contratos laborales, pero también hay contratos de matrimonio o de comportamiento cuando estamos en el colegio, por ejemplo, y no creo que las empresas tengan que ver con estas relaciones. Lo que sí hacen las empresas grandes y pequeñas, los comerciantes y productores, es generar bienes y servicios, crear prosperidad, y sus actividades también deben estar regidas por la ley.

En cuanto a los grupos contra los individuos, todo el punto de Bastiat al respecto es que los grupos no deberían tener mayor influencia para controlar la ley a su antojo, porque es igual de injusto que una minoría expolie a una mayoría y viceversa. Además, es preciso que recordemos que un grupo es un conjunto de individuos y que un individuo puede sobrevivir sin un grupo, pero un grupo no puede sobrevivir sin individuos. Antes de ser “nosotros”, somos “yo”, la minoría más importante en el mundo, la que debemos defender a toda costa. Cuando dejamos que los grupos de presión pasen sobre la ley, cuando dejamos que los mercantilistas pasen sobre la ley, y los gobiernos o cualquiera, estamos olvidando nuestro propio valor, que no necesitamos de un gobierno central que planee nuestras vidas, que podemos unirnos a otros si lo que se necesita es que seamos un grupo grande de individuos que valoran y defienden su libertad.

Club de lectura de “El Manantial” con el Colegio Americano de Guatemala


Como parte de las actividades de nuestro Centro y en conjunto con el equipo de la Biblioteca Ludwig von Mises, el día de hoy visitamos el Colegio Americano de Guatemala. En la reunión compartimos con el primer grupo de estudiantes que participará en la lectura de la novela El Manantial escrito por Ayn Rand.

El Manantial (1943) narra la historia de Howard Roark, un arquitecto desafiante, individualista, egoista y incólume que debe enfrentarse al sistema y distintas corrientes filosóficas que lo gobiernan.  Roark, el hombre ideal, al que Rand buscaba enaltecer como una figura aspiracional para todos los seres humanos se convirtió en menos de dos años después de la publicación de la novela en uno de los personajes ficticios más conocidos del mundo.  La historia de esta novela llevará a los alumnos al cuestionamiento de la consistencia literaria de los personajes y la estructura de la novela.  Además, se profundizará en los valores y principios que la autora expuso en su obra y a través de diálogos socráticos que finalizarán en diciembre de 2009 los alumnos participantes podrán compartir con nosotros una experiencia inolvidable de lectura.

En la reunión participaron el director del colegio el Director Edward Langlais, el Consejero Académico Dr. Richard Clinton y 19 alumnos de los grados de 10th, 11th y 12th Grade que participarán en el club de lectura El Manantial bajo el liderazgo de Adelaida Loukota, encargada de clubes de lectura de la Biblioteca de la UFM y en el cual yo como Director del Centro de Estudios del Capitalismo tendré el gusto de participar y asesorar.