Con el tiempo que pasa


Cuando estaba en la universidad decidí que no me iba a involucrar en política. En parte porque no me gustaba la política que se hacía por esos rumbos, a pequeña escala en la universidad y a gran escala en mi país, en el mundo; tampoco conocía (no quería conocer) alternativas. Yo me dedicaba a asuntos culturales, quería cambiar al mundo por medio de la poesía.  Prefería no opinar sobre las ideas políticas de Jorge Luis Borges o Ezra Pound y prefería hablar de las de García Márquez. Con el paso del tiempo no sólo he comprendido que si bien la ideología de un autor se ve reflejada en su obra, ésta no la hace mejor o peor. También comprendí que es importante tener una opinión, ideas claras, incluídas las políticas. Porque si uno sólo se deja llevar por la marea puede terminar en un lugar donde no quiere estar, puede terminar viviendo en su peor pesadilla y no ser consciente de qué está mal.

Hace un tiempo vi este video: Cuba: The times are changing – People & Power – Al Jazeera English. El documental contiene opiniones de cubanos a los que se les ha permitido tener un negocio propio, como un experimento capitalista. Una de las cosas que más me impresionó es que ellos están muy contentos con la oportunidad de tener algo propio, de trabajar para sí mismos pero cuando el entrevistador les pregunta sobre las medidas que han permitido el fenómeno, ellos dicen que eso ya es política y prefieren no hablar de ello. Ellos no quieren tener una opinión política. Esta postura resulta natural si consideramos los años de censura y el control, comunes en cualquier dictadura. Para mí, ello también es un signo de advertencia, un recordatorio que necesitamos para defender nuestras ideas, para no abandonarnos en la comodidad de una opinión “segura” y que va con la corriente. El capitalismo sigue siendo un ideal desconocido, muchos lo rechazan sin tener idea de cuáles son los valores fundamentales sobre los que se sustenta. Creo que ahora no sólo me llegó el tiempo de expresar mis ideas, también de cuestionarlas, discutirlas, defenderlas.

Las víctimas del comunismo


En octubre del año 1917 la revolución bolchevique inició el largo y tortuoso camino de una de las ideologías más sanguinarias de la historia mundial.  El Comunismo y sus defensores mataron en menos de 100 años más de 100 millones de personas en los 6 continentes del planeta Tierra y el número sigue creciendo.

Este video (en idioma inglés) que narra gráficamente historias de víctimas del comunismo en distintos países del planeta que fueron gobernados por este tiránico sistema esclavista.  El proyecto del video es auspiciado por la Fundación de Víctimas del Comunismo (The Victims of Communist Memorial Foundation) del cual pueden conocer más información siguiendo el link.

Ojalá que nunca olvidemos la historia…