Millonarios a crédito


En la primera parte del anuncio sale una chica que va de tienda en tienda comprando ropa y zapatos, luego la vemos haciéndose un facial y una manicura, feliz de la vida, sin penas ni preocupaciones. Luego nos informan que el programa se llama “Niñas consentidas”, que es un nuevo reality show en el que veremos esos casos de chicas que gastan más de lo que tienen y viven con las tarjetas de crédito al tope, que no trabajan y son un desastre y cómo las ayudan a encaminar su vida. Al final vemos una escena más de la chica comprando, pero la detiene una señora que le pregunta cuánto dinero tiene en el banco, cuando la chica le responde que ni cinco dólares, la señora la cuestiona sobre cómo piensa pagar lo que está comprando, y el anuncio termina con la cara de horror y sorpresa de la chica ente tal pregunta. Creo que cuando vi el anuncio por primera vez pensé que ya se están quedando sin temas para eso de los reality shows y me molestó un poco el cliché de las niñas tontas, compradoras compulsivas, porque hay que ver cómo eso de gastar a crédito se le da tan bien a algunos señores.

Anoche Gabriel Calzada estaba hablando sobre la crisis de España y cuando nos explicaba algunas de las medidas que ha tomado el gobierno para solventarla, usó el siguiente ejemplo: hay una familia que se encuentra en una buena posición económica, tiene acceso a créditos y dada esta situación de bonanza sus miembros deciden que ya no van a cenar en su casa, sino que sólo van a ir a restaurantes caros, van a ir a Disney cada tres meses, van a viajar sólo en primera clase, van a tener dos carros por persona en casa, en fin, se van a dar la gran vida. Un día se dan cuenta de que tienen que empezar a pagar el crédito, así que deciden empezar una política de austeridad. Cuando van a cenar ya no piden café con el postre y cuando van a Disney ya no se comen un helado diario, sino uno cada dos días. No deciden ser más productivos para pagar la deuda, piensan que con estos pequeños reajustes lograrán salir adelante. ¿Qué le diría a esta familia Gail Vaz-Oxlade (la experta en finanzas que aconsejará a las niñas consentidas? Probablemente que “Cuando usás efectivo, tu cerebro registra la compra, pero también el dolor de despedirse del dinero. Cuando usás plástico, solo obtenés la emoción de la compra pero no el dolor de despedirse del efectivo, porque la cuenta viene mucho después“. Lo triste de las crisis económicas en los países es que no se dan por las decisiones de una chica que no supo usar bien su tarjeta de crédito, sino por las decisiones de políticos que piden préstamos por cantidades tan grandes de dinero que no podemos imaginarlas con certeza, que después creen que podrán solucionar el problema incrementando la carga tributaria de los ciudadanos y que, además, limitan la capacidad productiva de las personas; sin mencionar la corrupción que se da en esas esferas.

Si, como rico Mac Pato, tuviéramos una bóbeda llena de monedas de oro, sabríamos cuánto podemos gastar sin endeudarnos. Supongo que como el oro pesa mucho, es más fácil llevar una ligera tarjeta de crédito en el bolsillo. La consigna en ese caso sería no gastar más de lo que puedas pagar a fin de mes para mantener la tarjeta a cero. No digo que las culpables de las deudas sean las tiendas o las tarjetas, sino aquellos que nos excedemos y compramos más de lo que podremos pagar de una vez. El crédito es una herramienta útil, pero es importante saber que no te están regalando las cosas, que lo que uno compra lo tiene que pagar, y que para pagar hay que producir ese dinero. El gobierno no produce dinero, más bien “administra” el dinero que le damos los trabajadores, ¿cuándo seremos conscientes de que las decisiones en políticas económicas son una cuestión ética, que tiene que ver con la vida de cada uno de nosotros?

Primero la crisis económica y luego, ¿hasta cuándo seguiremos en depresión?


Video: The Last Laugh – Crisis Subprime – Subtitulos Castellano

Tan sólo necesité ver este programa para entender las causas y efectos causados por la reciente volatilidad en la bolsa de valores de Estados Unidos.  Sin duda, el sarcasmo, la inteligencia y el humor son la mezcla ideal para “enlight” la mente de cualquier persona.

Me fascinó la explicación de los causantes de tan “preocupante volatilidad del mercado”.  Se las recomiendo mucho.  Sólo esto es necesario para entender el rol que juegan los sentimientos humanos en el mercado.

Tal parece que el causante de esta última crisis (de muchas otras que ha habido) fue de nuevo la falta de ética, irresponsabilidad y abuso de poder en manos de toda una demoledora industria crediticia.  La entrega de cientos de millones de dólares en hipotecas pequeñas se convirtió lentamente en un paquete tan grande como la bolsa de regalos de Santa Claus.  La única diferencia es que esta bolsa se reventó antes de que llegara la navidad.

El resto fue tan sólo la histeria de los especuladores en el mercado que desde hace algunas semanas han jugado a “perder” millones de dólares en un día y “ganar” millones de dólares en otros mercados al día siguiente.

Al final, el más inteligente ahora será aquella persona con suficiente dinero para lanzarse a comprar acciones en el mercado instantes antes de que el valor de las mismas suba como un cohete directo a la luna.  Mientras tanto, los gobiernos han abrazado las políticas keynesianas y se han encargado de comprar “deudas” para “rescatar” las bombas que ellos mismos permitieron al especular con las tasas de interés durante años.

Recuerden que la crisis económica no puede desaparecer, retroceder o eliminarse.  Lo único que puede hacerse es forzar un “alto” al proceso de destrucción creativa del mercado (a través de más irresponsabilidades inflacionarias en la banca central).

La depresión económica es inminente y los efectos aún están por verse en el mundo entero.  Fuimos engañados y siempre lo supimos.  ¿Ingenuos o idiotas?

Visiones cristianas sobre el dinero y la riqueza


“A lo largo de los siglos ha habido hombres que han dado pasos en caminos nuevos sin más armas que su propia visión. Sus fines diferían, pero todos ellos tenían esto en común: su paso fue el primero, su camino fue nuevo, su visión fue trascendente y la respuesta recibida fue el odio. Los grandes creadores, pensadores, artistas, científicos, inventores, enfrentaron solos a los hombres de su época. Todo nuevo pensamiento fue rechazado. Toda nueva invención fue rechazada. Toda gran invención fue condenada. El primer motor fue considerado absurdo. El avión imposible. El telar mecánico, un mal. A la anestesia se la juzgó pecaminosa. Sin embargo, los visionarios siguieron adelante. Lucharon, sufrieron y pagaron por su grandeza. Pero vencieron.”  Howard Roark en El Manantial

Durante siglos los hombres creativos han sido considerados enemigos públicos.  Los creadores, los empresarios y comerciantes desde tiempos inmemorables han sido tratados como una clase de seres humanos distinta e inferior.  El trabajo y el lucro ha sido considerado por muchos como inmoral y deleznable.  Crear riqueza y hacerse rico fue considerado por la religión cristiana como un pecado.  Tal ha sido la antipatía de la religión cristiana por el genio creativo que en los escritos bíblicos se narra como Jesucristo, el hijo del dios cristiano enviado a la tierra, ennobleció la vida en pobreza y el altruismo irracional.

Imágenes que narran esta visión del hombre creativo en la sociedad occidental podrán verlas en la exhibición en línea que la Universidad de Harvard ha publicado con el nobre Coin and Conscience: Popular Views of Money, Credit and Speculation (Moneda y conciencia: opiniones populars sobre el dinero, el crédito y la especulación).

La exhibición online cuenta con un catálogo de la Biblioteca Baker de la Harvard Business School con más de 1,000 imágenes grabadas en madera, litografías y otras publicaciones del siglo XVI al XIX.  Entre los artistas que trabajaron las imágenes se encuentran Breughel, Goltzius, Rembrandt, Hogarth y Gillray.

El catálogo está dividido en las siguientes categorías:

  • opiniones sobre las tasas de cambio, bancos, tesoros,
  • retratos de banqueros y financistas,
  • sátiras políticas, finanzas nacionales e impuestos,
  • imágenes de prestamistas, avaricia, corrupción, pobreza, caridad y antisemitismo,
  • imágenes sobre la especulación y el crédito

La mayoría de las imágenes tienen una importante influencia del pensamiento cristiano respecto al lucro y a la creación de riqueza en este mundo terrenal. En el cristianismo se ha considerado que el lucro es pecaminoso y la creación de riqueza una falta moral contra la que consideran la “virtud de la pobreza”.  Muchos han sido los movimientos que han intentado re-escribir la historia de la relación entre la creación de riqueza y la actividad empresarial con el pensamiento cristiano.  Sin embargo, para estas personas es imposible borrar la historia que contradice todos y cada uno de sus argumentos.  Los invitamos a visitar el sitio web para conocer algunos de los prejuicios que por más de 4 siglos se han permeado en la sociedad occidental.

€, Grecia, América Latina y USA. La crisis anunciada por los economistas austríacos


La crisis económica del Euro ()y del grupo de PIGS en Europa es muy bien conocida por el mundo luego de que la crisis económica en Grecia derrumbara las bolsas de valores en todo el mundo.  El pánico se apoderó de los inversionistas en la famosa moneda de la Unión Europea y todos preguntaban qué había ocurrido.

Los eventos que acontecieron luego, así como, las reacciones políticas y económicas que resultaron han sido ya explicadas por los economistas de la Escuela Austríaca de Economía durante décadas.  El endeudamiento de los gobiernos es el causante del potencial derrumbe no sólo del euro, sino también, el de la Unión Europea.

Los académicos, Kenneth Rogoff de la Universidad de Harvard y Carmen Reinhart de la Universidad de Maryland presentaron una investigación histórica Download PDF evaluando cómo surgen las crisis de deuda de los gobiernos en un intento por salir de crisis financieras.  Los gobiernos, explican Rogoff y Reinhart, procuran disminuir el desempleo creando trabajos a través de la emisión de moneda sin respaldo, creando trabajos artificiales con grandes obras de infraestructura pública y el aumento de la deuda pública de los países.  El endeudamiento de los gobiernos inicia con el traspaso de la deuda privada a la deuda pública a través de subsidios y compra de deudas privadas.  Luego, la deuda pública, más grande y sin respaldo, empuja a un incremento del gasto público a través de subsidios para desempleados, jubilados, minusválidos, huérfanos, pobres, discriminados y cualquier otro grupo apoyados por los grupos de la “sociedad civil” que proponen la redistribución y el colectivismo democrático.

Ya en crisis, el gasto privado que se debilita ante la competencia del gasto público artificial, empieza a generar muchos menos réditos para el erario público y la recaudación fiscal disminuye.

La historia se repite

El anterior ciclo histórico de desarrollo de una crisis financiera ha ocurrido en los Estados Unidos desde septiembre del año 2008 y se está repitiendo con muchas mayores dificultades en Europa y Asia.

Una vez más, se demostrará que la propuesta de John Maynard Keynes para estimular el gasto fiscal y reducir los efectos de las crisis conllevará daños a la economía de todos los habitantes en el mundo mientras se realizan “chapuces” de corto plazo y, que a la vez, extienden el letargo económico que forjarán para las próximas décadas.

Hace algunas semanas, CNBC presentó un reporte de los gobiernos que enfrentan el mayor problema de deuda pública (top ten government-debt issuers most likely to default) y el mundo conoció los resultados que las políticas redistributivas y colectivistas tenían en la economía de un país.  La Venezuela de Hugo Chávez lidera el listado y es seguido por Ucrania, Argentina, Paquistán, Letonia, Dubai, Islandia, Lituania, el estado de California y por último, Grecia, que durante las últimas semanas fue el centro de atención de los periódicos mundiales.

La crisis e imposibilidad de estos países para pagar su deuda tiene efectos que impactaran la economía de las economías grandes y chicas.  Según el Global Sovereign Credit Risk ReportDownload PDF, la situación de países como Estados Unidos y el Reino Unido se ha deteriorado conforme ha aumentado la compra masiva de bonos del tesoro de inversionistas temerosos.  Según el reporte, en el año 2009 el Reino Unido alcanzó una deuda del 9&% de su PIB y Estados Unidos alcanzó una deuda del 75% respecto al PIB estadounidense. the situation has deteriorated significantly.

La crisis financiera no ha terminado y se extenderá en el 2011 con el incremento record de una deuda pública de 1,6 billones de dólares que propuso el presidente Obama y que alcanzará un 77% del PIB del país. De seguir así, el FMI ha estimado que la deuda de Estados Unidos y el Reino Unido habrá alcanzado el 100% del PIB de cada uno de esos países en el año 2014.

Un ciclo vicioso

El incremento de la deuda pública y las expectativas de bajo crecimiento proyectadas para los PIGS, así como para los países que han incrementado su deuda pública luego de la crisis financiera que inició en el año 2008, podría causar un peligro ciclo vicioso.  Un ciclo en el que inversionistas dudarán cada vez más de invertir su dinero en el Tesoro de los Estados Unidos (que fue considerado el paraíso de protección de la economía mundial) y causaría una creciente presión fiscal para cumplir con los compromisos de pago de deudas y las propuestas redistributivas de los gobernantes.  Grecia fue un claro ejemplo del resultado obtenido luego de seguir este ciclo vicioso; el resto de Europa y el Euro son ahora los más amenazados.  Estados Unidos, por un lado recientemente ingreso a este ciclo y, América Latina, junto a caudillos populistas, seguirá un camino desastraso para sus economías similiar al griego.

La historia de la crisis japonesa debiese ser un ejemplo exacto y objetivo de lo que ocurre cuando una economía tiene niveles de deuda muy altos en base a estímulos fiscales artificiales y un bajo crecimiento + la socialización de la deuda privada con baillouts que sólo sirven para malinformar a los consumidores y falsear el cálculo económico.