La historia bíblica de Ananías y la colectivización de la propiedad


Cualquier similitud es pura coincidencia y esta historia que cuenta la Biblia me parece tan acertada para explicar la manera en que el Estado ahora nos ataca.

La historia de Ananías narra cómo este hombre muere “de vergüenza” luego de ocultar las ganancias de una propiedad que le pertenecía.  En esa época, las ganancias y la venta de las propiedades era colectiva y los réditos de cualquier transacción eran administrados por la Iglesia.  La “vergüenza” a la que se refiere la Biblia no es más que una figura para representar el castigo de la Iglesia y sus miembros luego de que Ananías hizo valer uno de los derecho más importantes, el de propiedad privada y el derecho a lucrar con la venta de la misma.

Actualmente, por fortuna, la Iglesia ni ninguna institución religiosa tiene el control para robar las ganancias obtenidas de nuestra propiedad; pero, en su lugar, el Estado se ha convertido en el albacéa de ese control impuesto.  El pago de impuestos forzosos sobre las rentas de los ciudadanos y la expropiación de la propiedad en nombre del bien público es un reflejo actual y preocupante de la manera en que el Estado viola uno de los derechos de acción más importantes: lucrar de nuestra propiedad privada y trabajo.

Los dejo con la espeluznante historia bíblica de una muerte anunciada,

“Un hombre llamado Ananías, junto con su mujer, Safira, vendió una propiedad,  y de acuerdo con ella, se guardó parte del dinero y puso el resto a disposición de los Apóstoles.  Pedro le dijo: «Ananías, ¿por qué dejaste que Satanás se apoderara de ti hasta el punto de engañar al Espíritu Santo, guardándote una parte del dinero del campo?  ¿Acaso no eras dueño de quedarte con él? Y después de venderlo, ¿no podías guardarte el dinero? ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? No mentiste a los hombres sino a Dios».  Al oír estas palabras, Ananías cayó muerto. Un gran temor se apoderó de todos los que se enteraron de lo sucedido.”

Alerta: Capitalismo


Durante las últimas 5 semanas he seguido las noticias (Google Alerts) de la palabra clave: Capitalismo.  Leer todas esas noticias evidenció la manera en que la ideología socialista ha capturado los medios de información en línea escritos en idioma español (deberé hacer lo mismo con alertas en inglés).

El servicio Google Alerts envía notificaciones por correo electrónico y/o RSS de la publicación de noticias nuevas sobre palabras clave.  Estas alertas son enviadas de acuerdo a la solicitud del usuario cada vez que “ocurren” -son publicadas, y diaria o semanalmente con un resumen de todas las publicaciones realizadas.

Así, el resultado que he recibido diariamente en mi correo electrónico sobre nuevas publicaciones en Blogs, sitios web de noticias, páginas privadas y otros sitios sobre el término capitalismo en estas 5 semanas es el siguiente:

  • 405 nuevas menciones del término (88% del total) responden a comentarios negativos, en contra, críticas, reclamos y ataques.
  • Sólo 55 menciones (12% del total) son críticas positivas sobre el capitalismo y utilizan el mismo de manera adecuada.
  • De las menciones hechas del término sólo en blogs, 215 eran negativas (89.6%) y 25 eran positivas (10.4%).
  • De las menciones hechas del término sólo en sitios web de noticias, 170 eran negativas (89.5%) y 20 eran positivas (10.5%)
  • De las menciones hechas en otros sitios web, 20 eran negativas (66%) y 10 eran positivas (33%).

De estas menciones, la gran mayoría de las críticas realizadas en contra del capitalismo se referían a este como,

  • rapaz, neoliberal, inhumano, sistema de opresión, un engaño empresarial, complot millonario, sistema ineficiente, inmoral, imperialista, herramienta gringa, una farsa financiera, instrumento burgués y oligarca.

Conforme pasaron las semanas, la lectura de esos posts fue cada vez menos estresante y me permitió comprender y notar en qué sí eran consecuentes todas estas noticias y comentarios desfavorables respecto al capitalismo.

Es evidente que la gran mayoría de los bloggers (un 88% de ellos) que publican comentarios respecto al capitalismo desconocen el significado de este término y sus implicaciones económicas, políticas y sociales.  Y un porcentaje similar de medios noticieros utilizaron el término capitalismo de manera errónea para describir eventos noticiosos.

Porque la politización del término capitalismo por la ideología socialistas ha tenido un enorme eco durante muchas décadas.  Y desde entonces, la medida y definición del capitalismo empezó a significar todo aquello que no fuera el sistema social colectivista que desarrolló Karl Marx.

Así, se acusa al capitalismo de los problemas y fallas causados por los infinitos intentos de manipular pilares fundamentales del capitalismo: el libre mercado, la propiedad privada y los derechos individuales, la libertad como no interferencia del gobierno, entre otros; que han sido mezclados con prácticas y pilares del Socialismo (socialización de los medios de producción, control administrativo colectivista, nacionalización, búsqueda del bien común, intervencionismo en la economía, sacrificio de la libertad individual a favor de la colectividad, eliminación de la oposición, entre otros) a cargo de líderes en el gobierno, líderes en movimientos civiles y/o civiles con privilegios que lo único que han buscado es perpetuar su poder, extender sus riquezas y ampliar su campo de acción en la captura del gobierno.

Lo anterior confirma la cantidad de noticias que pude leer en las últimas semanas.  En la gran mayoría de estas noticias, se exponen opiniones favorables a la dictadura del gobierno castrista en Cuba, a la dictadura populista del bolivariano Hugo Chávez, a los reclamos y discurso indigenista de Evo Morales, a las críticas en contra del capitalismo por defensores del medio ambiente y oponentes de la industrialización, a comprometidos demócratas con El Cambio (Change) del plan de gobierno de Barack Obama y sus reformas en el sistema de salud, a la lucha de clases y a la revolución de los pobres contra los ricos.

Esto confirma que es urgente la educación de la población sobre la gran historia silenciada del papel que han cumplido los pilares del capitalismo en el desarrollo del mundo y cómo estos han sido manipulados y transformados en herramientas del colectivismo.

Sin duda, es necesario divulgar, enseñar y estudiar los pilares del capitalismo si es que algún lograremos entender el irreparable daño que la práctica de las ideas socialista ha tenido, tiene y tendrá en nuestra sociedad.  Hacer esto será una lección de la historia para el futuro de la humanidad y espero que aprendamos la lección.