¿No a la minería, o es un no a algo más?


Imagen tomada de: http://bit.ly/YJRB5U

Imagen tomada de: http://bit.ly/YJRB5U

Los vi ayer. Eran unas 50 o 60 personas. Llegaron, empezaron a tomar sus lugares y les entregaron los carteles para la protesta frente al edificio donde están las oficinas de la Embajada de Canadá. No llenaban toda la calle. Había un par que seguro eran los organizadores del asunto, porque eran los que le daban declaraciones a los periodistas. Yo no sé si los pobladores de Santa Rosa estaban convencidos de estar ahí, uno a veces piensa que son personas a las que les pagan por ir a protestar, eso no es algo nuevo bajo el sol. Sí sé que vi que estaban cansados, que no gritaban con entusiasmo, que sus voces y actitudes no tenían la fuerza de quien piensa que defiende la verdad. Estoy segura de que hay muchas personas en estas comunidades que se levantan muy temprano para ir a trabajar, que luchan cada día para salir adelante.

Hoy la policía disolvió otra protesta, la noticia dice que “Los pobladores dijeron a los periodistas que se oponen al proyecto minero, denominado “El Sastre”, debido a la contaminación y porque consideran que la empresa, que se propone extraer oro en el lugar, podría dejar sin agua a la comunidad”. El miedo es un arma poderosa, la gente tiene miedo de lo que no conoce, ¿podrían confiar en la empresa minera? ¿Podrían confiar en que el gobierno los defenderá si la empresa no cumple su parte del contrato? Puedo entender el miedo que produce la posibilidad de perder el agua, el miedo que da sentirse vulnerables. Estoy segura que hay muchas personas en estas comunidades que no quieren que sus hijos tengan que caminar kilómetros para ir a traer agua al río, que quieren progresar, educarse, que los dejen trabajar en paz.

Sé que hay gente en algunas empresas, mineras o no, que hacen transas, pero se supone que para eso vivimos en un mundo que tiene leyes y contratos, para que nadie esté sobre la ley. La idea es vivir en una sociedad que no permita los privilegios, con un gobierno que no te quite lo que es tuyo y te ayude a que nadie lo haga. Quiero pensar que la gente no está simplemente contra las minas, quiero pensar que está en contra de la incertidumbre que nos provoca pensar que los gobernantes son como Artemio Cruz, ese personaje de Carlos Fuentes, que en su juventud fue revolucionarlo y luego simplemente se convirtió en un político corrupto, que hacía negociaciones así:

«—…alegan que aquí en México se pueden fabricar esos mismos carros. Pero nosotros vamos a impedirlo, ¿verdad? Veinte millones de pesos son un millón y medio de dólares…
Plus our commissions
—No le va a sentar muy bien el hielo con ese catarro.
Just hay fever. Well, I’ll be
—No termino. Además, dicen que los fletes cobrados a las compañías mineras por el transporte del centro de la República a la frontera son bajísimos, que equivalen a un subsidio, que cuesta más caro transportar legumbres que acarrear los minerales de nuestras compañías…
Nasty, nasty
—Cómo no. Usted comprende que si aumentan los fletes, nos será incosteable trabajar las minas…
Less proffits, sure, lesproffitsure lesslessless…» (encuentre la novela completa acá)

Es cierto que la vida no es un negocio, es cierto que para preservar la vida tenemos que explotar la tierra, construir los bienes que necesitamos. Tenemos la inteligencia, las herramientas. Hay minas que no son una amenaza, que son la oportunidad para que muchas personas tengan un trabajo.

La ecología como principio social; según el sitio Objetivismo.org


“La ecología como principio social… condena las ciudades, la cultura, la industria, la tecnología, el intelecto, y aboga por el retorno de los hombres a la “naturaleza”, al estado de infra-animales gruñidores cavando el suelo con sus propias manos.” Fuente: objetivismo.org

La ecología es la ciencia que estudia la relación de TODOS los seres vivos y el ambiente que los rodea.  Intentar enfocarla a un “principio social” sólo abre las puertas a la crítica de términos que actualmente tienen una connotación negativa debido a la ignorancia y desconocimientode su verdadera definición.

La ecología no es mala o buena; es una ciencia.

La crítica debe dirigirse a los hombres y no a la ciencia.  El show de los defensores del medio ambiente debe combatirse en el campo de la moralidad.

Así, es distinto decir que aquellos hombres que  dicen llamarse defensores del medio ambiente, críticos del calentamiento global antropogénico y/o empáticos en el uso y aplicación de soluciones que no dañan el medio ambiente son quienes condenan las ciudades, la cultura, la industria, la tecnología, el intelecto y abogan por el retorno de los hombres a un estado de “naturaleza”, a un estado animal incivilizado que cultiva el suelo con sus propias manos.

Si utilizamos este segundo discurso seguramente tendremos muchas maneras para demostrar que nuestra postura es la correcta y la moral.  Yo puedo defender de manera radical los principios del capitalismo y ser a la vez una persona que cree que el desarrollo sostenible es imprescindible para la creación de riqueza y expansión del comercio.

Este post tan interesante de Objetivismo.org les permitirá continuar estudiando cuál es el código de valores detrás del moviento ecologista y, a la vez, conocer cuáles son los fundamentos filosóficos que todos los días nos permiten buscar nuestra felicidad y la de nuestros seres queridos.

El derrame de petróleo en el Golfo. Costos, obligaciones y responsabilidades.


Una de las condiciones más importantes de la libertad es la no violación de la libertad y derechos de otros.  Así, el que un individuo cause externalidades negativas para otros lleva consigo la responsabilidad de reparar los daños causados a estas personas.  La ley, defensora de los derechos y obligaciones de los ciudadanos, es la guía bajo la cual se decide cuáles serán las reparaciones adecuadas.

El derrame de petróleo el golfo de México y sus consecuencias

La torre de BP Deepwater Horizon

Esta condición de la libertad, ha sido pasada por alta por los medios de comunicación y los grupos de “defensa” del medio ambiente en aras de responsabilizar socialmente a una empresa que ha causado una multimillonaria pérdida para cientos de millones de personas en el golfo de México.  El 20 de abril de 2010 la planta petrolera de exploración “Deepwater Horizon” en el Golfo de México explotó y se hundió dos días después.  11 personas murieron en el accidente y un derrame de petróleo empezó a fluir desde el fondo marino.  El flujo de petróleo continúa fluyendo y los Estados Louisiana, Mississippi, Alabama, Texas y Florida fueron los primeros en ser afectados.  Además, la costa mexicana ha sido seriamente amenazada y el impacto en sus costas ya se evidenció.

El campo de petróleo marino es propiedad de la empresa Transocean Ltd y de la inglesa BP que es la empresa mayoritaria en la propiedad de este campo petrolero.

Desde el 20 de abril, más de 5,000 barriles de petróleo al día (790 m3/d) son derramados y la empresa petrolera ha invertido US$ 7 millones diarios para contener el desastre natural.  Respecto al inicio del derrame, los expertos en el tema han denunciado que el mismo pudo ser prevenido con la instalación de controles remotos de bloqueo utilizados actualmente por la normativa de los países petroleros Brasil y Noruega.  Esta regulación no existe en los Estados Unidos y el mismo no era utilizado.

610xSteven Wereley, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad de Purdue, analizó un video para analizar el flujo de petróleo que continúa fluyendo desde el accidente y su reporte confirmaba que el derrame por día era muchísimo mayor al reporte oficial de 5,000 barrilies diarios.  Wereley estimó que el flujo de petróleo era de alrededor de 56 mil a 84 mil barriles por día (8,900 a 13,400 m3/d).  Este número es equivalente a lo derramado cada 3.5 a 2.4 días en el famoso accidente del petrolero Exxon Valdez.[57] De ser confirmado este número, sin duda será absoluta responsabilidad de las empresas involucradas reparar los daños causados y enfrentar las demandas que ya se han presentado en los estados afectados.  Para conocer datos de los derrames de petróleo más grandes en la historia de la humanidad pueden ver información en este link: Los mayores derrames de petróleo – Wikipedia

Oil Slick in the Gulf of Mexico

Fotografía del derrame de petróleo en el Golfo de México (19 de mayo, 2010)

descargar imágen (1 MB, JPEG)

¿Debe el gobierno estadounidense tomar acción para reparar estos daños?

Como suele ocurrir en los medios de comunicación y de opinión política, luego de que una gran empresa comete un error el pueblo reclama la acción de su gobierno.  Las demandas de reacción por parte de los gobernantes son consideradas obligatorias y la intención final es castigar al malévolo empresario que abusa de su poder para enriquecerse sin responsabilidad sobre sus actos.

Sin duda, y sin que nadie pueda negarlo, es obligación del gobierno de cualquier estado la protección de los derechos de sus ciudadanos y reclamar el respeto de su propiedad privada y de la del Estado.  El gobierno de Estados Unidos y el de México (principales afectados hasta ahora) deben denunciar enérgicamente con el apoyo de sus leyes la reparación y pago de los daños causados por este derrame petrolero.  Sin embargo, no es obligación de los ciudadanos pagar por la reparación de estos daños con la intervención directa del gobierno para detener el derrame.  Solicitar a Obama que sea su gobierno el encargado de detener este derrame y, que el mismo sea pagado con los impuestos de contribuyentes americanos, es una violación a sus derechos de propiedad y un acto de expoliación ante la ley con el fin de favorecer a un grupo privilegiado.

Cualquier intervención del gobierno de Estados Unidos y México debe ser pagada por los responsables del derrame petrolero y debe diluirse este costo de reparación en los bolsillos de ningún ciudadano.

El día de hoy, BP empezó a implementar un nuevo plan de reparación de daños utilizando una mezcla de lodo y cemento para bloquear el flujo de petróleo (estimaron un 70% de éxito de este plan).  Si este procedimiento fallase, será hasta en agosto que podrán finalmente implementar un plan con mayores oportunidades de éxito.  De continuar el flujo durante más tiempo, este accidente será recordado y estudiado por la historia como el peor desastres naturales causado por el ser humano.  BP y las empresas miembros en la propiedad del grupo deberán ser responsabilizados.

Preguntas a resolver:

  1. ¿Cuánto tiempo más esperará el gobierno de Estados Unidos en organizarse con los expertos de BP para tomar acciones de reparación efectivas?
  2. ¿Cuándo confirmarán la cantidad de petróleo que se ha derramado diariamente desde el inicio de este derrame petrolero?
  3. ¿Cómo pagará BP y sus socios por la responsabilidad que tuvieron al no protegerse contra este derrame y por los consiguientes pasos de reparación de daños que fallaron?
  4. ¿Qué acciones tomará BP para detener el derrame si fracasa el proyecto “Top kill” que inició el día de hoy?

Al día de hoy BP ha gastado ya un estimado de US$760 millones (incluyendo el pago de personal, protección de áreas amenazadas, pago de demandas y petróleo que ya ha sido rescatado).  En menos de 12 horas sabremos las noticias sobre los resultados de la operación “Top kill” y estaremos cruzando los dedos para que las noticias sean afirmativas.

¡Qué calor!


Los meses de marzo a junio son los más secos y cálidos en Centro América.  Jerry Coyne, autor del blog Why Evolution Is True publicó esta interesante gráfica que compila la opinión de las personas respecto al calentamiento global y la opinión que la misma les debe. Coyne es profesor del Departamento de Ecología y Evolución en la Universidad de Chicago y participó con la conferencia titulada “Why Evolution is True” en la UFM durante la conmemoración del nacimiento de Darwin en febrero de 2009.  Los invitamos a verla: link a la conferencia en línea.

El calentamiento del planeta es un tema que ha sido politizado por muchos intereses en las últimas décadas. Algunos grupos de ambientalistas consideran que el mismo es causado por los seres humanos, esto recibe el nombre de calentamiento global antropogénico.  Al acusar al ser humano de ser el causante del mismo, estos grupos han hecho un llamado a establecer controles sobre la libertad del hombre para producir, intercambiar y consumir productos que alteran el estado natural del planeta.

El planeta Tierra es el único lugar en el que el hombre puede buscar recursos necesarios para vivir.  Utilizar y transformar lo que existe en el planeta es necesario para que el hombre pueda vivir.  Sin el planeta el hombre no podría aún sobrevivir.  Sin embargo, esta transformación de la naturaleza no debe ser limitada, regulada y/o prohibida sólo con el fin de proteger los ecosistemas.  Es necesario que se deje a los hombres actuar en libertad para transformar y producir lo que deseen; claro, lo que sí es necesario es exigir que se responsabilicen por daños causados a terceros, por el uso inadecuado de los recursos naturales y la falta de controles sanitarios y ecológicos en los procesos que realizan.  Actuar de esta manera será realmente la única forma en que podremos conservar el planeta y evitar nuestra destrucción como especie.

Soluciones para resolver la contaminación han sido presentadas y lo continuarán siendo si se permite a empresarios descubrir oportunidades y comercializar productos que contaminen menos el ambiente y/o utilicen menos recursos naturales para su elaboración.  Este proceso empresarial debe realizarse sin la otorgación de privilegios, subsidios, protecciones gubernamentales o favores políticos.  Actuar de esa manera sería en realidad, la única forma en rescatar el planeta Tierra.