Osama Bin Laden y la filosofía del mundo


“No es la fortuna la que domina el mundo. Preguntémoslo a los romanos, que tuvieron constante prosperidad cuando se gobernaban según un plan, y constantes reveses cuando se gobernaban según otro. Hay causas generales, ya morales ya físicas, que actúan en cada monarquía, la elevan, la mantienen o la precipitan. Todos los accidentes están sometidos a esas causas, y si el azar de una batalla, es decir, una causa particular, ha arruinado un estado, había una causa general que hacía que ese estado debía sucumbir por una sola batalla.  En suma, la marcha principal arrastra con ella todos los accidentes particulares.” Montesquieu

En la anterior cita, Montesquieu presenta coherentemente la idea de que la sociedad humana posee leyes intrínsecas que determinan los caracteres de su vida.  Estas leyes intrínsecas son todas, posturas metafísicas, epistemológicas y éticas en base a las cuales los líderes de los gobiernos actúan y sus representados aplauden.

La reciente captura y asesinato del líder terrorista Osama Bin Laden es el resultado de un plan coherente que durante más de 10 años se había estado llevando a cabo en Medio Oriente. El costo de este plan ha sido inmenso e incalculable en la cantidad de muertes de civiles que en ambos bandos de la batalla han acontecido.  Sin embargo, en el momento clave de esta captura el líder de los Estados Unidos, el Presidente Demócrata Barack Obama, anunció que esta larga batalla no había sido contra una filosofía de vida ie. El Islam, sino contra las ideas extremistas de un grupo de miembros dentro de la sociedad islámica.

Pretender entender el acontecer histórico desde esa perspectiva es probablemente un terrible revés que precipitará toda clases de accidentes en el futuro cercano y lejano. La situación en que queda el mundo luego de la muerte de Osama Bin Laden debería de invitarnos a conocer con detallada calma y con una valuación sin contradicciones de la filosofía de vida de todos los actores que se encuentran actualmente luchando en territorios en el norte de África y el Medio Oriente.

Tal y como dijo Montesquieu hace tanto tiempo, “todos los accidentes están sometidos a esas causas” y no es el azar de las batallas las que salvará a indefensos e inocentes.  Hoy es un día para estudiar filosofía, porque la filosofía sí importa.

David Hume, 300 años en contra de la Razón


El día de hoy se conmemoran los 300 años del nacimiento del filósofo, historiador y economista escocés David Hume (26 de abril O.S., 1711).  Hume es reconocido como uno de los personajes más importantes de la filosofía occidental y la ilustración escocesa en el  siglo XVIII.  Sus aportes en la economía, historia y política son muy extensos pero el mayor impacto lo tuvo en el campo de la filosofía en la cual sus aportes resultarían creando muchísimos problemas en el entendimiento de la razón, el conocimiento aprioristico y el reconocimiento de la realidad.

En su postura filosófica, Hume era un escéptico que defendía que la mente del hombre era solamente una recolección de percepciones entre las cuales no había relaciones causales. Hume argumentaba que todo el conocimiento es obtenido a través de la experiencia y que somos incapaces de experimentar la causalidad.  Hume explicó que la causalidad, de la misma manera que las entidades, son verdaderas solamente por asociación y costumbre.  Según sus posturas, la causalidad era solamente el hábito de los hombres por buscar asociar cosas en base a experiencias previas y las conexiones entre estas asociaciones no eran deducidas como resultado de la contigüidad, la semejanza, la causa-efecto, la conjunción constante (o conexión necesaria) y/o las prioridades.

El resultado de estas ideas fue en su época innovador y abrió las puertas a una extensa discusión filosófica que continúa hasta el día de hoy apoyada por los defensores del  escepticismo, el positivismo y el relativismo filosófico de quienes consideran que la “razón es y debe ser la esclava de las pasiones”.  Hume fue un empiricista muy famoso que argumentó en contra de la existencia de ideas innatas y concluyó que los hombres solo pueden tener experiencias de cosas que hayan previamente experimentado.

Estos argumentos tomados de Hume han sido y continúan siendo utilizados por quienes buscan argumentar que las cosas que observamos en la realidad no son contingentemente verdaderas y que todo podría ser “de otra manera”.  Por ejemplo, que podemos imaginar cualquier cosa siendo algo totalmente distinto de lo que hemos experimentado en el pasado y que cualquier conocimiento que poseemos no es, ni puede, ser verdadero pues puede ser falseado en el futuro.

Podría parecer compleja esta postura y hay muchísimos puntos desde los cuales podría discutirse toda la obra de Hume. Ahora, tomaremos sólo un ejemplo para explicar cómo las ideas de Hume fueron y continúan siendo desastrosas para la filosofía, la ética ya el reconocimiento de la razón como un medio para buscar la felicidad de los hombres,

Hume argumento que la ética (el estudio de lo moral, lo bueno, el deber ser) no es el resultado del acuerdo o desacuerdo entre lo bueno y lo malo según los conocimientos que hemos adquirido por la razón.  Así, la razón no puede ser la fuente del juicio de nuestras valoraciones y que era necesario buscar una respuesta en las emociones, en la espontaneidad y en nuestras reacciones ante eventos particulares y circunstanciales de lo que consideraremos moral o no.  Así, lo moral y lo bueno sería solamente la búsqueda de la felicidad y el gozo sin tener en cuenta la razón como un medio para valorar actos correctos e incorrectos y acciones justas e injustas.

Estudiar, conocer y discutir la obra de Hume es imprescindible para luego comprender cuáles son los errores en los que Inmanuel Kant caería en su búsqueda por encontrar respuestas correctas en tan importantes discusiones.

Los invitamos a leer las siguientes obras que de manera gratuita están disponibles de David Hume en línea:

1776 – Murió David Hume


humeUn día como hoy, el 24 de agosto de 1776, falleció David Hume a la edad de 65 años en Edimburgo.  Hume es uno de los filósofos más relevantes en el estudio de la civilización humana desde el siglo XIX.

Hume era un excéptico que declaró que la mente del hombre era solamente una colección de percepciones sensoriales entre las cuales no había conexiones causales.  El conocimiento, según Hume, es producto solamente de la experiencia y, por lo tanto, los seres humanos somos incapaces de experimentar la causalidad.  Al respecto, explicó que la causalidad, de la misma manera que las entidades, son solamente ciertas por la asociación que de ellas hacemos a través de la costumbre y las tradiciones.  Según Hume, la ley de la causalidad es el resultado único y exclusivo de la costumbre humana que busca asociar eventos sin que exista una real relación causa-efecto.

Hume además, negó la ley de la no contradicción aristotélica al enunciar que la experiencia, experimentar, no necesariamente tendría como resultado los mismos efectos aún si se repitiese cientos de veces.  Hume dijo que las cosas eran ciertas de manera contingente, pero que, sin embargo, podrían no ser ciertas a la vez.  Según él, sólo porque algo ocurrió de X manera en el pasado no justifica que la misma cosa ocurra de la misma manera en el futuro.  Así, Hume se convirtió en el padre de los relativistas actuales que no aceptan la no contradicción en la realidad y creen en un mundo en el cual no existe certeza de que estamos rodeados de objetos, identidades, causalidad, orden y otras tantas leyes de la realidad.  Así, Hume destruyó la ciencia en el S. XVIII condenándola en manos de excepticos que aún hoy atacan la razón en busca de otorgarse privilegios y favores.

Afortunadamente, muchos filósofos continuaron su trabajo luchando contra Hume y su postura relativista gnoseológica respecto al mundo.  Algunos de los más fervientes opositores del relativismo han demostrado que la realidad existe y no puede negarse, que la ley de la casualidad existe y es necesaria para entender la realidad y que la facultad humana de identificar conceptos, cuestionarlos, descubrir coherencia o contradicciones es el resultado de experimentar la vida en su máxima expresión.

¡Por la razón y la búsqueda de una filosofía de vida que nos conduzca a defender la razón, los derechos individuales, el capitalismo y la actividad empresarial!