€, Grecia, América Latina y USA. La crisis anunciada por los economistas austríacos


La crisis económica del Euro ()y del grupo de PIGS en Europa es muy bien conocida por el mundo luego de que la crisis económica en Grecia derrumbara las bolsas de valores en todo el mundo.  El pánico se apoderó de los inversionistas en la famosa moneda de la Unión Europea y todos preguntaban qué había ocurrido.

Los eventos que acontecieron luego, así como, las reacciones políticas y económicas que resultaron han sido ya explicadas por los economistas de la Escuela Austríaca de Economía durante décadas.  El endeudamiento de los gobiernos es el causante del potencial derrumbe no sólo del euro, sino también, el de la Unión Europea.

Los académicos, Kenneth Rogoff de la Universidad de Harvard y Carmen Reinhart de la Universidad de Maryland presentaron una investigación histórica Download PDF evaluando cómo surgen las crisis de deuda de los gobiernos en un intento por salir de crisis financieras.  Los gobiernos, explican Rogoff y Reinhart, procuran disminuir el desempleo creando trabajos a través de la emisión de moneda sin respaldo, creando trabajos artificiales con grandes obras de infraestructura pública y el aumento de la deuda pública de los países.  El endeudamiento de los gobiernos inicia con el traspaso de la deuda privada a la deuda pública a través de subsidios y compra de deudas privadas.  Luego, la deuda pública, más grande y sin respaldo, empuja a un incremento del gasto público a través de subsidios para desempleados, jubilados, minusválidos, huérfanos, pobres, discriminados y cualquier otro grupo apoyados por los grupos de la “sociedad civil” que proponen la redistribución y el colectivismo democrático.

Ya en crisis, el gasto privado que se debilita ante la competencia del gasto público artificial, empieza a generar muchos menos réditos para el erario público y la recaudación fiscal disminuye.

La historia se repite

El anterior ciclo histórico de desarrollo de una crisis financiera ha ocurrido en los Estados Unidos desde septiembre del año 2008 y se está repitiendo con muchas mayores dificultades en Europa y Asia.

Una vez más, se demostrará que la propuesta de John Maynard Keynes para estimular el gasto fiscal y reducir los efectos de las crisis conllevará daños a la economía de todos los habitantes en el mundo mientras se realizan “chapuces” de corto plazo y, que a la vez, extienden el letargo económico que forjarán para las próximas décadas.

Hace algunas semanas, CNBC presentó un reporte de los gobiernos que enfrentan el mayor problema de deuda pública (top ten government-debt issuers most likely to default) y el mundo conoció los resultados que las políticas redistributivas y colectivistas tenían en la economía de un país.  La Venezuela de Hugo Chávez lidera el listado y es seguido por Ucrania, Argentina, Paquistán, Letonia, Dubai, Islandia, Lituania, el estado de California y por último, Grecia, que durante las últimas semanas fue el centro de atención de los periódicos mundiales.

La crisis e imposibilidad de estos países para pagar su deuda tiene efectos que impactaran la economía de las economías grandes y chicas.  Según el Global Sovereign Credit Risk ReportDownload PDF, la situación de países como Estados Unidos y el Reino Unido se ha deteriorado conforme ha aumentado la compra masiva de bonos del tesoro de inversionistas temerosos.  Según el reporte, en el año 2009 el Reino Unido alcanzó una deuda del 9&% de su PIB y Estados Unidos alcanzó una deuda del 75% respecto al PIB estadounidense. the situation has deteriorated significantly.

La crisis financiera no ha terminado y se extenderá en el 2011 con el incremento record de una deuda pública de 1,6 billones de dólares que propuso el presidente Obama y que alcanzará un 77% del PIB del país. De seguir así, el FMI ha estimado que la deuda de Estados Unidos y el Reino Unido habrá alcanzado el 100% del PIB de cada uno de esos países en el año 2014.

Un ciclo vicioso

El incremento de la deuda pública y las expectativas de bajo crecimiento proyectadas para los PIGS, así como para los países que han incrementado su deuda pública luego de la crisis financiera que inició en el año 2008, podría causar un peligro ciclo vicioso.  Un ciclo en el que inversionistas dudarán cada vez más de invertir su dinero en el Tesoro de los Estados Unidos (que fue considerado el paraíso de protección de la economía mundial) y causaría una creciente presión fiscal para cumplir con los compromisos de pago de deudas y las propuestas redistributivas de los gobernantes.  Grecia fue un claro ejemplo del resultado obtenido luego de seguir este ciclo vicioso; el resto de Europa y el Euro son ahora los más amenazados.  Estados Unidos, por un lado recientemente ingreso a este ciclo y, América Latina, junto a caudillos populistas, seguirá un camino desastraso para sus economías similiar al griego.

La historia de la crisis japonesa debiese ser un ejemplo exacto y objetivo de lo que ocurre cuando una economía tiene niveles de deuda muy altos en base a estímulos fiscales artificiales y un bajo crecimiento + la socialización de la deuda privada con baillouts que sólo sirven para malinformar a los consumidores y falsear el cálculo económico.

Guatemala es un país cada vez más pobre


En 1996, año de la firma de los acuerdos de paz, el país debía Q17 mil 562 millones; casi tres lustros más tarde, la deuda asciende a Q71 mil 765 millones, entre interna y externa, lo que implica un aumento de 308 por ciento.

El día de ayer se publicó una nota sobre el endeudamiento de Guatemala durante los últimos 15 años (Endeudamiento pone en riesgo el futuro del país.  Prensa Libre). El artículo menciona los potenciales riesgos a mediano y largo plazo que se presentarán en la economía si acaso el país continuaba endeudándose a ese ritmo. Sin embargo, el articulo y los entrevistados obviaron explicar la naturaleza de la deuda pública de un gobierno y sus efectos negativos para los ciudadanos.

El gobierno es una institución surgida para proveer a los ciudadanos de certeza jurídica y seguridad. Estas atribuciones, que los defensores de un gobierno mínimo y limitado consideran necesarias, han aumentado para abarcar otras áreas que sus supuestos beneficiarios han nombrado de “interés público”, “de bien común” y/o de “necesidad pública”. Esto, ha permitido que el gobierno limitado y mínimo creciera hasta convertirse en una organización que emplea a cientos de miles de guatemaltecos y que utiliza más de 47 mil millones de quetzales (aprox. 5,6 billones de dólares) anualmente para funcionar. Más preocupante aún, es que en el último año el Gobierno utilizó Q31 mil 160 millones para funcionamiento del Estado y Q12 mil 548.3 millones en capital (inversión).

Este dinero, que debería ser obtenido a través del pago de impuestos de los ciudadanos de Guatemala es sin embargo insuficiente. Así, el gobierno de Guatemala durante muchos años ha debido incurrir en la creación de dinero (a través del Banco de Guatemala) para pagar con deuda pública el déficit del presupuesto de la Nación.

Ludwig von Mises, uno de los economistas más importantes del siglo XX definió la deuda pública como un mecanismo artificial para crear una fuente inagotable de riqueza utópico y nocivo. Según Mises explica,

Dentro de la sociedad de mercado sólo se puede adquirir y conservar la riqueza sirviendo acertadamente a los consumidores. El estado puedo imponer cargas tributarias a sus súbditos, así como tomar a préstamo el dinero de éstos. Ahora bien, ni el más despiadado gobernante logra violentar a la larga las leyes que rigen la vida y la acción humana. (…) Si el estado invierte desacertadamente los fondos y esa diferencia (atender las necesidades de los consumidores) no se produce, o bien se emplea el dinero en gastos corrientes, el capital disminuirá e incluso desaparecerá totalmente, cegándose aquella única fuente que había de producir las cantidades necesarias para el pago de principal e intereses.

Anualmente, el gobierno malgasta el dinero de los guatemaltecos y lo despilfarra en la supuesta redistribución de la riqueza para el beneficio de los más pobres. Así, los ciudadanos son una vez más manipulados, engañados y obligados al pago de tributos con el único fin de sostener una institución irresponsable e ineficiente que no justifica el endeudamiento forzoso que nos hace cada día más pobres.

La única solución al actual déficit del Presupuesto de la Nación es la reducción del mismo. En el largo plazo, el pago que el gobierno haga de la deuda pública servirá solamente para abonar intereses por un capital que se ha consumido y ya no existe. El que exista una deuda pública del gobierno es sólo el reflejo de torpes actuaciones del pasado que no deben continuar ocurriendo.