Un año después. El juramento del MBA de Harvard.


El 04 de junio de 2009, The Economist publicó un artículo comentando la historia más interesante sobre los programas de Maestría en Negocios de los últimos años (léase aquí).  En Harvard, un grupo de 400 alumnos que se graduaron del MBA hicieron un juramente hipocrático (MBA Oath) en el que prometieron trabajar por el bien común. Sin embargo, el MBA Oath resultó ser un engaño que era inconsistente con los principios empresariales, con la libertad de comercio, con la ética y con la condición humana.  Algunas de las razones son las siguientes,

  1. Los empresarios tienen la misión de cumplir sus obligaciones fiduciarias, ie. crear la mayor cantidad de riqueza para sus accionistas con los menores costos de transacción,
  2. los empresarios tienen la misión de prestar los servicios más baratos, eficientes e innovadores para sus consumidores. ie. La labor del empresario no es la de buscar ningún tipo de “bien común”, sino el de prestar el mejor de los servicios para sus clientes,
  3. la ambición y el amor por el dinero y/o la riqueza no son actos inmorales. Al contrario, amar el dinero y la generación de riqueza es estar orgulloso de las habilidades que como empresarios han sabido utilizar para el beneficio propio y de los demás.
  4. El capitalismo es un sistema social que se sostiene en la búsqueda del interés propio y el individualismo metodológico.  Así, los beneficios que de este sistema aparecen, son evidentes primero para los motores de la industria (los empresarios) e inmediamente luego, para los consumidores que obtienen más y mejores servicios gracias a su éxito económico.  Sin empresarios, el mundo estaría paralizado y no habría progreso.

A continuación, copiamos la versión corta del juramento hipocrático para que saquen sus conclusiones:

Como gerente y administrador de empresas, mi propósito es servir al bien común para que personas y recursos en forma conjunta logren crear valor cuando una persona por sí sola no pueda. Por lo tanto, voy a buscar el camino que consolide el valor que mi empresa pueda crear para la sociedad en el largo plazo. Reconozco que mis decisiones pueden tener consecuencias de gran alcance que afectan el bienestar de los individuos dentro y fuera de mi empresa, tanto hoy como en el futuro. Como buscaré conciliar intereses de muy diversa índole, soy conciente de que deberé enfrentar y tomar decisiones complicadas.

Por lo tanto, prometo que:

  • Actuaré con la máxima integridad y realizaré mi trabajo de una manera ética.
  • Salvaguardaré los intereses de los accionistas, colaboradores, clientes y la sociedad en la que opera la empresa en la que me desempeñe.
  • Manejaré la empresa en la que me desempeño de buena fe, protegiéndola de decisiones y comportamientos que tengan una naturaleza ambiciosa y que, como consecuencia de ello, puedan dañar a la empresa y la sociedad a la que sirve.
  • Comprendo y defenderé, tanto en letra como en espíritu, los principios, leyes y contratos que rigen mi propia conducta y la de mi empresa.
  • Asumiré la responsabilidad de mis acciones, y representaré el desempeño y los riesgos de mi empresa con justeza y honestidad.
  • Me desarrollaré y procuraré que otros administradores bajo mi supervisión se desarrollen, para que la profesión siga creciendo y contribuyendo al bienestar de la sociedad.
  • Trataré de promover el desarrollo económico, social, ambiental y el bienestar de todas las personas en todo el mundo.
  • Rendiré cuentas a mis compañeros y pares y ellos ante mi, para que adoptemos y encarnemos este juramento.

Realizo este juramento con total libertad y apoyado en mi honor.

¿A quién culpar? ¿A la naturaleza o al gobierno?


Cuando “el bien común” de una sociedad se considera como algo fuera de y por encima del bien de sus miembros individuales, eso significa que el bien de algunos hombres prevalece sobre el bien de otros, esos otros estando destinados a la condición de animales a ser sacrificados.

Ayn Rand.  Qué es el Capitalismo. El ideal desconocido. Fuente: Objetivismo.org

Durante siglos las sociedades humanas se han organizado bajo sistemas normativos que buscan asegurar el bien común de todos sus miembros.  Este ideal, contradictorio e imposible, ha resultado en millones de muertes inocentes, en atrasos científicos e innovaciones nunca desarrolladas y, finalmente, en la excusa del sufrimiento ajeno del cual muchos son artífices bajo argumentos falaces.

El poder destructor de Gaia, la madre naturaleza, ha sido uno de los ejemplos más útiles para desviar la responsabilidad de quienes defienden y protegen un sistema creado para lastimar a los seres humanos.  Huracanes, tormentas tropicales, terremotos, inundaciones, tornados y maremotos han destruido conglomerados urbanos y muchas de las muertes y destrucción física hubiesen sido evitadas si el gobierno de estos lugares hubiese sido fundado con la intención de proteger los derechos de sus ciudadanos con la mínima invasión de sus propiedades y derecho de elegir.

¿Qué sistema es? ¿A quiénes afecta?

El sistema al que nos referimos es aquel que considera la búsqueda del bien común como uno de los fundamentos para establecer, mantener y expander el gobierno de un grupo.  Estos sistemas, sin importar cuan centralizados o descentralizado sea el poder de quienes lo dirigen, siempre crecen y aumentan sus intervenciones en la vida de sus ciudadanos con la intención de proveer de bienes comunes a las masas.

La trampa de este tipo de sistemas es que obvia los costos de transacción (todos los costos económicos necesarios para realizar algo) que se necesita utilizar para buscar -sin nunca conseguirlo- proveer de satisfacción a sus ciudadanos en un intento por conseguir el bien público.  Y es en este proceso de búsqueda del bien público que otro costo, el de oportunidad, se suma a la ecuación pues resulta siempre -sin excepción a la regla- más oneroso que sea un gobierno que carece de información absoluta el poder decidir cuándo, cuánto y para quiénes prestará un servicio.

¿Quiénes y por qué lo protegen?

Mientras que estos sistemas de gobierno son el resultado de un largo proceso histórico de evolución política; es importante mencionar directamente las ideas que actualmente gobiernan sus estructuras.  Estos sistemas, apoyados por burócratas y hombres con privilegios, buscan conseguir para sí votos, favores y justificaciones para aumentar el gasto público, ampliar la cantidad de impuestos que recaudan y finalmente, intentar sin nunca conseguirlo realizar obras que nunca consiguen satisfacer las demandas de los miembros de la sociedad.

¿Acaso hay alguna solución que acabe con este ciclo de caos, muerte y destrucción?

Sí la hay.  La solución es permitir que los ciudadanos se organicen de manera privada para proveerse de los servicios más eficientes para la construcción de casas de habitación, servicios de salud, sistemas viales y otros tantos servicios que en muchos lugares son provistos con éxito en muchos otros lugares del mundo.  Es un hecho, que cualquier servicio provisto por el gobierno carece del conocimiento e información dispersa entre cientos de miles de mentes y, es por lo tanto, mucho menos eficiente para proveer los servicios que requieren los ciudadanos.

Así, la solución es sencilla.  Es necesario reducir la influencia y poder de decisión de los gobiernos en campos para los cuales es menos eficiente (salud, educación, construcción, reparación, restauración, etc… etc… etc…).  Además, es importante educar a la población sobre cuáles son sus derechos y obligaciones.

Es necesario que empecemos a hablar de una sociedad de hombres individuales que debe y puede buscar su propio bienestar al producir en masa para servir a las masas.

Los dejo con otra cita de Ayn Rand que ofrece el sitio Objetivismo.org,

Si uno comienza por definir el bien de hombres individuales, uno aceptará como correcta sólo una sociedad en la que ese bien se consiga y pueda ser conseguido. Pero si uno comienza por aceptar “el bien común” como un axioma y a mirar el bien del individuo como su consecuencia posible pero no necesaria (no necesaria en ningún caso en particular), uno termina con pavorosos absurdos tales como la Rusia soviética, un país profesando estar dedicado al “bien común”, donde, con la excepción de una minúscula camarilla de gobernantes, la población entera ha existido en una miseria infrahumana durante más de dos generaciones.

No a la RSE. Los empresarios trabajan por sus clientes.


“Corporate managers ought to pay attention to their primary purpose of making the company grow, but not so much that they neglect where they operate, the people with whom they deal, and so on.”  Tibor Machan en A primer on business ethics. más sobre el libro

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto popularizado en los últimos años por los gurús del mundo de los negocios, la autoayuda y el trabajo en equipo.  Su intención, estimular y fomentar la educación ética y responsable de los empresarios y emprendedores que participan en sus seminarios y/o leen sobre el tema.

Sin embargo, la RSE es una máscara más para ocultar el popular odio y resentimiento con el cual se pretende culpar y etiquetar a los empresarios e innovadores como los artífices de las más horrendas historias corporativas.

Sobre la actividad emprendedora

Uno de los pilares fundamentales de la actividad emprendedora es la innovación y búsqueda de nuevos y mejores sistemas y/o herramientas para facilitar la vida de los seres humanos.  Aquellos emprendedores que demuestran ser existosos en esta obra suelen ser recompensados con la riqueza y el éxito en los negocios.

Otro de los pilares fundamentales de la actividad emprendedora es también la ética y responsabilidad; intrínsecas en la actividad empresarial.  Pero, ¿por qué son intrínsecas?  Porque el empresario actúa si y sólo sí, reconoce que existe una necesidad humana que él desea suplir.  Sus acciones serán siempre responsables pues intentar suplir alguna necesidad por métodos y sistemas irresponsables y/o faltos de ética eliminaría su condición de empresario innovador.

Sobre la RSE

La RSE tiene como misión la educación en la ética y la responsabilidad a quienes no són éticos y responsables.  ie. a los supuestos empresarios y líderes de la economía.  Más allá, la RSE tiene como misión la responsabilización de las personas exitosas por la miseria y necesidades de quienes no lo son.  Esta responsabilización tiene el nombre de “responsabilidad social”.  Al responsabilizar a algunos por la miseria de otros, se busca incentivar y justificar la redistribución de la riqueza de quienes tienen más para el beneficio de otros.

¿Y esto por qué es inmoral?

La RSE y quienes la promueven consideran que el hombre es en naturaleza malo y necesita ser educado y/o estimulado para realizar actos altruistas para beneficiar a personas más necesitadas.  Estos activistas consideran encontrar en la RSE una justificación para condenar a las industrias y sus líderes por el único crímen de haber creado nuevos servicios y enriquecerse en este proceso.

Aspirar a que todos seamos cada vez más felices y la pobreza sea eliminada parece ser la misión de la RSE.  Sin embargo, sus postulados sólo consiguen fomentar el sacrificio de las personas más exitosas y trabajadoras por el bien de aquellos más pobres.

“the doctrine of Corporate Social Responsibility basically holds that the primary goal of those in business must have to advance the social or common good, never mind their professional obligations to those who have hired them: their clients” Tibor Machan en The morality of business: a profession for human wealthcare. más sobre el libro

¿Qué hacer al respecto?

Entender las razones filosóficas por las que el sacrificio humano en beneficio de otros es malo tomaría mucho tiempo de estudio y análisis.  Así, el mejor lugar para iniciar este cuestionamiento podría ser leyendo los más de 30 libros que Tibor Machan ha escrito.  Y por supuesto, poner atención al discurso utilizado por conferencistas y escritores cuando escriban a favor de estas prácticas empresariales.

A continuación se publican algunos links hacia artículos y comentarios hechos por este profesor de filosofía.

Libros en Amazon de Tibor Machan que vale la pena conseguir:

Alerta: Capitalismo


Durante las últimas 5 semanas he seguido las noticias (Google Alerts) de la palabra clave: Capitalismo.  Leer todas esas noticias evidenció la manera en que la ideología socialista ha capturado los medios de información en línea escritos en idioma español (deberé hacer lo mismo con alertas en inglés).

El servicio Google Alerts envía notificaciones por correo electrónico y/o RSS de la publicación de noticias nuevas sobre palabras clave.  Estas alertas son enviadas de acuerdo a la solicitud del usuario cada vez que “ocurren” -son publicadas, y diaria o semanalmente con un resumen de todas las publicaciones realizadas.

Así, el resultado que he recibido diariamente en mi correo electrónico sobre nuevas publicaciones en Blogs, sitios web de noticias, páginas privadas y otros sitios sobre el término capitalismo en estas 5 semanas es el siguiente:

  • 405 nuevas menciones del término (88% del total) responden a comentarios negativos, en contra, críticas, reclamos y ataques.
  • Sólo 55 menciones (12% del total) son críticas positivas sobre el capitalismo y utilizan el mismo de manera adecuada.
  • De las menciones hechas del término sólo en blogs, 215 eran negativas (89.6%) y 25 eran positivas (10.4%).
  • De las menciones hechas del término sólo en sitios web de noticias, 170 eran negativas (89.5%) y 20 eran positivas (10.5%)
  • De las menciones hechas en otros sitios web, 20 eran negativas (66%) y 10 eran positivas (33%).

De estas menciones, la gran mayoría de las críticas realizadas en contra del capitalismo se referían a este como,

  • rapaz, neoliberal, inhumano, sistema de opresión, un engaño empresarial, complot millonario, sistema ineficiente, inmoral, imperialista, herramienta gringa, una farsa financiera, instrumento burgués y oligarca.

Conforme pasaron las semanas, la lectura de esos posts fue cada vez menos estresante y me permitió comprender y notar en qué sí eran consecuentes todas estas noticias y comentarios desfavorables respecto al capitalismo.

Es evidente que la gran mayoría de los bloggers (un 88% de ellos) que publican comentarios respecto al capitalismo desconocen el significado de este término y sus implicaciones económicas, políticas y sociales.  Y un porcentaje similar de medios noticieros utilizaron el término capitalismo de manera errónea para describir eventos noticiosos.

Porque la politización del término capitalismo por la ideología socialistas ha tenido un enorme eco durante muchas décadas.  Y desde entonces, la medida y definición del capitalismo empezó a significar todo aquello que no fuera el sistema social colectivista que desarrolló Karl Marx.

Así, se acusa al capitalismo de los problemas y fallas causados por los infinitos intentos de manipular pilares fundamentales del capitalismo: el libre mercado, la propiedad privada y los derechos individuales, la libertad como no interferencia del gobierno, entre otros; que han sido mezclados con prácticas y pilares del Socialismo (socialización de los medios de producción, control administrativo colectivista, nacionalización, búsqueda del bien común, intervencionismo en la economía, sacrificio de la libertad individual a favor de la colectividad, eliminación de la oposición, entre otros) a cargo de líderes en el gobierno, líderes en movimientos civiles y/o civiles con privilegios que lo único que han buscado es perpetuar su poder, extender sus riquezas y ampliar su campo de acción en la captura del gobierno.

Lo anterior confirma la cantidad de noticias que pude leer en las últimas semanas.  En la gran mayoría de estas noticias, se exponen opiniones favorables a la dictadura del gobierno castrista en Cuba, a la dictadura populista del bolivariano Hugo Chávez, a los reclamos y discurso indigenista de Evo Morales, a las críticas en contra del capitalismo por defensores del medio ambiente y oponentes de la industrialización, a comprometidos demócratas con El Cambio (Change) del plan de gobierno de Barack Obama y sus reformas en el sistema de salud, a la lucha de clases y a la revolución de los pobres contra los ricos.

Esto confirma que es urgente la educación de la población sobre la gran historia silenciada del papel que han cumplido los pilares del capitalismo en el desarrollo del mundo y cómo estos han sido manipulados y transformados en herramientas del colectivismo.

Sin duda, es necesario divulgar, enseñar y estudiar los pilares del capitalismo si es que algún lograremos entender el irreparable daño que la práctica de las ideas socialista ha tenido, tiene y tendrá en nuestra sociedad.  Hacer esto será una lección de la historia para el futuro de la humanidad y espero que aprendamos la lección.