Una gráfica de la riqueza mundial


«El hombre que no hace más que labor física consume el valor material equivalente a su propia contribución al proceso de producción y no deja más valor ni para sí mismo ni para otros. Pero el hombre que produce una idea en cualquier campo de empeño racional el hombre que descubre nuevo conocimiento- es el permanente benefactor de la humanidad…». Ayn Rand en la Rebelión de Atlas

La impresionante imagen que compartimos del mundo fue titulada “The Walled World” por Gwynne Dyer del Japan Times.  La misma pretende representar cómo el planeta está siendo fortificado por los países desarrollados (los ricos) para alejarse de los países más pobres del mundo.  Según la gráfica, 14% de la población mundial vive en el mundo desarrollado y tiene el 73% de los ingresos mundiales.  Mientras que los países más pobres tienen el 86% de la población y sólo 27% de los ingresos.

Ahora, la gráfica puede utilizarse para explicar por qué esos países son pobres, cuáles son los países y por qué los países desarrollados se están fortificando para defenderse.  Sin embargo, hacer esto sólo nos permitiría cometer el mismo error que durante siglos se ha venido realizando.  Explicar la pobreza no nos dará nunca herramientas para aprender a acabar con ella.  Es necesario estudiar y conocer por qué esos países ricos (con sólo 14% de la población mundial) han conseguido generar casi 2/3 de la riqueza del mundo.

La riqueza de los países más desarrollados es el resultado de acciones individuales que a lo largo de décadas ha permitido que la productividad de esos países sea mayor.  Áreas del planeta como África y algunos países de América Latina no han siquiera desarrollado industrias que se asemejen al tamaño de las que hubo en Europa al inicio del a Revolución Industrial hace 200 años.

¿Pero a qué nos referimos con acciones individuales?

Todos los actos de un hombre son el resultado de ideas, de la toma de decisiones y la evaluación de costos de oportunidad.  Esas decisiones y costos de oportunidad pueden tomarse en base a la valoración moral que los individuos hagan de la fuente de todos los derechos: la vida humana.  Así, una persona puede decidir que su vida es lo más valioso que tiene o no.  En base a la defensa de este valor cardinal, un hombre puede decidir actuar y tomar decisiones que afectarán su vida y la de sus allegados.  Si una persona considera su vida el valor más grande que tiene, entonces la implementación del derecho a su vida la realizará a través del derecho de propiedad.  De esta manera, una persona considerará su vida y sus derechos de propiedad como valores cardinales para la toma de decisiones en cualquier circunstancia.

La fuente o raíz de la riqueza de los países desarrollados se encuentra en que fueron capaces de crear sistemas de gobierno que reconocieron en derecho de todos los hombres a su vida y a su propiedad.  Fue gracias a esto que la formación de estados que protegían los derechos de sus individuos y  que consideraban la propiedad privada como inalienable, que empezaron a desarrollarse industrias a finales del siglo XVIII.  Al lado de este desarrollo industrial, la oferta de puestos de trabajo aumento y millones de personas que vivían en el campo o se dedicaban a otros oficios empezaron a conseguir empleos en las fábricas.  Impresionante, pero real, en menos de 100 años los países europeos habían conseguido superar por varias veces las condiciones de vida, salarios y acceso a servicios para la mayoría de la población.  Lo anterior, jamás había ocurrido en la historia de la humanidad y desde entonces la riqueza de esos países ha continuado creciendo sin detenerse.

La evidencia del proceso anterior se encuentra en que la riqueza de estos países ha sido mayor en los lugares que ofrecieron certeza jurídica para los inversionistas al asegurarles la protección de sus propiedades, el reconocimiento de los derechos individuales de sus ciudadanos y la creación de legislaciones que no violaran ninguno de los derechos anteriores.  Solamente aquellos países que empezaron a otorgar derechos a usurpadores, que redistribuyeron la riqueza ajena y violaron los derechos de sus ciudadanos dejaron de crecer y sus ciudadanos migraron a pueblos más fértiles.

Decae la natalidad en Europa


Las tasas de natalidad en los países desarrollados demuestran que la velocidad del crecimiento poblacional ha iniciado un proceso de lento crecimiento, se ha estancado, o que incluso se encuentra en un preocupante descenso que tendrá efectos negativos en el PIB de los países más desarrollados.

Las razones para estos cambios en las tasas de natalidad se encuentran proporcionalmente relacionados por los niveles económicos, sociales y culturales de los países.

Es importante identificar que la población en estudio, la europea en este post, se encuentra en un lento y mínimo crecimiento debido a los siguientes motivos:

1. El uso de anticonceptivos se ha generalizado disminuyendo los embarazos.

2. Las mujeres han empezado a dejar en segundo plano el ser madres para tomar primero una posición en el campo profesional y económico mundial.

3. Se extendió el tiempo de ocurrencia entre la unión matrimonial y la procreación.

4. Disminuyó el número de hijos por matrimonio.

Los datos apuntan que la población europea actual (731 millones al 2011) representa el 10.6% de la población mundial (6,897 millones al 2011), cuando para principios del siglo pasado representaba el 27% de la mundial. Comparándola con la población mundial en tan sólo 24 años la población africana se habrá doblado, la asiática en 37 años y la población europea será doblada hasta dentro de 266 años.[1]

La siguiente gráfica muestra las proyecciones de crecimiento globales para el 2100: [2]

La siguiente gráfica incluye los porcentajes de la tasa de natalidad en Europa al año 2011,

Esta gráfica da el número promedio anual de nacimientos durante un año por cada 1000 habitantes, también conocida como tasa bruta de natalidad. La tasa de natalidad suele ser el factor decisivo para determinar la tasa de crecimiento de la población. Depende tanto del nivel de fertilidad y de la estructura por edades de la población.

Analizando las gráficas anteriores podemos darnos cuenta de lo siguiente:

De continuar así la tasa de natalidad europea; solamente el 7.4% de la población mundial será europea mientras que la asiática comprenderá el 55.5% y la africana el 26%. La inmigración hacia Europa aumentará a proporciones nunca antes vistas y el choque cultural que ya empieza a ser notorio en Europa significará cambios drásticos a su cultura indoeuropea y modos de vida.

La ya importante inmigración árabe y del norte de África continuará en un ascenso más pronunciado y cambios culturales serán inevitables, así como también posibles conflictos y choques étnicos tendrán lugar cuando los europeos miren amenazada su cultura.

Además de la inmigración global hacia Europa, la inmigración y movilidad entre los países menos avanzados y ricos de la Unión Europea hacia los más desarrollados y que ofrecen mayores oportunidades se verán incrementadas y se enfrentarán a graves problemas dentro de la Unión Europea cuando desde ya es vista la inmigración de países europeos pobres a los países europeos ricos como una amenaza y enfermedad social, asociándose a los nacionales de los países bálticos y del este de Europa como mano de obra barata y de baja calidad, y también como miembros integrantes de las filas de personas que acuden al cuidado y protección estatal.

De continuar así la tasa de natalidad europea la población en la vejez aumentará y la pirámide de crecimiento llegará incluso a invertirse causando graves problemas socio-económicos. Entre estos problemas se encuentran el aumento de jubilados que dependerán de la protección del gobierno y la población económicamente activa, que mantiene a los primeros deberá pagar y/o destinar una mayor porcentaje de sus impuestos para el sustento de los ya jubilados.

La balanza de ingresos de la población económicamente activa disminuirá y será más difícil mantener los sistemas estatales de salud al aumentar las personas ancianas que tienden a enfermarse en mayor medida.

¿Qué respuesta tendrá la Unión Europea?

  • Podría apoyar la inmigración de habitantes africanos y árabes, causando una mayor ruptura cultural de la ya existente, pero a la vez creando mayores contribuyentes para el PIB.
  • Aumentarán los impuestos para percibir el dinero necesario para la manutención de los jubilados.
  • Crearán impuestos que afectarán a la PEA en proporción a la cantidad de hijos y nivel económico.
  • La PEA deberá elegir entre tener un hijo o pagar impuestos más altos que otros.
  • Aumentará los incentivos para la procreación en familias europeas.
  • Aumentará la edad de jubilación para apaliar el costo de manutención de los jubilados.

[1] The Historical Differentiation of the European Institutional Realms“, Professor Hans L Zetterberg.

El Reporte de Población de las Naciones Unidas tiene las siguientes estimaciones poblacionales (en millones):

1950 547,405 millones
1960 604,406
1970 655,862
1980 692,435
1990 721,390
2000 728,463
2005 728,389
2010 725,786
2020 714,959
2030 698,140
2040 677,191
2050 653,323

 

[2] ÍDEM.

Sigue leyendo

En la República Popular de China, mi casa es la casa del gobierno


via: dcmaster en Flickr.com

Tal y como ocurre en casi todas las naciones occidentales que viven bajo sistemas económicos mixtos, el gobierno es el único cuerpo organizado que actua con el apoyo de la ley para regular el intercambio comercial entre sus ciudadanos.  Así, el gobierno establece qué, cuánto y cómo los ciudadanos de un país pueden ejercer su actividad económica en aparente libertad.  En Estados Unidos, los ciudadanos pagan impuestos sobre el comercio que realizan; en América Latina, los países realizan comercio internacional bajo tratados regulados que les impiden comerciar en total libertad; en Europa, los ciudadanos son forzados a utilizar una única moneda de intercambio y a pagar por los déficits fiscales de otros países miembros de la Unión Europea.  En resumen, todos los gobiernos democráticos de Occidente y muchos otros que no lo son, siempre utilizan estrategias de control de la economía para desacelerar el crecimiento económico y redistribuir la riqueza de sus ciudadanos.

Recientemente, la República Popular de China, asombra al mundo con una nueva regulación.  El gobierno chino ha decidido poner una quota a la compra y venta de bienes raíces con la supuesta intención de frenar el “desmesurado” crecimiento de una “aparente” burbuja inmobiliaria.  Según salió publicado en un artículo de Forbes, el precio de las casas ha aumentado en algunas ciudades hasta incluso triplicarse, mientras que en Shangai y Shenzhen sólo ha aumentado un 50%.

Ahora, el gobierno Chino ha obligado a la banca a suspender los préstamos hipotecarios para personas que tuvieran dos ó más viviendas, y fiscalizará la entrega de préstamos hipotecarios a personas vs sus ingresos además de que deberán estar al día en los impuestos.

Tal parece que, según el discurso del gobierno chino, los culpables de una potencial crisis financiera que surgiría a partir de este boom de ventas inmobiliarias son los ciudadanos chinos y extranjeros que han estado comerciando en uno de los negocios que más crecimiento ha tenido en ese país.  Sin embargo, los verdaderos culpables se encuentran detrás de la regulación parcial que incentivó el gobierno chino desde años anteriores para promover artificialmente el endeudamiento de sus ciudadano y debido a la otorgación de créditos e hipotecas con intereses por debajo de valores de mercado.

De nuevo, es el gobierno el que aparentemente sale a la protección de sus ciudadanos tan sólo luego de que coarta su libertad, los condena de errores que no han cometido y los forza a obedecer a una dictadura que ahora les dirá en dónde podrán vivir y con quién.