Toyota responde a subsidios en Estados Unidos


Charles G. Koch, uno de los empresarios más importantes de Estados Unidos, comentó en un artículo para el WSJ que el motivo por el que su empresa de refinería de combustibles había ingresado a la industria del etanol se debía a los mandatos del gobierno y no al mejor interés de su empresa y el de su los consumidores.  El Sr. Koch insistió que en esa industria, la interferencia del gobierno en el mercado a través de mandatos, legislación, subsidios y  aranceles proteccionistas eran los culpables del incremento del precio de los productos y el encarecimiento de bienes y servicios que fomentaban la pobreza.

El día de hoy fue publicada una nota comentando el Plan de Visión Global 2020 de Toyota, el mayor productos de autos del mundo, para implementar estrategias que permitan un desarrollo sostenible del negocio y es sobresaliente mencionar que este plan busca conseguir un incremento de más del 75% a la cantidad de automóbiles híbridos que ofrecerían en el mercado estadounidense (actualmente más del 80% del negocio es de autos Toyota).

Algunos analistas consideraron que esta era una iniciativa de la empresa para responder a la demanda pero han ignorado que esta demanda ha sido manipulada por el gobierno en detrimiento de los intereses de los más pobres.  El desarrollo de tecnologías más ecológicas ha sido subsidiada en gran parte por los gobiernos en detrimento de avances tecnológicos que reduzcan los costos de producción de automóbiles estándar (de gasolina). El anuncio de Toyota responde a multimillonarios subsidios dados a la industria de combustibles en USA (más de 7,000 millones de dólares anuales) y una vez más, vemos cómo empresarios exitosos han sido forzados a ingresar a negocios que si no fuese por subsidios gubernamentales serían mucho menos competitivos.

Esta es parte de la publicidad de Toyota con el carro híbrido Prius,

 

La ecología como principio social; según el sitio Objetivismo.org


“La ecología como principio social… condena las ciudades, la cultura, la industria, la tecnología, el intelecto, y aboga por el retorno de los hombres a la “naturaleza”, al estado de infra-animales gruñidores cavando el suelo con sus propias manos.” Fuente: objetivismo.org

La ecología es la ciencia que estudia la relación de TODOS los seres vivos y el ambiente que los rodea.  Intentar enfocarla a un “principio social” sólo abre las puertas a la crítica de términos que actualmente tienen una connotación negativa debido a la ignorancia y desconocimientode su verdadera definición.

La ecología no es mala o buena; es una ciencia.

La crítica debe dirigirse a los hombres y no a la ciencia.  El show de los defensores del medio ambiente debe combatirse en el campo de la moralidad.

Así, es distinto decir que aquellos hombres que  dicen llamarse defensores del medio ambiente, críticos del calentamiento global antropogénico y/o empáticos en el uso y aplicación de soluciones que no dañan el medio ambiente son quienes condenan las ciudades, la cultura, la industria, la tecnología, el intelecto y abogan por el retorno de los hombres a un estado de “naturaleza”, a un estado animal incivilizado que cultiva el suelo con sus propias manos.

Si utilizamos este segundo discurso seguramente tendremos muchas maneras para demostrar que nuestra postura es la correcta y la moral.  Yo puedo defender de manera radical los principios del capitalismo y ser a la vez una persona que cree que el desarrollo sostenible es imprescindible para la creación de riqueza y expansión del comercio.

Este post tan interesante de Objetivismo.org les permitirá continuar estudiando cuál es el código de valores detrás del moviento ecologista y, a la vez, conocer cuáles son los fundamentos filosóficos que todos los días nos permiten buscar nuestra felicidad y la de nuestros seres queridos.

¡Qué calor!


Los meses de marzo a junio son los más secos y cálidos en Centro América.  Jerry Coyne, autor del blog Why Evolution Is True publicó esta interesante gráfica que compila la opinión de las personas respecto al calentamiento global y la opinión que la misma les debe. Coyne es profesor del Departamento de Ecología y Evolución en la Universidad de Chicago y participó con la conferencia titulada “Why Evolution is True” en la UFM durante la conmemoración del nacimiento de Darwin en febrero de 2009.  Los invitamos a verla: link a la conferencia en línea.

El calentamiento del planeta es un tema que ha sido politizado por muchos intereses en las últimas décadas. Algunos grupos de ambientalistas consideran que el mismo es causado por los seres humanos, esto recibe el nombre de calentamiento global antropogénico.  Al acusar al ser humano de ser el causante del mismo, estos grupos han hecho un llamado a establecer controles sobre la libertad del hombre para producir, intercambiar y consumir productos que alteran el estado natural del planeta.

El planeta Tierra es el único lugar en el que el hombre puede buscar recursos necesarios para vivir.  Utilizar y transformar lo que existe en el planeta es necesario para que el hombre pueda vivir.  Sin el planeta el hombre no podría aún sobrevivir.  Sin embargo, esta transformación de la naturaleza no debe ser limitada, regulada y/o prohibida sólo con el fin de proteger los ecosistemas.  Es necesario que se deje a los hombres actuar en libertad para transformar y producir lo que deseen; claro, lo que sí es necesario es exigir que se responsabilicen por daños causados a terceros, por el uso inadecuado de los recursos naturales y la falta de controles sanitarios y ecológicos en los procesos que realizan.  Actuar de esta manera será realmente la única forma en que podremos conservar el planeta y evitar nuestra destrucción como especie.

Soluciones para resolver la contaminación han sido presentadas y lo continuarán siendo si se permite a empresarios descubrir oportunidades y comercializar productos que contaminen menos el ambiente y/o utilicen menos recursos naturales para su elaboración.  Este proceso empresarial debe realizarse sin la otorgación de privilegios, subsidios, protecciones gubernamentales o favores políticos.  Actuar de esa manera sería en realidad, la única forma en rescatar el planeta Tierra.