Los misioneros


Hace unos días uno de mis primos me preguntó si había oído esto:

“Dos novelas pueden cambiar la vida de un adolescente intelectual de 14 años: El Señor de los Anillos y La Rebelión de Atlas. Uno es una fantasía infantil que muchas veces engendra una obsesión perpetua con sus héroes inverosímiles, dando como resultado a un adulto emocionalmente mal desarrollado y socialmente atrofiado, sin capacidad de abordar el mundo real. El otro libro tiene hobbits.” 

Me reí de buena gana del comentario y como él no tenía idea de la fuente de tal reflexión, se tomó la molestia de buscar el blog donde la había leído y me mandó el enlace a Tipos de libertarios chapines, escrito por un católico políticamente incorrecto, donde, además, encontré toda una clasificación de los libertarios según su conducta. No quiero iniciar un debate aclarando la opinión que Rand tenía sobre los libertarios. Tampoco comentaré sobre el propósito de los héroes de la novela, ni hablaré de esa comparación entre objetivismo y cienciología, porque me parece más interesante hablar de los 13 tipos de personas descritas e ilustradas en esa lista, que podría ser facilmente adaptada a la lista de los tipos de católicos o cristianos chapines, de maestros, ingenieros, políticos, futbolistas o locutores chapines.

http://adamthinks.com/tag/atlas-shrugged/Creo que mi lugar en la clasificación está en el último de la lista. Diré que a mucha honra soy de esas personas que siempre andan intentando que los demás lean, sí, soy una misionera de la lectura que hace años le tiene declarada la guerra a la pereza mental. Para mí es muy importante que la gente lea libros como La rebelión de Atlas para que tenga contacto con héroes que representan la visión ideal e incluso aspiracional del ser humano, para que tengan la oportunidad de conocer a un personaje que vive sin temor, sin dolor y sin culpa, sólo para salir un poco del panorama de la literatura donde los héroes no pueden representar los máximos ideales de alguien porque eso los vuelve inverosímiles.

Existen miles de argumentos para no leer La rebelión de Atlas (o cualquier otro libro), que van desde la alusión a su extensión, pasando por críticas al caracter o la vida de su autora, llegando a decir que el libro hará que uno se convierta en algo que no es, que actuará mágicamente para alterar nuestra conducta. Hay excusas que me parecen más válidas que otras, pero a final de cuentas uno no puede tener una opinión informada si no se ha enfrentado a las páginas, situaciones e ideas de la novela. En cuanto a la ilustración de la filosofía de la autora a través de la novela, sólo diré que se engañan quienes piensan que el resto de novelas no tienen una base filosfófica y que no los “contaminarán” con ideas.

Anuncios

5 comentarios

  1. ¿Creen en Rand?… ¿Creen que sus escritos describen en realidad el ideal de un “héroe”?… Comparto mi pensamiento con ustedes, como simple desahogo al terminar en este momento “Attlas Shrugged”.
    Primero, no se puede hablar de moral y amor hacia sí mismo en el personaje de Dagny, porque ella simplemente es una puta que sigue sus instintos sin pensar a futuro, se acuesta con los dichosos “héroes” de la novela, con todos y cada uno de ellos. En la novela se dice honrarlos y admirarlos, pero jamás Rand hace mención de la semejanza que guardan las prostitutas con su personaje principal; El deseo de servir a su dueño de momento por el hecho de llevarle a un estado de “pasajera felicidad” a través de una moneda (Para dagny, la moneda se extiende tanto a dinero como a Inteligencia), en otras palabras, es una mujer que ofrece su cuerpo a cambio de vivir al lado de un “ser racional e inteligente”. ¿Moral?… ¿La de Dagny?.
    Segundo, los personajes mas limpios, mas libres de toda mugre de los saqueadores y con mas ganas de vivir, son los que terminan o tienen un final amargo y triste; Cheryl Taggart, Eddie Willers. Como si el valle oculto estuviese solo reservado para quien fue un gran heredero o quien posee una “inteligencia” similar a la de Galt. Me atreveria a decir, que en su inocencia retratada, Cheryl Taggart tiene mas amor y valor a su propia vida que el propio Galt.
    Tercero, si hay un personaje que termina sufriendo y abrazado por el fuego de la tristeza, ese es Hank Rearden, pues es quien termina por entregar su creacion, su amor y su vida, por salvar a una mujer que nunca lo merece. Es el personaje mas triste, mas fuerte y mas callado de la novela; Termina por derrotarse a sí mismo y aceptar que la mujer que “ama”, termina en brazos de su holgazan “homonimo”, John Galt. Fue Hank Rearden quien representa al igual que Cheryl y Eddie las clases media y baja de la sociedad, siendo el primero, el que dispone de su capacidad para afrontar el mundo y postrarse con su metal y su creacion a retar al mundo. Ni Galt, Dagny, Francisco o Ragnar, tendrian la fortaleza para afrontar y amar su vida como Rearden.
    Es un tanto triste y evoca coraje, saber que los personajes que representan al ser humano promedio son los que terminan en locura, sufrimiento o muerte.
    Por final de todo, al ultimo Galt termina por empezar un plan para el nuevo mundo… Como si esto no chocase con la idea de sus enemigos.
    Y saben… esto es triste, porque habia leido con anterioridad otras obras de Rand, sin comenzar ironicamente por La Rebelion de Atlas. Debí hacerlo, pues ahora me doy cuenta que tan mal escribe y relata el capitalismo esta mujer, y asi, tal vez me hubiese ahorrado dinero y tiempo leyendo sus obras feministas.
    Esto fue todo y cuanto saque de escribirlo, fue mi recompensa por ello, pues no hay lugares cercanos a donde acudir o personas con quien platicarlo. Por mí, prefiero comprar de hoy en adelante libros de Ingenieria y Ciencia, que leer cerdos que no entienden el ambito cientifico y se apoyan en ello para escribir basura.
    Esto lo escribio un Alumno a punto de adquirir un PhD en Ciencias en Ingenieria, de clase media que lucha y trabaja para hacer de si mismo y lograr una vida bella y feliz.
    “El heroe mas grande de nuestras vidas somos nosotros mismos. La moral, el camino y el objetivo del individuo esta influenciado notoriamente por el ambiente y educación en el cual se desarrollo. Pero, todo aquel que posee iluminación o vislumbra para sí mismo una vida feliz, es quien se ama y es su concepto de sí, que lo separa de opiniones, efectos y estados fallidos… El verdadero individuo.”

    • Hola Alejandro, espero que esté muy bien. Primero, quiero felicitarlo por haber terminado de leer “La rebelión de Atlas”, hay muchos que se quedan a la mitad del libro y nunca lo terminan. Antes de darle mi opinión sobre algunos de los puntos que plantea, quiero invitarlo a la última reunión de discusión que tendremos con un grupo que terminó de leer la novela hace poco. Será mañana (martes 17 de abril), a las 6:00 pm en el primer nivel de la Biblioteca LvM, en la UFM.

      Entiendo su comentario sobre Dagny, yo misma hice la broma alguna vez de que la chava se conectaba a todos en la novela, pero veámosla con un poco más de detenimiento. Dagny Taggart es una mujer de treinta y cuatro años, trabaja como vice presidenta de la compañía de trenes de su familia. Cuando tenía 16 años tuvo un novio que se llamaba Francisco dAnconia y tuvo relaciones sexuales con él, hasta que él la abandonó y dejaron de verse. Pasaron como diez años y después de ese tiempo de castidad empezó una relación con Hank Rearden, el dueño de una empresa con la que ella hacía negocios, un hombre casado que la toma como amante. Pasa un poco más de tiempo y ella conoce a John, quien será su hombre ideal, así que se queda con él. ¿Quiere decir que si una mujer adulta tiene relaciones sexuales en consenso con su pareja, disfruta de dichas relaciones y habla abiertamente de ese placer, es una prostituta? ¿Cuál es el parámetro con el que estamos juzgando a Dagny acá? ¿La moral cristiana, judía, maoísta? ¿Que una mujer tenga una o varias experiencias sexuales y amorosas antes de encontrar al que considera su igual, su ideal, la convierte en prostituta? Hasta donde alcanza mi lectura ella no se acostó con más gente en la novela y realmente no sé si es justo calificarla de prostituta porque no encontró a su “alma gemela” a la primera, como pasa en las telenovelas.

      Entiendo su sentimiento respecto a Rearden, porque él es uno de los personajes que más evolucionan dentro de la trama de la novela, mientras los otros a los que usted hace alusión ya tenían respondidas las preguntas que Hank se plantea, ellos son personajes que no tienen los conflictos de él, porque ya los tenían superados cuando empezó la novela. En este caso mi pregunta sería ¿Si yo me identifico con la lucha y desarrollo de uno de los personajes en una novela, eso implica automáticamente que descarte al resto porque tienen un “viaje” distinto dentro de dicha novela?

      Eddie, la niñera y Cheryl tienen un final triste, pero Quentin Daniels triunfa, ¿Cuál es la diferencia entre esos personajes? ¿Será una simple cuestión de IQ? Me parece que no, porque a Atlantis pueden ir a vivir aquellos que entienden y están dispuestos a aceptar el juramento de Galt (Juro por mi vida y mi amor por ella, que jamás viviré para nadie, ni exigiré que nadie viva por mí) ¿Cheryl estaba dispuesta a vivir por sí misma y a no exigir que nadie viva por ella? Quizás cuando entiende que no es que toma la determinación de acabar con su vida.

      Las características de los héroes de Rand también me han preocupado mucho desde que leí la novela por primera vez. Encontré ciertas respuestas a la forma en que están desarrollados cuando profundicé en las características de las novelas románticas, de los héroes románticos. No hay que perder de vista que la propia autora dijo que ese era el tipo de novela que escribió, así que hay que respetar ese contexto y no juzgarla como una novela naturalista, por ejemplo.

      ¿Que si creo en Rand? Antes le pediría que me defina creer, por favor. Yo no creo en Rand así como la gente religiosa cree en la doctrina de su religión. Yo, como usted, he leído otros libros de ella y me he hecho muchas preguntas con cada una de esas lecturas. “Creo” en lo que comprendí en mis lecturas, así como creo en las ideas de muchos otros autores, también las cuestiono y las integro o las cuestiono y las deshecho porque no coinciden con mi forma de explicar las cosas y ver el mundo.

  2. Interesantes los estereotipos mencionados en esa lista. Yo por mi parte soy un liberal realista porque sí creo y acepto que muchos de esos “personaje que vive sin temor, sin dolor y sin culpa” existen. ¡Enhorabuena por tu labor misionera!

  3. Por si les interesa, la cita es de John Rogers.

  4. Me parece muy acertado declararle la guerra a la pereza mental, personalmente compre el libro La Rebelión del Atlas gracias a que di con este blog, no pude asistir a ninguna de las reuniones, algo que me hubiera gustado mucho y me parece una creación fascinante y demasiado adelantada para su época, incluso para algunas mentes en estos tiempos pero creo que como todo el la vida nadie queda bien con todo el mundo, hay que hacer lo que a nosotros nos gusta y utilizar la razón siempre, somos libres de hacer lo que queremos, alfinal solamente hay un destino marcado para aquel que asi lo cree.

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: