Si la vida te da limones…


En una de esas conversaciones escuchadas al azar, el sujeto A le decía al sujeto B: yo no soy optimista ni pesimista, prefiero ver la realidad y tomar decisiones en base a ella. El sujeto B contestó algo que ahora no recuerdo. Ellos siguieron conversando, yo seguí mi camino y me pregunté para qué necesita uno estar consciente de la realidad, qué beneficio podría traerme estar consciente de las cosas buenas y malas que pasan en el mundo, a mi alrededor, las que provoco y las que me afectan directamente. Creo que el asunto va más allá de evaluar si el vaso está medio lleno o medio vacío y sentirnos felices o infelices a partir de nuestras conclusiones. Evaluar la situación en que nos encontramos debería servirnos de base para decidir qué debemos hacer para continuar bien o para mejorar aquello que no está bien.

Fernando Savater dijo en una conferencia que las personas libres no se preguntan qué pasará, sino qué harán al respecto, ello quiere decir que mientras seamos libres, tenemos la oportunidad de actuar para lograr nuestros fines. Estar consciente de la realidad, de mis limitaciones, de las leyes de la naturaleza me permite tener la confianza de que si siembro maíz, cosecharé maíz y no frijol. Si tengo el cuidado necesario evitaré plagas y si fertilizo el terreno y las plantas, obtendré un mejor maíz. Estar consciente de la realidad también me ayuda a comprender que a veces caen heladas y que mi cosecha puede perderse, pero ello no significa que el mundo conspirando esté conspirando en mi contra o que hice enojar a los duendes y por ello me mandaron un castigo.

Hay sociedades en el mundo en que los individuos no son libres, pueden vivir bajo un regimen dictatorial y ser reprimidos por el constante uso de la fuerza por parte de los aparatos estatales, pero los verdaderos hombres libres siguen preguntándose qué hacer para mejorar su situación y tomando acciones para lograrlo. Los inventores y los emprendedores suelen percatarse de un problema y buscan solucionarlo. No se sientan a esperar que el problema se resuelva solo, que lo resuelva alguien más. A fianl de cuentas, si después de evaluar mi realidad, mi vaso, descubro que está medio vacío, ello quiere decir que debo encontrar una manera para llenarlo. Si está medio lleno, significa que estoy haciendo lo correcto y pronto lo tendré lleno. Si se me cae un poco de agua en el proceso, podré aprender a llenarlo mejor.

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: