Prohibido adoptar


En Guatemala se pasó una funesta Ley de Adopciones que busca regular, estatizar y controlar el poder de entregar niños huérfanos a personas que por muchas razones no pueden o quieren tener hijos mediante el coito.

Sin embargo, anualmente alrededor del mundo, miles de documentos de potenciales padres han sido desestimados.  ¿El motivo?  Porque algún payaso absurdo disfrazado de trabajador social tuvo el poder de decirte que NO PUEDES ADOPTAR a un niño por ser: viejo, gordo, enfermo, homosexual, trabajador, blanco, negro, chiquito, etc.  Total, la idea es discriminarte e impedir que le des una oportunidad más de tener una familia a un niño.

Y bueno, los dejo con una parte de la novela de Luis Sepúlveda titulada “Historia de una gaviota y del gato que le enseño a volar”  Sin duda, es uno de los párrafos más hermosos que he leído.

Esto va dedicado a todos los padres en busca de un hijo adoptivo:

“¡Ja, ja! Lo que ocurre es que esa pandilla de sacos de pulgas te han convencido de que eres uno de ellos.  Mírate el cuerpo: tienes dos patas y los gatos tienen cuatro.  Tienes plumas y los gatos tienen pelo.  ¿Y el rabo? ¿Eh? ¿Dónde tienes el rabo?  Estás tan loca como el gato ese que se pasa la vida leyendo y maullando ¡Terrible! ¡Pajarraco idiota! ¿Y quieres saber por qué te miman tus amigos? Porque esperan a que engordes para darse un gran festín contigo.  ¡Te comerán con plumas y todo! -Chilló el chimpancé.

Aquella tarde los gatos se extrañaron de que la gaviota no acudiera a comer su plato favorito: los calamares que Secretario escamoteaba de la cocina del restaurante.

Muy preocupados la buscaron, y fue Zorbas (el gato-padre adoptivo) el que la encontró, encogida y triste entre los animales disecados.

¿No tienes hambre, Afortunada? Hay calamares -indicó Zorbas.

La gaviota no abrió el pico.

¿Te sientes mal? -insistió Zorbas preocupado-.  ¿EStás enferma?

¿Quieres que coma para que engorde? -preguntó sin mirarlo.

-Para que crezcas sana y fuerte.

Y cuando esté gorda, ¿invitarás a las ratas a comerme? -graznó con los ojos llenos de lágrimas.

¿De dónde sacas esas  tonterías? maulló enérgico Zorbas.

Haciendo pucheros, Afortunada le refirió todo lo que Matías (el chimpancé) le había chillado.  Zorbas le lamió las lágrimas y de pronto se oyó a sí mismo maullando como nunca antes lo había hecho:

-Eres una gaviota.  En eso el chimpancé tiene razón, pero sólo en eso.  Todos te queremos, Afortunada.  Y te queremos porque eres una gaviota, una hermosa gaviota.  No te hemos contradicho al escucharte graznar que eres un gato porque nos halaga que quieras ser como nosotros, pero eres diferente y nos gusta que seas diferente.  No pudimos ayudar a tu madre pero a tí sí.  Te hemos protegido desde que saliste del cascarón.  Te hemos entregado todo nuestro cariño sin pensar jamás en hacer de ti un gato.  Te queremos gaviota.
Sentimos que también nos quieres, que somos tus amigos, tu familia, y es bueno que sepas que contigo aprendimos algo que nos llena de orgullo: aprendimos a apreciar, respetar y querer a un ser diferente.  Es muy fácil aceptar y querer a los que son iguales a nosotros, pero hacerlo con alguien diferente es muy difícil y tú nos ayudaste a conseguirlo.  Eres una gaviota y debes seguir tu destino de gaviota.  Debes volar.  Cuando lo consigas, Afortunada, te aseguro que serás feliz, y entonces tus sentimientos hacia nosotros y los nuestros hacia ti serán más intensos y bellos, porque será el cariño entre seres totalmente diferentes.”  Sepúlveda, Luis.  (2007) Historia de una gaviota y del gato que le enseño a volar. Madrid: Tusquets. (p. 102-104)

Anuncios

3 comentarios

  1. […] Actualizados : Prohibido adoptar Un poco de humor sobre el poder absoluto Audiolibros y podcasts para lectores exigentes Avances […]

  2. Me parece de lo más ironico que publiques un artículo de Sepulveda y de Borges juntos, sin duda, los dos tienen un estilo de escritura muy diferente, por no decir opuesto, pero los dos son grandes escritores Le recomiendo a tus lectores que lean el libro de Sepulveda, es pequeño y simple pero muy hermoso, es una belleza. Que razón tenía una persona cuando pregunté ¿Por qué Sepulveda habla tan mal de Borges? -y me respondieron- ¡Porque puede!. Finalmente te recuerdo que “…un gato de puerto siempre cumple con sus maullidos…” jaja Saludos

    • ¿Al decir un “estilo de escritura” te refieres a un “sentido de vida”? Es muy valioso que notes las diferencias entre cada uno de ellos. Al final, aunque leamos ficción estamos escuchando la filosofía de vida de los autores en forma de narraciones. Me parece que quienes dicen que la ficción está lejos de la realidad no se han permitido darle valor a las ideas.

      Saludos!

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: