¿Cómo hacer la ciudad modelo en Honduras una copia del éxito de Japón?


La fundación de la ciudad modelo en Honduras ha llamado la atención de muchos. No han tardado las propuestas y comentarios de quienes buscan replicar e imitar las acciones tomadas por los países asiáticos y emplearlas en América Latina. Sin embargo, algunas ideas de determinismo cultural y universalismo etnocentrista pueden no funcionar. Tal es el ejemplo de quienes dicen que esta ciudad modelo en Honduras”podría llegar a ser como Japón”.

La única forma en que los latinoamericano podemos ser Japón es empezar a comer sushi, vestir kimonos y entronizar al primer payaso que encontremos como emperador. La pregunta de ¿Cómo podemos ser como Japón o como cualquier otro país asiático? es muy común en nuestro país y en los comentarios de quienes han dicho que han viajado hasta allá o de quienes tienen el Discovery Channel.

Sin embargo, suponer que podemos convertir nuestros países en Japón o en algo parecido es ilógico cuando ni siquiera existen vías férreas modernas y consideramos que un símbolo de riqueza es tener un automóvil grandote de doble cabina y otros cuatro vehículos parecidos; cuando creemos que vivir seguros y cómodos es tener una casa rodeada de murallas y policías en las garitas; cuando nuestros semáforos son sentimentales y deciden de vez en cuando no funcionar; cuando tener una empresa suele ser un sueño de casi un año de duración tan sólo para lograr su creación; cuando en el gobierno nos ponen a todo pulmón “el rey Quiché” y aparecen todos los disfraces típicos en un patético augurio de que nuestro gobierno será multicultural y plurilingüe; cuando no sabemos hablar japonés, vestir japonés, vivir como japonés y pensar como japonés y sólo usamos productos hechos en China Continental.

Qué les parece si mejor nos preguntamos ¿Qué podemos aprender de Japón? ¿Qué valores hay detrás de la filosofía de vida de los japoneses que podrían sernos útiles? ¿Qué instituciones han funcionado en ese país asiático y cuáles no? Pensar de esta manera podría hacer realidad el sueño de esta ciudad modelo y de muchas otras que surgirían en distintos países latinoamericanos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores